Economía

El Salvador: Happy Shots busca dar un "empujón" en el día a día de las personas

Arielle Mejía creó el producto para apoyar la salud de un familiar. Busca regular el organismo de forma natural.

Innovación. Happy Shots inició como un proyecto de Arielle Mejía para mejorar la calidad de vida de su hermana que padece lupus.

Happy Shots inició como un proyecto de Arielle Mejía para mejorar la calidad de vida de su hermana que padece lupus. El producto se basa en el jengibre junto a otros ingredientes y ofrece beneficios como reactivar el metabolismo, fortalecer las defensas e incluso controlar el apetito.

Mejía explicó que el producto es "para una persona que sienta que está físicamente inconforme y que necesite un empujón para su día a día o cambiar hábitos".

El kit trae seis dosis para tomar de lunes a sábado y cada uno tiene un efecto diferente. El primero, por ejemplo, busca energizar e incluye, además del jengibre, cúrcuma, cayenne y limón.

La emprendedora aclaró que no se trata de un tratamiento médico, sino que "es un sistema semanal de autocuido" que se puede adaptar de acuerdo a como la persona lo necesite ya que la función es regular el organismo.

Dosis. El kit trae seis dosis para tomar de lunes a sábado y cada uno tiene un efecto diferente, como reactivar el metabolismo o desinflamar.

Happy Shots empezó a tomar forma cuando la hermana de Arielle realizó un viaje en donde se enfrentó a cambios drásticos de clima. Ella llevaba medicamentos para evitar los malestares; sin embargo no fueron necesarios por tomar los "shots".

"Happy Shots no iba a ser Happy Shots, realmente mi idea no era crear un producto sino una solución o una mano derecha en su día en el que ella no tuviera que hacer nada más que abrir el refri y tomárselo", recordó Mejía.

Para perfeccionar la receta del producto consultó a varios nutricionistas que le dieron el aval.

Los shots no son un remplazo de la comida ni del ejercicio.

"No suplen el esuferzo humano, pero sí son un complemento para poderlo lograr de diferente forma", manifestó Mejía.

Actualmente Happy Shots cuenta con cinco trabajadores. Una de las apuestas de Mejía es poder exportar el producto a la región centroamericana.

Se distribuye en tiendas y a domicilio en San Salvador, Sonsonate, San Miguel y Santa Ana, entre otros lugares. Recientemente ha comenzado a abrir mercado en Guatemala.

"Todo es un proceso y toma su tiempo, pero poco a poco ya nos vamos expandiendo un poco más, aunque la idea es cambiar vidas más que todo en El Salvador", agregó la empresaria.

Mejía contó con apoyo de su familia para la inversión.

"La familia es el principal apoyo en el camino, a veces pensamos que no podemos hacer maravillas con $10 y se puede, todo está en ser creativos", agregó.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines