Economía

El Salvador: Sector lácteo se reinventa para poder sobrevivir

Los productores de leche salvadoreños le apuestan a ofrecer productos con valor agregado para resistir la crisis ante la abundancia de importaciones de quesos de Nicaragua.

Ante “la falta de voluntad de las autoridades gubernamentales” de cambiar en el tema de los volúmenes autorizados de importaciones de productos lácteos a El Salvador, lo que ha provocado crisis en algunas ganaderías, los  productores locales han optado por “un replanteamiento”.

Para superar dicha situación, algunos actores han comenzado ofrecer sus propias líneas con valor agregado para diferenciarse en el mercado.

“Ganaderos han empezado a procesar y ser ellos mismos los que lleguen al consumidor final, lo que los beneficia con mejores precios y productos de mejor calidad”, afirma Alfonso Escobar, presidente de la Asociación de Productores de Leche de El Salvador (Proleche).

“Ganaderos han empezado a procesar y ser ellos mismos los que lleguen al consumidor final,  lo que los beneficia con mejores precios”.

Alfonso Escobarpresidente de Proleche

Uno de los que también continúan en las mejoras de sus capacidades es la Cooperativa Ganadera de Sonsonate-La Salud. Esta cooperativa adquiere 180,000 litros diarios de leche de aproximadamente 600 ganaderos de la zona occidental del país y parte de Chalatenango.

Juan José Arce, presidente de La Salud, afirma que, a pesar de los obstáculos por la pandemia y la disminución del poder adquisitivo de los ciudadanos, prevé una mejoría y ya está trabajando en varios proyectos. 

Han adquirido equipos pasteurizadores y homogeneizadores que actualmente se están instalando y aumentarán la producción. Esto forma parte de un plan a cinco años plazo que al final les incrementará 20 % la capacidad de envasado.

También adquirieron una máquina envasadora de leche de tecnología italiana que extenderá la vida en los anaqueles de las presentaciones en cartón y están pensando en nuevos productos saborizados y exportar a otros mercados.

Bajas

Escobar reitera que “la industria ganadera está en una situación muy difícil” y el principal problema es que “la apertura comercial este año se ha incrementado tremendamente”.

A eso se suma el incremento en los últimos meses de los precios internacionales de las materias primas para concentrado.

Costos. Otro de los retos que debe enfrentar el sector es buscar alternativas más económicas para los insumos de forraje. LPG/Archivo

De acuerdo con datos del Banco Central de Reserva, las importaciones de leche y productos lácteos a El Salvador en 2019 ascendieron a $229.1 millones y en lo que va de 2020 llegan a $243.7 millones, lo que representa un incremento del 6.3 %.

Solamente en quesos de Nicaragua, se estima que entran más de 4,000 toneladas mensuales, que representan más de un millón de botellas de leche diaria que podrían producirse en el país.

En cuanto a la cantidad de ganado y la producción de leche en El Salvador, los datos disponibles más recientes en el Ministerio de Agricultura y Ganadería señalan que en 2,014 habían 1,042,000 cabezas de ganado bovino  y en 2017 se registraron 885,564 cabezas. La producción de leche pasó en 2014 de 490,493 litros a 461,741 en 2017.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines