Economía

Corte de Cuentas de El Salvador lista para auditar fondos de emergencia

Presidenta de CCR nombra equipo encargado de fiscalizar el uso de fondos públicos durante emergencia, entre ellos los $ 2,000 millones.

El Gobierno está construyendo un hospital en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones para atender a enfermos de COVID-19.

La Corte de Cuentas de la República (CCR) oficializó el equipo de 13 auditores que va a supervisar que el Gobierno haga buen uso de los recursos públicos que gastará durante la emergencia sanitaria por la llegada al país de la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus que se convirtió en pandemia.

Carmen Elena Rivas, presidenta del ente contralor, extendió el lunes pasado el documento que permite a los 13 auditores movilizarse en el territorio nacional para fiscalizar el uso de fondos públicos. La autorización es debido a que el Gobierno decretó cuarentena domiciliar obligatoria y nadie puede salir de casa sin autorización para trabajar.

"Actualmente la Corte de Cuentas ejerce un control concurrente en los procesos de adquisiciones y contrataciones de obras, bienes y servicios y su ejecución, para atender la emergencia del COVID-19; siendo necesario el acompañamiento de personal de auditoría y de asesoramiento jurídico, con el objetivo de vigilar el buen uso de fondos públicos", se lee en el documento.

El equipo contralor designado por Carmen Rivas para fiscalizar los gastos gubernamentales está compuesto por seis auditores, tres jurídicos, tres jefes de equipo y un coordinador.

Sería el segundo equipo destinado a vigilar que el gobierno haga buen uso de los recursos públicos. El miércoles 18 de marzo, luego de confirmar el primer caso de COVID-19 en El Salvador, el presidente de la república, Nayib Bukele, dijo que solicitaría un grupo de 60 auditores a la Comisión Internacional contra la Impunidad en El Salvador (OEA-CICIES) para la emergencia. Ambos grupos sostuvieron un encuentro ayer.

Los fondos que la administración Bukele planea usar para combatir la pandemia están inmersos en la polémica. El Gobierno ya había alcanzado un acuerdo con la Asamblea Legislativa para disponer de una deuda de $2,000 millones que serviría en el enfrentamiento de la crisis provocada por el coronavirus que surgió en la ciudad china Wuhan a finales de 2019.

Pero el martes pasado se cayó el acuerdo, entre recíprocas acusaciones de representantes de los órganos Ejecutivo y Legislativo. La discordia nació tras la propuesta de ARENA, que busca formar un comité que se encargue de administrar la ejecución de los fondos, con un integrante de FUSADES y otro de la ANEP.

Ernesto Castro, secretario privado de la Presidencia, declaró que no entiende qué tienen que ver FUSADES y la ANEP con la utilización de fondos. Esa postura contrastó con Nelson Fuentes, ministro de Hacienda, quien el lunes anterior se mostró abierto a la posibilidad de crear un comité de emergencia para transparentar el gasto público.

Los diputados continúan con las conversaciones y posiblemente autorizan la millonaria deuda en la sesión plenaria que está programada para hoy.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines