Economía

Economía de El Salvador retrocede 4 años

Datos del BCR confirman que el PIB del país perdió $2,258 millones el año pasado, llegando a valores similares a los de 2016. Para 2021 esperan que la economía crezca entre un 5 % y 6 %.

Economía de El Salvador retrocede 4 años

Economía de El Salvador retrocede 4 años

La economía de El Salvador finalizó el año 2020 con una caída en su Producto Interno Bruto (PIB) de -7.9 %, de acuerdo con datos oficiales del Banco Central de Reserva (BCR). Esta es una de las contracciones más fuertes que ha tenido que afrontar el país desde los años 1980 y 1981 (cuando el PIB cayó hasta un -11.77 % y -10.45 %, respectivamente), provocada en gran manera por la pandemia del covid-19 que lastró la economía global en la peor recesión desde la segunda guerra mundial.

La contracción observada el año pasado implicó que la economía salvadoreña perdiera $2,258 millones, así el PIB llegó a los $24,638.7 millones, niveles similares a los registrados en 2016 ($24,191.4 millones), es decir un retroceso económico de cuatro años.

Esto implica que el país cerró "oficialmente en recesión", señaló el economista del ICEFI, Ricardo Castaneda.

Estimaciones del Banco Mundial detallaban que la caída de la economía en la región centroamericana el año pasado sería de -6.1 %. y estimaban que la economía salvadoreña caería -8.7 %, pero el resultado final ha sido levemente menor al esperado, a pesar que además del covid-19 el país tuvo que afrontar situaciones climáticas adversas.

"Abril y mayo fue donde la economía sufrió los peores estragos y en junio se dio la tormenta Amanda, luego llego Cristóbal y después los huracanes Eta e Iota", recordó el presidente del Banco Central de Reserva (BCR) , Douglas Rodríguez.

Según el funcionario el mayor impacto se dio en el segundo trimestre del año cuando se llevó a cabo el confinamiento estricto ya que el PIB trimestral cayó -19.4 % comparado a 2019, en el tercer trimestre la caída fue menor y llegó a -9.9 % y el IV trimestre fue de -2.3 %.

Las actividades económicas que registraron la mayor contracción fueron: servicios de entretenimiento que cayó a-47.9 %; restaurantes y hoteles que disminuyó -27.4 %, transporte que se redujo -15.2 %, construcción que bajó -15.1 %, industria que cayó -11.8 % y comercio con una merma de -7.7 %.

Asimismo, otros indicadores mostraron el fuerte golpe que trajo la pandemia, la inversión pública disminuyó 21.3 %, la inversión privada se contrajo 5.6 %, el gasto de consumo de los hogares se redujo 10.6 %, las importaciones y exportaciones registraron una disminución de 10.2 % y 21.2 %, respectivamente, detalló la entidad.

Para el economista Luis Membreño, el consumo de los hogares salió golpeado a pesar que las remesas familiares crecieron fuertemente el año pasado (4.8 %) al igual que los depósitos bancarios (11 %), "esto quiere decir que las personas redujeron su consumo en vista del encierro y pérdidas de empleos e ingresos".

Al cierre del 2020 todavía había 36,666 plazas menos de empleo formal, en comparación a 2019, según datos del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

Para el presidente del Banco Central de Reserva "el consumo público, constituyó una herramienta para mitigar parcialmente los efectos de la pandemia", ya que este creció 6.1 %.

Membreño explica que esta caída está dentro de lo esperado: "se esperaba entre un 8 % y 9 %, la caída del PIB salvadoreño la cual es la caída más fuerte desde 1980, pero hay que recordar que estas son cifras preliminares y es posible que luego sean ajustadas y sea más de un -8 %. Es una cifra bastante negativa y denota la falta de políticas económicas que hubo el año pasado para poder paliar esta situación y por ello el país fue uno de los que más cayó", dice.

En Centroamérica la nación más golpeada ha sido Panamá, su economía cayó -17.9 % cuando las primeras proyecciones indicaban que su contracción sería de un -8 % similar a la de El Salvador, le sigue Honduras con un -8.5 %.

Camino a la recuperación

Las perspectivas para la economía salvadoreña en 2021 son positivas y se espera, según Rodríguez, que el crecimiento ronde entre un 5 % y 6 %.

"El entorno internacional constituye un factor que contribuirá a la mejora de la economía salvadoreña, siendo las exportaciones y remesas familiares los principales canales de transmisión", dijo el presidente del BCR.

Agregó que otros factores que ayudarán a esa proyección son "una mayor ejecución de la inversión pública, así como un contexto político favorable para la toma de decisiones en materia de política económica".

A pesar del optimismo, esa tasa de crecimiento esperada (y no vista en el país desde la década de los 90), El Salvador aun no recuperaría lo perdido por la pandemia.

"Ojalá que se mantengan estas estimaciones preliminares y que la caída del año pasado haya sido menor a la esperada y que la recuperación en 2021 sea mayor a la que se consideraba redundará en acortar los tiempos de volver a los niveles de PIB prepandemia, pero lo más seguro es que sea en 2023 que se alcancen los niveles de producción de 2019", dijo Francisco Lazo, presidente del Colegio de Profesionales en Ciencias Económicas (COLPROCE).

Para el economista, hay que tomar en cuenta que lo que sucede a nivel mundial no es una crisis económica en el sentido estricto de la palabra, sino que es sanitaria y tiene consecuencias en la economía. "Mientras no se tenga una solución concreta a la pandemia, la economía no se va a recuperar. En Estados Unidos y algunos países de Europa van acelerados los procesos de vacunación de la población, el resto del mundo no logra cubrir sus necesidades y eso implicará una crisis sanitaria más prolongada con repercusiones económicas", puntualizó.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines