Economía

BID aprueba crédito de $45 millones para bosque cafetero

El préstamo se enfocará en fortalecer la resiliencia del parque cafetero al cambio climático. Será gestionado por el MAG.

Pérdida. El bosque cafetalero se ha ido reduciendo drásticamente en el país | Foto: archivo

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) implementará en los próximos años un proyecto para fortalecer la resiliencia del bosque cafetalero al cambio climático. Los fondos para financiar este plan proceden de un préstamo de $45 millones aprobado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en septiembre de 2019, y cuyo acuerdo se firmó ayer por parte del Ministerio de Hacienda y el organismo.

El Proyecto de Innovación, Investigación y Difusión de Tecnologías Agrícolas para la Resiliencia al Cambio Climático en los Bosques Cafetaleros de El Salvador tiene como objetivo "mantener los servicios ecosistémicos provistos por el bosque cafetalero y mejorar la seguridad alimentaria de los pequeños productores", según ha informado el BID.

"El objetivo específico es aumentar la resiliencia al cambio climático, la productividad y los ingresos de los productores en los bosques cafetaleros a través de: la adopción de tecnologías agrícolas climáticamente inteligentes; la promoción de incentivos para la asociatividad y la comercialización; y la modernización en la gobernanza del sector cafetalero", indicó el BID.

El diagnóstico del proyecto destaca que los bosques cafetaleros representan aproximadamente el 44 % de los bosques del país y que de estos, aproximadamente, el 80 % son sistemas agroforestales de alta biomasa y diversidad. Sin embargo, su extensión se ha ido reducido, pasando de 162,000 a 140,000 hectáreas entre el 2000 y el 2016.

La reducción de los bosques cafetaleros tiene consecuencias ambientales de gran importancia, según este diagnóstico. "Los bosques cafetaleros proveen servicios ecosistémicos vitales, como la regulación hídrica y recarga de acuíferos, el control de erosión y sedimentación, y la captura de carbono (...) la pérdida de los bosques cafetaleros puede afectar la biodiversidad del país ya que estos son hábitats de una diversidad de especies tales como aves, insectos, y hongos", señala.

La pérdida del bosque cafetalero también tiene consecuencias a nivel económico y social, según plantea el BID.

Se estima que entre 1990 y 2015, el café pasó del 25% al 10% de la producción agropecuaria, y que la generación de empleo se redujo en un 51%, pasando de emplear 86,500 personas en 2012 a 42,280 en 2017.


Los tres componentes del proyecto para el café  

Ayer se informó sobre la firma del acuerdo para recibir el financiamiento.

  1. Tecnologías
    Se buscará la  adopción de tecnologías y/o prácticas que permitan la adaptación al cambio climático a través de apoyos financieros (bonos).  
     
  2. Asociatividad
    Este componente estará enfocado en los productores que necesiten realizar una adaptación transformativa hacia nuevos cultivos.  
     
  3. Instituciones
    Se financiarán actividades relacionadas como servicios de información, innovación, investigación adaptativa, y  extensión agrícola.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines