Economía

El Salvador: gasto en pago de salarios del Gobierno subió $1,145 millones de 2008 a 2018

El Salvador: gasto en pago de salarios del Gobierno subió $1,145 millones de 2008 a 2018

El Salvador: gasto en pago de salarios del Gobierno subió $1,145 millones de 2008 a 2018

El costo de la planilla de empleados públicos en El Salvador tuvo un aumento millonario en la última década. Este pasó de $1,574 millones en 2008 a $2,719 millones en 2018 en el Sector Público No Financiero (SPNF), es decir, en instituciones del Ejecutivo, empresas públicas e instituciones descentralizadas. El alza fue de $1,145 millones en 10 años.

Solo entre 2018 y 2019 se prevé que este gasto aumente $120.4 millones, pues para el presupuesto de este año el pago en remuneraciones llegará a $2,840 millones, según la Fundación Empresarial para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

"Ahora el personal público es más caro", evaluó Carolina Alas de Franco, investigadora sénior del área económica de FUSADES. "Ha habido una explosión de aumentos por encima de la inflación, eso pone presión a las finanzas públicas, no hay control de contrataciones", agregó. 

El aumento en el gasto se explica no solo por alza de los salarios, sino también por más contrataciones y la aplicación de escalafones. Este ha sido uno de los rubros del gasto corriente que más ha crecido en los últimos años, de acuerdo con el estudio titulado "Presupuesto 2019: empleo público y remuneraciones", que fue presentado ayer por la fundación.

El peso de esta planilla es tal que su pago representa ya un 10.5 % del Producto Interno Bruto (PIB). Es decir que de cada $100 que se producen en El Salvador, $10 van dirigidos a pagar los salarios de los empleados públicos. Este porcentaje está arriba del promedio de América Latina, el cual es de un 8.4 %.

"Dada la situación de deterioro de las finanzas públicas es importante revisar a la baja esa erogación en remuneraciones, porque es alta e ineficiente y reorientar los recursos hacia aquellos gastos más importantes para la prestación de servicios de calidad", indicó De Franco. La propuesta es que la reducción sea gradual, hasta un 9 % del PIB, preservando el gasto social y teniendo en cuenta La Ley de Responsabilidad Fiscal.

En el SPNF, el salario por cabeza promedio aumentó $3,016 (un 38 %) de 2008 a 2009, lo cual sobrepasó el incremento de precios en esos años que fue de 13.2 %, según el estudio presentado.

Contrataciones

En cuanto al número de plazas, estas pasaron de 136,626 en 2008 a 181,744 en el Presupuesto General de la Nación 2019. Un aumento de 37,118, sin incluir a los maestros del Programa Educo (8,000 plazas que antes). Estos profesores antes de 2011 eran contratados por servicios. 

El cálculo no toma en cuenta el ramo de Defensa ni de las alcaldías, por estar incluidos en los presupuestos. Pero al incluir las contrataciones en las alcaldías, se agregan 12,053 empleados más.

Según el análisis, el gobierno central es el que más ha aumentado el número de plazas en el período revisado, pero en términos porcentuales han sido las empresas públicas las que tienen el mayor incremento (87.4 %). La administración del presidente Salvador Sánchez Cerén sostiene que el incremento en el número de empleados estatales obedece a un refuerzo en las áreas de Salud, Educación y Seguridad.

FUSADES contrasta que la percepción de la ciudadanía es que las contrataciones no se han traducido en una mejora en los servicios.

Entre los ministerios, los que más crecieron en cuanto a sus planillas están el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública con más de 10,000 plazas, que corresponde al problema de inseguridad que sufre el país, según el análisis; el Ministerio de Educación con 9,000 plazas; y el Ministerio de Salud con más de 4,000 puestos. "Esto es algo bueno, pero si no tenemos un presupuesto por resultados es difícil decir que están dando los resultados apropiados", advirtió Luz María Serpas de Portillo.

Estas dos últimas instituciones aplican escalafones.

En las empresas públicas, las que más contrataron fueron la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) con 1,605 nuevos empleados y la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), cuya planilla absorbió a 1,547, muchos de ellos laboraban bajo el régimen de "outsourcing" o tercerización en el Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y el puerto de Acajutla. El pronóstico de FUSADES es que este personal representará un gasto muy fuerte a futuro.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines