Economía

Centroamérica contará con más energía verde

Centroamérica contará con más energía verde

Centroamérica contará con más energía verde

El futuro inmediato de la región centroamericana es brillante y la fuente de dichas energías serán recursos renovables.

De acuerdo con datos del Ente Operador Regional (EOR), encargado de administrar y operar técnica y comercialmente las transacciones de energía entre Centroamérica y México, las energías renovables no convencionales como las eólicas y fotovoltaicas representaban el año pasado 1,843 MW de capacidad instalada. De esta capacidad, Honduras está a la cabeza con 676 MW, seguido de Costa Rica con 383 MW y Panamá con 360 MW.

Sin embargo, con los diferentes proyectos en construcción, con la atracción de nuevas inversiones, ofertas de financiamiento bancario y las políticas de incentivos y normativas, las perspectivas de crecimiento de este tipo de generación son bastante buenas.

La proyección del EOR es que para el próximo año la capacidad total se incrementará en 2,668 MW y pasará a tener unos 4,500 MW, lo que significará un crecimiento del 144 % en dos años.

Analizándolo por país, Honduras será el de mayor participación con 688 MW, seguido por Panamá con 615 MW y Nicaragua, con 402 MW.

René González, director ejecutivo del EOR, afirma: “Entre los beneficios de la inserción de estas energías renovables variables son los costos de producción y operación que son bajos, se reduce la dependencia del combustible, puede reducir las tarifas eléctricas y la emisión de gases de efecto invernadero”.

Sin embargo, también existen ciertas desventajas, como la fluctuación del voltaje, fluctuación de la potencia activa y variaciones de la frecuencia.

En el caso particular de El Salvador, las energías renovables han pasado a tener una participación en la capacidad instalada de 52 % a 60 % entre 2014 y 2017.

Luis Reyes, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Energía, afirma que este porcentaje seguirá aumentando gracias a los proyectos que ya están en construcción y la seguridad de inversión que brinda la política energética.

A la fecha este país ha hecho cuatro licitaciones de energía renovable y se prepara a lanzar una nueva que se traduce en inversiones superiores a los $1,300 millones. Además, se han promovido inversiones por las ampliaciones de las centrales hidroeléctricas, generadoras en ingenios y fotovoltaicas en instituciones privadas por más de $660 millones.

Lee también

Comentarios