Economía

El Salvador: expectativa por impacto político en precio de bonos

Los bonos del país perdieron un 3.05 % en mayo tras las destituciones en el poder judicial, según Bloomberg.

La tensión política que se ha vivido en El Salvador el último mes ha pasado factura al precio de sus bonos en el mercado internacional. Estos experimentaron una fuerte caída el mes pasado tras la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y del fiscal general por parte de la mayoría oficialista en el parlamento, lo cual fue condenado por la comunidad internacional.

Los bonos de El Salvador perdieron un 3.05 % en mayo pasado, lo que se considera como "el peor desempeño en los mercados emergentes después de Papúa Nueva Guinea y Bielorrusia", de acuerdo con una nota de Bloomberg publicada ayer.

"Es un cambio radical con respecto a los 12 meses anteriores, cuando los bonos tuvieron un rendimiento de casi 43 % por especulación de que se había exagerado la caída al inicio de la pandemia", destacó Bloomberg.

Una vez que se reportó esta caída, en los primeros días de mayo, funcionarios de Gobierno realizaron varias llamadas telefónicas con tenedores de bonos internacionales para "calmar las aguas" y revertir la caída.

Sin embargo, aunque los precios de los bonos dejaron de caer, e incluso se comenzaron a recuperar "nunca volvieron a llegar a los niveles que se tenían previo al 1 de mayo", observó el economista Ricardo Castaneda, del ICEFI, el 19 de mayo pasado, fecha en que el precio de los bonos salvadoreños experimentó una marcada caída.

Otro aspecto que preocupa a los inversionistas es que El Salvador no logre alcanzar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, ha reiterado esta semana que las conversaciones con el organismo se mantienen.

El portavoz del organismo multilateral, Gerry Rice, dijo recientemente que las conversaciones se enfocarán en la transparencia fiscal, gobernanza económica y la lucha contra la corrupción en las próximas semanas.

"Un préstamo del FMI brindaría alivio a las finanzas del país y también abriría la puerta a los mercados internacionales al reforzar la confianza de los inversionistas", subrayó Bloomberg.

El Gobierno ha solicitado al FMI entre $1,300 y $1,400 millones para cubrir los déficits presupuestarios de tres años.

"‘El camino a seguir depende de El Salvador’, dijo Giulia Pellegrini, administradora de fondos de Allianz Global Investors en Londres, que gestiona alrededor de $5,000 millones de deuda de mercados emergentes", citada por Bloomberg.

"Lo que se ha visto que se ha descontado es una formulación de políticas potencialmente más errática por parte de Bukele", agregó Pellegrini en la nota del medio especializado.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines