Economía

El Salvador: Santo Coraje va por la cultura cervecera

El Salvador: Santo Coraje va por la  cultura cervecera

El Salvador: Santo Coraje va por la cultura cervecera

Santo Coraje es una marca de cerveza artesanal nacional que nació, oficialmente, en septiembre de 2015. La fundadora, Cecilia Cruz Palma, se enamoró de la cultura cervecera en Alemania y decidió especializarse y luego emprender en El Salvador, donde muchos consideran la cerveza como un tabú.

La cerveza “es muy tabú aquí, como si fuera lo peor de lo peor, lo que  toma el borracho más bajo”, explicó Cruz, mientras que en Alemania es algo que todos toman.

“En El Salvador tenemos la cultura de balde, esa es de las cosas con las que más tengo que luchar, porque a mí no  me interesa poner borracha a la gente; es parte de, porque la cerveza tiene alcohol, pero lo que me interesa es que entendás lo que estás tomando y lo disfrutés”, agregó.

La joven salvadoreña estudió biotecnología en Alemania y luego optó por diplomarse en maestra cervecera. Tras su regreso y su decisión de crear Santo Coraje, estuvo trabajando en las recetas y lanzó primero cinco variedades.

Actualmente tiene nueve cervezas permanentes y están siempre innovando con recetas de temporada. La apuesta de Santo Coraje es que todos puedan encontrar  una opción que se adapte a sus gustos.

“Una de mis metas como maestra cervecera es dar a entender que hay variedad de cervezas”, apuntó.

Entre las variedades permanentes están la Weizen Orange, la Classic Pils, la Weizen Black, la Pale Ale, la Dunkel, la Brown Ale y la Baltic Porter Negra. Estas van desde los 2.5 % de alcohol por volumen hasta 7 %.

A diferencia de otros cerveceros, Santo Coraje no embotella su producto, sino que solo en barril.

Esto se debe que “el barril es la mejor forma de transportar una cerveza, mantenés mejor su calidad, su aroma, que no se arruine, es antioxidación y protege contra la luz solar”. Además, porque “la cerveza draft es de lo más puro que podés tener, no hacés  ningún proceso de pasteurizar ni de volver a calentar algo, sino que es la más natural que podás tomar, por decirlo así”, explicó Cruz.

Agregó que se quiere mantener comercializando solo en barril hasta donde se pueda, aunque la botella dé más facilidades para vender.

Uno de los retos que encontró fue el financiamiento  y animarse a emprender. Obtuvo un préstamo por parte de su familia y buscó cómo equipar la planta. La mayoría de sus clientes y puntos de venta han surgido a partir del boca a boca.

“Estamos en 17 puntos de venta como Santo Coraje; de todas las cervercerías que hay en el país, somos la más pequeña, somos la que menos inversión tuvo al principio; en realidad, fue con nuestros propios medios”, aseveró Cruz.

En ese momento solo había una marca más de cerveza artesanal en el país, ahora hay más. Sin embargo, para Cruz, estos no son competidores sino aliados, ya que todos están luchando por crear una “cultura cervecera”.

A futuro espera seguir creando recetas, contar con más puntos de venta y eventualmente crear un lugar propio donde las personas puedan encontrar todas las variedades de Santo Coraje, tanto permanentes como de temporada•

Lee también

Comentarios