Economía

$743 millones menos de lo programado recibe el Gobierno salvadoreño

Los ingresos totales del Gobierno central entre enero y junio de este año estuvieron $743.3 millones por debajo de lo programado en el presupuesto general de 2021, indica un informe publicado por el Ministerio de Hacienda.

Retos. Hacienda tiene varios gastos en camino, como el pago de vencimientos de deuda de corto plazo como LETES y CETES. El acuerdo con el FMI no ha concluido.

Retos. Hacienda tiene varios gastos en camino, como el pago de vencimientos de deuda de corto plazo como LETES y CETES. El acuerdo con el FMI no ha concluido.

La ejecución de los ingresos totales del Gobierno central estuvo por debajo de lo programado para el primer semestre de 2021, según un informe publicado por el Ministerio de Hacienda.

De acuerdo con el presupuesto general aprobado para el 2021, entre enero y junio de este año, el gobierno tenía previsto ejecutar $3,959.6 millones de sus ingresos, pero finalmente solo pudo devengar $3,216.3 millones, es decir $743.3 millones menos respecto al monto original.

En el documento, el Ministerio de Hacienda indica que este resultado está influenciado por la actividad económica de los diferentes sectores productivos que tienden a su "normalización", pero que a la vez ha sido afectado por el "financiamiento y donaciones externas que no se percibieron en este período en los montos originalmente programados".

“La parte de ingresos tributarios anda  bien, ahí no hay problema. La parte que falló de la programación de ingresos es la parte de financiamiento”.

Rafael Lemus, economista.

De los $743.3 millones en ingresos que no se ejecutaron según lo planeado por las autoridades, $687.3 millones corresponden a la contratación de préstamos internacionales.

El gobierno tenía previsto ejecutar $712 millones en ingresos para el primer semestre de 2021, pero solo recibió $24.7 millones "que corresponden a endeudamiento público externo, dicho financiamiento equivale al 3.5 % de la cifra programada del período", agregó la cartera.

Estos $687.3 millones muestran "la línea más gruesa" del porqué los ingresos aparecen en el informe con una ejecución por debajo de lo programado, explica el economista Rafael Lemus.

"Ahí es un tema de programación o en realidad han tenido problemas en el camino, y la parte de conseguir deuda todos la conocemos, que ha estado complicada", apuntó el economista.

"Cuando vemos que lo devengado ($3,216.3 millones) tiene un 81.2 % de ejecución, yo lo que leería es: ¿por qué hay una subejecución en términos de ingresos? ¿Por qué hemos recibido menos ingresos de los que esperábamos a la fecha? Porque en términos de ingresos esos significa devengar, es recibir ese dinero", plantea por su parte la economista Tatiana Marroquín.

La analista recalca que a la fecha, según información pública, el país tendría que haber conseguido $712 millones en financiamiento (deuda), pero lo único que se ha obtenido son $24.7 millones.

"Lo que está mostrando en términos agregados este informe es que el gobierno central no ha recibido todos los ingresos que tenía programados recibir hasta junio, que tiene faltantes $743 millones y, sobre todo, que estos $743 millones provienen de financiamiento, es decir de deuda que no ha colocado", acotó.

“Lo que está mostrando en términos agregados este informe es que el gobierno central no ha recibido todos los ingresos que tenía programados recibir hasta junio, que tiene  faltantes $743 millones”.

Tatiana Marroquín, economista.

Marroquín recordó que cuando se aprobó el presupuesto general de 2021 se dejó establecido que una gran parte de los $1,400 millones correspondientes a financiamiento, iban a ser cubiertos con préstamos que venían desde la pandemia. Estos sumaban cerca de $700 millones, los cuales ya han sido aprobados en primera y segunda vuelta en el parlamento, pero cuyo desembolso "toma su tiempo".

La otra parte del financiamiento había que ir a conseguirlo, recordó Marroquín. "Lo que quedó establecido en el presupuesto era que ese dinero a conseguir tenía que hacerse únicamente a través de acuerdos con banca internacional. De ahí la importancia del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional", expresó.

Hace unas semanas, Hacienda pidió modificar esta disposición para que el cupo de financiamiento se pudiera lograr con la emisión de deuda en los mercados internacionales.

Marroquín estima que el gobierno necesita $600 millones para cerrar el presupuesto de este año. El acuerdo con el FMI facilitaría acceder a $1,300 millones para cubrir los déficits de tres años. Sin embargo, el cierre de la negociación se ha prolongado y algunos análisis indican que las pláticas se complicaron tras la aprobación de la Ley Bitcóin.

Ambos economistas coinciden en que el resultado respecto a los ingresos tributarios ha sido favorable. Entre enero y junio de 2021, el fisco había proyectado recibir en ingresos corrientes y contribuciones por $3,194.4 millones. Esta cantidad fue superada en $30.4 millones, según los datos de Hacienda.

Gasto e inversión

El que la administración Bukele no ya alcanzado la cifra programada en ingresos complica otros aspectos presupuestarios como el gasto, dicen los economistas consultados.

Lemus indica que en términos generales la ejecución del gasto total anda bien, pues está en un 50 %, pero el problema está en el interior, pues el gasto corriente está casi en un 54 % de lo programado, y que ha crecido más son los gastos financieros con un 63.8 %, es decir el pago de intereses de la deuda.

"Los gastos de deuda son más fáciles de programar porque usted tiene los contratos. En un presupuesto es lo más fácil de poner", aseveró el economista.

Para Lemus, el ajuste se ha realizado por el lado de la inversión pública, pues su ejecución solo alcanzó 12.8 % de lo programado. Según el reporte de Hacienda, lo que se había devengado por este concepto entre enero y junio anterior fueron 67.2 millones, de compromisos que sumaban $154.7 millones, es decir los contratos.

Para el año se ha acordado ejecutar $525.2 millones en inversión, según el presupuesto modificado. Originalmente se habían asignado $640.4 millones.

"Eso es lo que está más bajo, afecta recuperación, afecta empleo", alertó el economista. La ejecución de las transferencias de capital es también baja, según observó Lemus, con un 43.3 %. En esta clasificación está incluido el FODES para las alcaldías.

"Crecen los gastos corrientes, pero se compensa con la caída de la inversión. Entonces, al final la ejecución de gasto les queda más o menos en 50 %, que es lo que debería estar sucediendo a los seis meses", detalla el economista.

"Pero como ajuste es un ajuste malo porque gastan más gasto corriente y sacrifican más la inversión. El cuadro fiscal usted lo arregla, pero afecta la (recuperación de la) economía", añadió.

Marroquín remarca que la falta de agilidad en encontrar financiamiento no solo afecta a los ingresos sino también la ejecución del gasto. "Ese déficit de $643 millones en financiamiento de lo que programaban tener a junio se traduce también en $643 millones que no se han gastado de acuerdo a los que se programaba gastar a junio, o que han encontrado otros mecanismos para poderlo resolver que no son la estructura que tenía el presupuesto, o sea que no provienen de ninguna de estas fuentes, que puede ser deuda de corto plazo, depende", expresó.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines