Economía

Biorgani apuesta por materiales compostables

La empresa guatemalteca es fabricante de productos de resinas certificadas. Este año a pesar de la pandemia, creció arriba de un 15 %.

Mercado. La compañía guatemalteca exportó el año pasado $1 millón a diversas plazas.

Mercado. La compañía guatemalteca exportó el año pasado $1 millón a diversas plazas.

Una bolsa de plástico tradicional puede tardar en desintegrarse hasta 400 años y es por ello que muchas legislaciones en el mundo y también en la región centroamericana han iniciado una serie de normativas para evitar su uso y propiciar alternativas más amigables con el ambiente.

En esta tendencia surgió Biorgani, una empresa guatemalteca que ha desarrollado materiales y resinas que pueden ser compostables por 200 días en casa o de manera industrial.

"Empecé aprender a componer biopolímero y diferentes soluciones de productos, y ahora tenemos 9 diferentes biopolímeros para diferentes procesos de conversión de plásticos tradicionales. Nos vamos tratando de posicionar como una alternativa de materiales sostenibles para todas aquellas aplicaciones que no están entrando en una cadena circular de reciclaje", explica Gabriel Salazar CEO de la compañía.

Gabriel Salazar, CEO de Biorgani

Biogarni es una empresa de capital guatemalteco, inició como un emprendimiento familiar y ya ha recibido dos "rondas de inversiones" para seguir creciendo y llegando a más mercados como Costa Rica, el Caribe y Estados Unidos.

Salazar comenta que conoce al mercado de los polímeros desde hace más de 15 años cuando trabajó en el sector de juguetería, en ese momento conoció a un grupo de bioquímicos con una primera tecnología y con un estudio de mercado los convenció que se podría utilizar para la industria de desechables. Así empezó el negocio que lo llevo a exportar el año pasado $1 millón con fuertes proyecciones de hacer crecer esa cifra a corto plazo.

Ya que además de las regulaciones las marcas de las compañías mundiales y regionales están requiriendo cada vez más procesos amigables, muchas de ellas se han unido al pacto global creado por la Fundación Ellen MacArthur junto con la ONU que de cara a 2025 buscan ser 100 % rehusables, 100 % reciclables o 100 % compostables.

"Nosotros jugamos en el campo de compostables, es decir que no fabricamos materiales que se polarizan con materiales que están siendo reciclados... nos enfocamos mucho en esos materiales que en un vertedero la gente no está motivada a recoger y que no entra en esa cadena de reciclaje", explica.

Producción

Biorgani tiene actualmente una capacidad instalada para producir 3 mil toneladas métricas al mes y además brindan asesoría a los "plastiqueros" para encontrar la solución y el producto que necesitan.

“Nos vamos tratando de posicionar como una alternativa de materiales sostenibles   para todas  aquellas aplicaciones que no están entrando en una cadena circular de  reciclaje”.

Gabriel Salazar, CEO de Biorgani

"Lo que buscamos es ser un aliado en el suministro de materiales alternos, el fabricante no compite directamente con nosotros, sino que es un potencial aliado para poder agarrar el mercado que se va perdiendo por regulaciones o requerimientos de las marcas", dice Salazar.

Según el CEO de la compañía el reciclaje y la economía circular tienen que coexistir con la bioeconomía circular, y estos materiales compostables que no tienen valor postconsumo o que no se pueden reciclar es ahí en donde ellos ofrecen una amplia gama de biopolímeros que se adaptan a esa realidad.

La compañía produce compostable industrial, que se necesita oxigenar industrialmente para descomponerse y compostable en casa, que es un producto que se descompone en menos de 200 días en temperatura ambiente.

"Nos hemos ido diversificando con desarrollos disruptivos sostenibles, todas aquellas aplicaciones que hoy no estén siendo vistas... y empezamos de atrás para adelante, por ejemplo, la industria del banano y el agro es una industria que tiene mucho consumo de polietileno y que tiene problemas de concentración de toxinas y plásticos en los suelos, empezamos a ver desarrollos y se fabricaron unos biopolímeros específicamente para estas aplicaciones de productos", dice.

Además también crean resinas con "rechazos" del maíz.

Salazar señala que el mercado es ahora más educado y que la pandemia "nos ha hecho recapacitar del impacto ambiental que se está generando por todo lo que consumimos y que hacemos... hay una conciencia en la compra, ya no solo es el precio sino que hay agendas de sostenibilidad corporativas que se van alineando con la estrategia de compra y de mercadeo, estamos en un punto maduro para la industria", agrega.

Es más a pesar de la crisis económica provocada por la pandemia del covid-19 las ventas de la compañía han crecido este año 15 %. En 2021, esperan que esa cifra sea mucho más alta.

"Empezamos como una empresa vendiendo al mercado guatemalteco y después incursionamos a través de un distribuidor agrario a Costa Rica donde estamos trabajando con empresas de renombre como fabricantes de detergente, 'retailers', empacadoras. Costa Rica ha sido un mercado muy bueno. En el Caribe estamos llegando con producto terminado y hace más de un año abrimos en Chicago", dice Salazar.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines