Economía

Coronavirus en El Salvador: emprendedores agobiados por pago a empleados

¿Cómo puede acogerse un emprendedor a los beneficios que el Gobierno ha ofrecido ante el cierre de negocios por la cuarentena nacional? Una pareja expone su caso y sus dudas a tres días del cierre.

Cerrados.  Todos los negocios que no sean de alimentos están cerrados.

Roberto y Jazmín están preocupados. Suelen administrar un negocio que aunque es pequeño es propio: les venden a sus clientes servicios de seguridad, privacidad y limpieza; en otras palabras, les polarizan las ventanas de sus carros y se los lavan.

Hasta ayer, tenían cinco empleados, pero es posible que para hoy ya hayan amanecido solo con cuatro.

Ambos son jóvenes, rondan los 40 años y son pareja desde hace más de una década, en la que no han sido empleados, sino emprendedores, pero con la llegada del COVID-19 su estabilidad financiera ha comenzado a tambalear.

Desde que el Gobierno decretó una cuarentena para todo el país, el sábado pasado, se vieron obligados acerrar las puertas de su local comercial, situado en Ciudad Arce y por el que pagan un alquiler mensual de $400.

Sumado a ese pago, entregan $120 semanales a cada uno de los tres jóvenes que trabajan en el área de polarizado y $100 a cada uno de los dos que se dedican al área de "car wash". También pagan recibos de agua y de energía eléctrica por $100.

La factura total asciende a $2,740 mensuales, y todavía falta agregar la inversión semestral, de $5,000, en la materia prima para polarizar, un servicio que ofrecen tanto para carros como casas.

El negocio no es malo. En un mes bueno llegan a juntar hasta $1,500 solo de ganancias, pero tampoco es la constante.

En meses malos, apenas y alcanzan a pagarle a los cinco empleados; y, según se avista, por los menos los próximos dos meses que se avecinan no solo serán malos, sino que estarán llenos de angustia.

"Él (Roberto) tiene un grupo en WhatsApp con los muchachos que nos ayudan, y nada menos hoy (ayer) uno de ellos estuvo tirándole cantadas de que no les iba a pagar y que no sé qué. 

Y vino él y le contestó: ¿Te ha dicho tu jefe que no te va a pagar? Les voy a entregar su pago de esta semana, pero yo no soy una empresa grande, soy micro y la economía nos está afectando a todos", narró Jazmín la conversación en el chat. "Después de eso, el chavo se salió del grupo de chat", añadió.

No hay contratos formales. Los tratos entre empleador y empleado obedecen a lo a previamente hablado. Así es el acuerdo al que han llegado.

Lo platicado, sin embargo, podría no ser suficiente para aplicar a las medidas económicas que el Gobierno ha anunciado en el marco de la emergencia nacional para apoyar a quienes se vean afectados en sus ingresos mensuales: para los esposos Flores, la situación les afecta de forma directa, "porque sin ventas no hay pagos, todo queda como congelado", pero no tienen claro cómo pueden solicitar la ayuda del Gobierno en su caso.

"Las medidas que ha dado el Gobierno no son nada concreto. Nosotros creemos que cumplimos los requisitos, pero no tenemos certeza de que vaya a llegar esa ayuda. El Gobierno debería de decir que se va a hacer cargo de los pagos a colaboradores de emprendedores, porque esos $300 nos podrían tal vez ayudar a nosotros, pero no nos alcanza para darles algo a ellos", anotó Roberto, quien además mostró temor de que al final de la cuarentena ya se haya quedado sin sus empleados: "porque, cuando uno no ve claro, como buen salvadoreño, uno se rebusca por otro lado".

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines