Economía

Bolsa guatemalteca en desarrollo

La dinámica bursátil en Guatemala descansa en el mercado primario público y otros. Anualmente los montos negociados superan los $50 mil millones. 

Modernizar el marco legal que lo rige, concretar el tercer tramo de negociaciones bursátiles, así como establecer operaciones entre corresponsales regionales, son desafíos que el mercado bursátil en Guatemala busca superar.

Coordinado por la Bolsa de Valores Nacional (BVN), el mercado de capitales en Guatemala se encuentra en constante evolución.

Supeditada a la normativa contenida en el Decreto 34-96 y bajo la vigilancia del Registro del Mercado de Valores y Mercancías, la BVN, por medio del departamento de Supervisión y Vigilancia, verifica que los agentes de Bolsa cumplan con los reglamentos que los rigen.

La actualización y modernización del marco legal, es uno de esos desafíos, pues el régimen bajo el cual opera, data de 1996.

Como ocurre en otros mercados del sector financiero, Guatemala es un país donde la gran mayoría de la población no tiene acceso a cuentas bancarias (solo un 43 % de los adultos según el Global Findex), tarjetas de crédito y menos, está familiarizada con el uso de productos más sofisticados como los instrumentos que se cotizan en bolsa. Aquí surge otro desafío, la formación de cultura bursátil.

Un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI), establece que el mercado bursátil es como una pirámide en donde el primer tramo es el mercado de dinero como los reportos por ejemplo. El segundo tramo de esta pirámide, es el desarrollo de los bonos y de los títulos de deuda de las entidades privadas. En el siguiente van los bonos corporativos a largo plazo, de ahí las acciones o los títulos de rendimiento variable y, en la cúspide, están los derivados de otro tipo de productos más sofisticados.

“Guatemala ha logrado cubrir los primeros dos tramos de esta pirámide, y está en el desarrollo de ese tercer tramo; el de los bonos corporativos y hacer que el mercado de capitales se vuelva una fuente de financiamiento alterna para las corporaciones. Ese es el siguiente paso. Se tiene claro el norte de éste y los siguientes pasos que se deben dar” explica Waldir Contreras, director de supervisión y vigilancia de la BVN.

Entre los instrumentos financieros se encuentran los pagarés por excelencia, por medio de los cuales, los emisores buscan obtener fondos que mediante el mercado de valores colectan de los inversionistas para financiar su capital de trabajo. De igual manera, se negocian acciones preferentes de emisores y el mercado de dinero, el cual está conformado por los reportos de diferentes plazos.

Los pasos en la pirámide

Fuera de la BVN, hay 17 agentes de bolsa autorizados para realizar las gestiones respectivas. Estos trabajan con la Central Depositaria; la central de valores nacional que, por delegación de la casa de bolsa, se encarga de la liquidación de operaciones que los agentes han realizado.

De acuerdo con datos al mes de agosto pasado de la BVN, en el mercado primario se comercializaron alrededor de $278.0 millones (2,135.3 millones de quetzales) aproximadamente $156.1 millones (1,199.0 millones de quetzales) en reportos. En moneda extranjera en el mercado secundario privado se registran alrededor de $162.3 millones y unos $49.1 millones en reportos.

Porcentualmente el volumen negociado se divide en un 64 % para el mercado primario público y otros; un 35.97% para el mercado de reportos y, 0.03% para el mercado primario privado.

Entre estos rubros, al 30 de agosto el movimiento anual sumó aproximadamente $66,348.9 millones (509,613. millones de quetzales) y en moneda extranjera, $8,274 millones, al cambio del día de 7.6 quetzales por $1.00.

Aparte de los Certificados de Depósito a Plazo (CDPs) que emite el gobierno por medio del Banco de Guatemala, con el fin de controlar el nivel de liquidez de la economía nacional, el Ministerio de Finanzas Públicas emite bonos del Tesoro para comercializar en el mercado local conocidos como Certibonos, que son negociados en el mercado primario.

Estos son apetecibles para grandes inversionistas institucionales como bancos, financieras y aseguradoras. Pero también está la posibilidad de que los ciudadanos a partir de unos $1,302.00 en adelante puedan acceder a comprar bonos del Tesoro con tasas de más del 6 %, dependiendo el plazo. Esta es una opción que democratiza su colocación, como parte del incentivo para que la ciudadanía ahorre, con una rentabilidad arriba del porcentaje inflacionario (que está entre el 4 % y 5% según las estimaciones del Banco de Guatemala). Para este cometido la cartera del Tesoro abrió un tramo aproximado de $13 millones (100 millones de quetzales).

“Si bien hay cosas que están pasando, todavía hay camino por recorrer. Aún no se da ese salto a un punto donde existan empresas nacionales cuya estructura de capital, en su mayoría, se haya financiado cotizando en la Bolsa. La fuente de financiamiento de grandes compañías, es emitir deuda, bonos pero no necesariamente emitir títulos que sean dinámicamente transables en un mercado de valores” expone David Casasola, investigador del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN).

Situación del mercado guatemalteco en la región

Guatemala trabaja para establecer corresponsalías entre los agentes de Bolsa de Guatemala y los de El Salvador para que se facilite el acceso de los ciudadanos de ambos países al mercado de capitales respectivo. Para ello se busca firmar acuerdos de entendimiento entre las centrales depositarias de cada país. Al concretarse este primer modelo, se buscará trasladarlo a los otros países de la región, explica Contreras de la BVN. Este sería el primer paso para una integración.

Un segundo desarrollo que están trabajando es para que los guatemaltecos puedan invertir en fondos inmobiliarios, una figura que en Costa Rica y en El Salvador, ya transa en la Bolsa local. Son estructuras de inversión en las cuales un ente especializado asume la gestión de un activo inmobiliario y, con base a los flujos que genera la renta de esos activos, se traduce la posibilidad de pagar los rendimientos, detalla el entrevistado.

Para atraer o crear otro tipo de instrumentos bursátiles, falta crecer en el istmo, según los analistas guatemaltecos.

“Los mercados son muy pequeños para los fondos de inversión que estuvieran interesados. Para que el mercado de capitales regional despegue, es preciso realizar un trabajo de legislación en ese aspecto, de manera que sea atractivo a los internacionales que manejan grandes fondos”, expone Pabo Urrutia, economista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, (Asíes).

Y en el tema de la legislación, hay coincidencia en que la Ley decreto 34-96, que rige el movimiento bursátil sea reformada o sustituida por una nueva. De hecho en el Congreso de la República se encuentra una iniciativa pendiente de ser aprobada.

“Los diferentes entes económicos identifican que se requiere una legislación un poco más robusta de la actual. Por consiguiente, se hace necesario la aprobación de la iniciativa para dar la solidez de marco regulatorio correspondiente y avanzar en el sentido correcto en el crecimiento del mercado de capitales”, indica el director de supervisión y vigilancia de la BVN.

Por aparte, el Registro del Mercado de Valores y Mercancías, entidad que rige la legalidad del actuar de todo lo relacionado con las operaciones del mercado de capitales, implementó desde julio pasado, la notificación electrónica que se hace periódicamente a los participantes inscritos.

La implementación de esta herramienta, permite que la gestión respectiva se realice de uno a dos días, mientras que anteriormente ese trámite llevaba entre una semana y 15 días, comenta el titular de esa oficina, Raúl Enríquez de León.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines