Economía

Calificaciones soberanas de América Latina se estabilizan debajo de niveles prepandemia

Tres de las cuatro perspectivas negativas de la agencia Fitch Ratings son de países que se encuentran en Centroamérica. 
 

Foto: archivo/EE

Las calificaciones soberanas de América Latina han comenzado a estabilizarse después de un crecimiento del PIB mejor de lo esperado y la recuperación de los ingresos de los gobiernos en 2021, dice Fitch Ratings en un nuevo informe. 

La presión adicional sobre las finanzas públicas y el aumento de la carga de la deuda por la pandemia han hecho que la calificación regional promedio baje un escalón a 'BB-'.

Cuatro soberanos latinoamericanos tienen perspectiva negativa, lo que representa el 21 % de las calificaciones soberanas en la región, por debajo del 58 % en agosto de 2020. 

“La recuperación económica del año pasado fue más fuerte de lo que habíamos anticipado a principios de 2021, respaldada por lanzamientos de vacunas, reapertura y altos precios de las materias primas. Los ingresos del gobierno también superaron nuestras expectativas”, señala el reporte.

Foto: archivo/EE

Sin embargo, tres de las cuatro perspectivas negativas de la agencia se encuentran en Centroamérica. En Panamá (BBB-), se refleja la “incertidumbre fiscal” en torno a las perspectivas de consolidación en medio de altos déficits y poca credibilidad. El programa (B) del Fondo Monetario Internacional de Costa Rica proporciona un ancla para abordar las debilidades fiscales y los desafíos de reforma, pero “las políticas poco ortodoxas” (B-) de El Salvador están poniendo “en peligro las perspectivas del programa”.

Por otro lado, Uruguay (con una calificación de BBB-) y la República Dominicana (BB-) evitaron rebajas cuando revisaron sus perspectivas de negativas a estables a fines del año pasado para reflejar mejores trayectorias de deuda, “impulsadas por el gasto contenido y el crecimiento favorable de los ingresos”.

Sin embargo, los déficits seguirán siendo altos en 2022 y estarán por encima de los niveles de 2019 en muchos países de América Latina. Las finanzas públicas tensas ya eran una debilidad del crédito soberano antes de la pandemia y la calificación promedio se ha debilitado en relación con Asia emergente y Europa emergente. 

Las perspectivas de Fitch para Colombia (BB+) y Perú (BBB) se estabilizaron luego de las rebajas del año pasado, impulsadas en parte por la erosión de los balances fiscales.
 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines