Economía

El Salvador: ¿Qué son las reservas de liquidez y porqué deberían importarnos?

El gobierno de Nayib Bukele pedirá a la Asamblea que la potestad de definir la reserva de liquidez de los bancos ya no sea del órgano legislativo. Aquí puedes leer qué implicaciones tiene esto para la economía del país.

De quitarse el candado puesto por la anterior legislatura, el Gobierno salvadoreño podrá decidir la baja de las reservas de los bancos sin que estas sean del conocimiento del órgano legislativo.

La Asamblea oficialista conocerá hoy una petición del gobierno de Nayib Bukele para dejar sin efecto el artículo 18 de la Ley de Presupuesto 2021. Este artículo entrega a la Asamblea la potestad para autorizar la reserva de liquidez que los bancos deben tener.

Sin embargo, ¿qué es la reserva?, ¿de qué manera esta puede afectar a la gente y a sus ahorros? Esas son solo dos preguntas que rondan el tema. Para responder esas y otras, LA PRENSA GRÁFICA consultó con dos economistas y planteó siete preguntas para explicar y entender el tema.

Los economistas consultados son Tatiana Marroquín, licenciada en economía y con estudios de postgrado en finanzas; y Rafael Lemus, economista con maestría en economía empresarial.

¿Qué son las reservas de liquidez? 

Marroquín: La reserva de liquidez es un “colchón” de depósitos que se le “congela” a los bancos para utilizarlo como garantía de los todos los depósitos de las personas. Esta es una regulación muy común, un estándar internacional a fin de promover estabilidad de los sistemas financieros. Este colchón se calcula como un porcentaje de los ahorros de la gente, y cuando hablamos de que está “congelado”, significa que no está habilitado para que los bancos ocupen ese dinero para prestar u otra intermediación. 

Lemus: Es un fondo que se constituye con fines precautorios, para atender las demandas no previstas de retiros de depósitos.  Todos los bancos del mundo experimentan lo que se conoce como riesgo de liquidez, que se origina del descalce entre la cantidad recibida de depósitos y lo que colocan en créditos. Por ello, se regula disponer de reservas de liquidez, para proteger a los depositantes.
 

¿En qué afecta a la gente que los bancos tengan un menor o mayor porcentaje de reserva de liquidez?

Marroquín: Las reservas de liquidez tienen como función ser una precaución, frente al riesgo de que los bancos tengan problemas de liquidez. Como regulación prudencial tiene la ventaja de dar seguridad a los ahorrantes de que el sistema financiero podrá hacer frente a salidas de depósitos sin mayor problema, pero el hecho de que se congele una parte de los depósitos también bloquea a los bancos de ocupar estos ahorros para otorgar préstamos. Entonces el nivel de reserva tiene que ser equilibrado, entre la precaución frente a problemas de liquidez, pero tampoco impedir el otorgamiento de créditos.

Lemus: A mayor porcentaje de reservas de liquidez se dispone de mayor cobertura para retiros de depósitos no previstos y los bancos menor volumen de dinero para operaciones de crédito. Pero el costo o afectación en la gente es mayores tasas de interés por créditos y/o menores tasas de interés por los depósitos. De tal forma, que la relación es directa entre porcentaje de reservas de liquidez y tasas de interés de crédito.

¿Pueden, en algún momento, los bancos llegar a quedarse sin reserva de liquidez?

Marroquín: Solamente si el Estado lo permite. La reserva es una regulación Estatal, es el gobierno el que decide el porcentaje de reserva y el manejo de las mismas.

Lemus: La regulación bancaria procura que las reservas de liquidez sean de una magnitud que permita cubrir los retiros de depósitos en condiciones normales de funcionamiento de la economía. 
El evento de que un banco se quede sin reservas de liquidez ocurre en un caso extremo, que es una corrida bancaria. Un evento de retiro masivo de depósitos ningún banco del mundo lo puede soportar. En la historia local recuerdo Finsepro-Insepro.

Se habla mucho que al bajar el porcentaje de la reserva de liquidez, los bancos tienen mayor disponibilidad para prestarle al gobierno, pero ¿es eso lo único que pueden hacer teniendo más disponibilidad de efectivo por bajar la reserva de liquidez?

Marroquín: No. Al bajar las reservas los bancos tienen disponibilidad de prestar, en general, no únicamente al gobierno. La razón por la que últimamente se hace esa relación es porque el año pasado el gobierno definió bajar el porcentaje de reservas requeridas de cerca del 20% de los depósitos al 9% de los depósitos, y mucha de esta liberación de reservas fue absorbida por el mismo gobierno a través de deuda de corto plazo que le compraron los mismos Bancos. Los Bancos no liberaron todas las reservas que el gobierno les permitió legalmente, fueron más cuidadosos que el gobierno, dejaron muchas reservas “voluntarias”.

Lemus: Los bancos prefieren que las reservas de liquidez sean bajas. Porque podrían aumentar su proporción operaciones de crédito u otras inversiones comparado contra la opción de bajísimo rendimiento de reservas de liquidez. Las opciones de colocar el dinero para los bancos son: créditos diversos destinos, inversiones en títulos valores u operaciones con grupos relacionados en el exterior (casa matriz bancaria). La opción de títulos del Gobierno a 9%, 8% y 7% como se ha colocado en 2020 y 2021 son atractivas, siempre y cuando el Gobierno repague sus compromisos, implica evaluar la combinación de riesgo y rendimiento. 

Hace un año, la justificación para bajar la reserva de liquidez fue la pandemia, ¿hay alguna justificación que pueda considerarse válida en este momento para reducir esa reserva?

Marroquín: En las últimas declaraciones del tema que escuché del presidente del BCR en la Comisión Financiera de la Asamblea Legislativa el viernes pasado, decía que los bancos mantenían US$800 millones de reservas por encima de las requeridas legalmente por el gobierno. Por lo cual no veo ninguna razón válida para disminuir el requerimiento legal, dado que hay reservas voluntarias, por encima de las legales, eso es señal que los Bancos tienen espacios de liquidez. 

Lemus: Que responda a criterios técnicos. Ello sería que los bancos manejen directamente un porcentaje de las reservas en instrumentos líquidos, rentables y riesgos prudentes. Se podría regular y acotar los riesgos, con el fin de buscar más eficiencia en la gestión bancaria. El fin sería que incida en el beneficio de todos: se impacte con menores tasas de crédito y/o mayores tasas de interés por los depósitos, así como que ganen los bancos por el mayor volumen gestionado por sus propios medios. Por hoy esta discusión no aprecio que se esté generando en el país.

Cuando se baja el porcentaje de reserva de liquidez, ¿puede volver a subirse después?, ¿qué tan difícil es volver a subirlo?

Marroquín: Sí. Normalmente esta regulación es estipulada por el Banco Central de Reserva, de acuerdo a lo que estipula la Ley de Bancos. El BCR puede subirla y bajarla en función de lo que considere conveniente en términos económicos y de estabilidad del Sistema Financiero. Por la responsabilidad e importancia de estas reservas, históricamente no han sido manipuladas de forma cuidadosa, sin aumentos o disminuciones considerables y a la luz de programas más integrales, como el otorgamiento de créditos exclusivamente productivos. Este manejo de las reservas tuvo un cambio en el marco de la pandemia, en dónde el gobierno flexibilizó y ese exceso de liquidez fue absorbido por el mismo gobierno, generando otros matices y riesgos al sistema financiero y a las finanzas públicas.
En diciembre, en la Ley de Presupuesto, se incorporó un artículo para que el movimiento de esta reserva tuviera autorización legislativa y pasara por procesos de formación de ley y por tanto conocimiento público.
 

Lemus: Es normal utilizar el instrumento de reservas de liquidez con el fin de regular la liquidez de la economía. Lo que no es normal y prudente es reducir las reservas de liquidez para obligar a comprar títulos valores del Gobierno. Que esto último fue en parte lo que ocurrió en el 2020. De tal forma, que reducir las reservas de liquidez para apalancar más operaciones de crédito a favor de la gente es correcto y buscó amortiguar el autogolpe derivado de cerrar la economía.
Lo usual es realizar aumentos y disminuciones de las reservas de liquidez de forma gradual, es decir en varias quincenas o meses con cambios de un punto por tramo, para dosificar el impacto y darle espacio a los bancos para su gestión. Claro lo que ocurrió en el 2020 fue extraordinario y se realizó de golpe.

Una menor reserva de liquidez, ¿qué efectos tiene sobre otros temas bancarios, como, por ejemplo, el otorgamiento de créditos? 

Marroquín: Si, aunque por el  comportamiento que se observa por parte de la Banca ellos están siendo más cautelosos que el mismo gobierno en el equilibrio entre la liquidez y la colocación de créditos.

Lemus: Tasas de reservas de liquidez menores tienen sus pro y contra. Entre los argumentos que apoyan el pro se tienen: i) se dispone de mayor volumen de fondos para operaciones de crédito (aumento de la oferta); ii) impulso para que las tasas de interés se disminuyan; iii) una gestión bancaria más eficiente, porque con mayor volumen se genera más eficiencia con los mismos costos. Por su parte, como argumento en contra se destaca, que con menores reservas se dispone de menor margen para tolerar demandas de retiros de depósitos.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines