Economía

El Salvador: Hacienda teme que discusión sobre deuda se atrase hasta marzo

Comisión de hacienda.  El plan que Hacienda solicitó a la Asamblea serviría también para hacer frente a los vencimientos de los bonos entre 2019 y 2024, además de otros gastos. La comisión solo lo abordó dos veces.

Comisión de hacienda. El plan que Hacienda solicitó a la Asamblea serviría también para hacer frente a los vencimientos de los bonos entre 2019 y 2024, además de otros gastos. La comisión solo lo abordó dos veces.

La Asamblea Legislativa sigue sin avalar el plan que el Ministerio de Hacienda (MH) presentó para refinanciar la deuda de largo plazo del país. La propuesta ha sido abordada pocas veces en la comisión legislativa; aun así, el titular de la cartera, Nelson Fuentes, aseguró que los partidos no se han cerrado, pero teme que la discusión se postergue hasta después de las elecciones presidenciales de febrero próximo.

"Hemos planteado la necesidad a los partidos políticos de que esto no es un tema que hay que dejarlo de lado, realmente es un bien de país. Nadie se ha cerrado a la aprobación de la deuda de largo plazo; sin embargo, pareciera que hay una tendencia por esperar a febrero o marzo por las condiciones políticas que va a tener este país", dijo Fuentes.

El Ejecutivo presentó el 24 de marzo a la Asamblea Legislativa los proyectos de ley para refinanciar varias deudas que suman $3,257 millones. Esto incluye limpiar el saldo de Letras del Tesoro (LETES), que son un tipo de crédito a menos de un año que el Gobierno obtiene con inversionistas en la Bolsa de Valores. En noviembre el saldo era $778.4 millones. 

El plan que Hacienda solicitó a la Asamblea serviría también para hacer frente al vencimiento de los bonos entre 2019 y 2024. Del monto, $2,457 millones servirían para este fin. Los bonos o eurobonos también son un instrumento de deuda, una forma de prestar a inversionistas fuera del país, pero a largo plazo. Solo el próximo año el Gobierno tendrá que pagar $800 millones, que, al no haberse aprobado el plan, se incluyeron en el presupuesto para 2019.

Según constatan las agendas de la comisión de hacienda, Fuentes llegó el 11 de junio para explicar el plan; regresó el 10 de septiembre. Entre esas fechas los diputados nunca programaron el tema. Para el 3 de octubre pasado ya había iniciado la discusión sobre el presupuesto 2019.

El plan de gastos propuesto por Hacienda para 2019 incluye $1,822.8 millones para el pago de deudas, más que las partidas de salud, de $662.1 millones; y de educación, de $996.3 millones, juntas.

A pocas semanas de que se acabe el año, Fuentes se mantiene optimista. "Hemos avanzado mucho en las pláticas con los partidos políticos, hemos trabajado los fines de semana para poder aclarar dudas y consultas que nos han hecho. Hemos hablado de todas las carteras, de número de plazas que tiene Seguridad, del Seguro Social, de los proyectos de inversión y los ingresos que se perciben (en las empresas públicas)", afirmó.

El ministro espera que se apruebe esta o la próxima semana. 

Para la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), es preocupante que el próximo año se profundizaría el déficit fiscal, es decir, la diferencia entre los ingresos y los gastos del Gobierno.

Señala que el Estado pasó del déficit del 2.5 % del PIB en 2017, a 2.7 % del PIB en 2018, y que para 2019 se espera que alcance 3.7 % del PIB, lo que es contrario a lo estipulado en la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF).

Dicha ley se aprobó a finales de 2016 cuando el país pasaba por una crisis fiscal, su objetivo era garantizar la sanidad de las finanzas públicas. Incluía metas en cuestiones como qué tanto peso pueden tener los impuestos, el nivel de endeudamiento del Gobierno, el gasto para pagar salarios de funcionarios, entre otros. Estas se expresaron en relación con el PIB, es decir, al tamaño de la economía.

El Banco Central de Reserva (BCR) que elabora y publica las estadísticas económicas actualizó la forma de medir para hacerla más precisa, el resultado: la economía salvadoreña era más pequeña de lo que pensaba. Esto implicó que se tenía que reformar la LRF, y se hizo el mes pasado; sin embargo, los cambios no fueron oportunos, según FUSADES.

La institución señala que no se está dando cumplimiento a la ley al aumentar el déficit, pues se tendía a llegar a un ajuste. Esto está relacionado con que se está aumentando el gasto, aseguran.

La ley original plasmó un techo para el gasto corriente total de 18.5 % del PIB, esto incluía la suma de remuneraciones, bienes y servicios, intereses y transferencias corrientes donde se incluyen los subsidios. Con el cambio se dejan fuera las transferencias, es decir, los subsidios y el pago de intereses, por lo que el gasto en ambas partidas podría seguir subiendo.

Los diputados también cambiaron el artículo que regula las publicaciones del saldo pendiente de pago por la Dirección General de Tesorería del MH, y este ya no especifica los rubros de "bienes y servicios" y "transferencias corrientes", lo cual reduce la transparencia, de acuerdo con la institución.

Lee también

Comentarios