Economía

El Salvador: la inclusión financiera cada vez más cerca

El Salvador: la inclusión financiera cada vez más cerca

El Salvador: la inclusión financiera cada vez más cerca

La normativa salvadoreña ya permite abrir cuentas de ahorro desde su celular. El tiempo de apertura, para los más diestros con los móviles, alcanza los cinco minutos.

Hubo un momento en el que los trámites a la vuelta de un clic desde la computadora eran los más veloces. Pero la tecnología lleva a un ritmo acelerado y estos giros tecnológicos están presentes en casi todas las áreas de la cotidianidad, incluyendo en el sistema financiero.

En El Salvador, a través de la ley para facilitar la inclusión financiera, aprobada en 2015, se abrió la puerta a un universo digital permitiendo la apertura de cuentas digitales con solo un par de “taps” o toques a la pantalla de su teléfono inteligente y desde cualquier lugar donde esté.

La arquitectura de la legislación de inclusión financiera y su normativa estuvo a cargo del Banco Central de Reserva (BCR), en ella se estableció la creación de las cuentas de ahorro con requisito simplificado, y eso incluye el uso de medios electrónicos.

Con esta nueva disposición, banco Davivienda de El Salvador rompió el molde en noviembre de 2018 y lanzó la primera cuenta de ahorro que sigue un trámite de apertura completamente desde un móvil.

Mitzti Lara, gerente de Banca Afluente de Davivienda, recuerda que la premisa para este nuevo producto basado en una transformación tecnológica era hacerlo de manera flexible, fácil y sencilla. Un autoservicio de banca pero con énfasis en la facilidad para hacerlo.

Así nació DaviPlata, la primera cuenta 100 % digital desde el móvil en El Salvador.

“La idea es facilitar todo para que el cliente no tenga que ir a una agencia a abrir una cuenta”, comenta Lara.

Esta plataforma puede ser descargada como cualquier aplicación desde su tienda, sea para un Android o iOS; una vez instalada en el móvil, un cliente puede tener su primera cuenta digital o su primera cuenta en el sistema financiero en un mínimo de cinco minutos.

Luego de la instalación la aplicación requerirá el documento de identidad, ese deberá tenerse en la mano porque su validación es mediante fotografías y no ingresando el número.

Los datos como nombre completo, fecha de nacimiento, lugar de expedición del DUI y de vencimiento así como el género también serán requeridos para su ingreso manual.

La interacción además se vuelve dinámica cuando por seguridad y verificación de que hay un humano llenando los datos, se solicita una selfi con un gesto específico.

Cuando ha hecho el reconocimiento facial y verifica que no hay un robot atrás del trámite la cuenta está por ser un hecho.

Para la cuenta DaviPlata no es necesario depositarle dinero en el instante, como sucede con una cuenta en ventanilla de manera presencial.

Los pasos aunque sencillos cumplen con todo el rigor que requiere el BCR.

Desde DaviPlata se puede hacer transacciones, como cobro de remesas, retiros, transferencias entre usuarios del mismo banco y tipo de cuenta y pagos de servicios.

El número de la cuenta en el caso de la cuenta digital de Davivienda corresponde exactamente con el número del móvil que tiene contratado o asignado.

Más cuentas digitales en camino

En el tema de seguridad, Lara comentó que una vez el usuario termina de hacer sus transacciones puede cerrar la sesión, de manera que si el aparato le es robado o extraviado no tenga temor de que su dinero puede ser tomado.

Desde que se lanzó hasta finales de marzo, ya cuentan con más de 10,000 cuentas simplificadas.

La meta para los próximos tres años es llegar a las 200,000.

Clemente Alfredo Blanco, sénior del sistema financiero del BCR, explica que una institución financiera (bancos, bancos cooperativos y sociedades de ahorro y crédito) para poner a disposición del público este tipo de cuentas de ahorro con requisito simplificado debe recibir una autorización por la entidad y posteriormente una validación de la plataforma por la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF).

El BCR ha autorizado a la fecha a siete instituciones para su uso.

De estas, dos instituciones ya operan este tipo de cuentas: Davivienda y el Banco de Fomento Agropecuario, que aún está en fase de prueba, indicó Blanco.

Al ser un producto nuevo y que no involucra ningún papeleo entre el cliente y el banco, porque expresamente en la ley señala los medios electrónicos, hay mucho trabajo de divulgación y educación por delante.

“Tenemos el reto de hacer la cultura de la utilización de canales digitales para usos financieros. Hemos registrado que incluso entre los clientes del sistema financiero solo un 8 % usa estos canales”, indicó Blanco, del BCR.

Lara, de Davivienda, explicó que una de las fortalezas es la transparencia con el cliente, porque cada comisión o recargo, incluso, el mismo contrato de la cuenta puede descargarse, en su caso.

Blanco explicó que la ley faculta a cada institución a que elabore su propia norma de captación. La ley establece que incluso esta cuenta puede ser abierta con un corresponsal financiero.

“Cada banco puede darle sus propias características al producto”, agregó Blanco.

Con la aproximación de una cuenta bancaria desde un medio electrónico o un celular en un país donde hay casi dos líneas móviles por persona, promete ser un buen conducto para la inclusión financiera.

Lo que persigue es que aquellos que por razones geográficas así como por los niveles de ingresos que son más bajos no estén excluidos de los servicios financieros. Su ingreso por medio de una cuenta en la que puedan ahorrar o transferir cobra mayor relevancia porque construyen un récord crediticio que puede ser la base para acceder a otros productos bancarios.

A 2016, cuando el BCR hizo la Encuesta Nacional de Servicios Financieros, se determinó que solo el 23 % de los adultos tenía una cuenta de ahorros en una institución supervisada. De estos, en ese momento un 35 % hacía sus transacciones en una agencia, el 27 % en un ATM, el 12 % por medio de un corresponsal financiero.

Pero solo el 4 % lo hacía con banca móvil o con internet. Entre las respuestas a lo último era porque no contaban con un producto, no sabían cómo funcionaban o no confiaban.

Con el dinero electrónico y las cuentas digitales la meta es que esto cambie. •

.............................................................................................

Requisitos de ley para una cuenta digital

• Es una cuenta con requisitos mínimos. El Documento Único de Identidad (DUI) es lo único que necesita el usuario para abrirla.

• Los montos a movilizar son controlados y con un límite. En un mes el saldo acumulado no puede exceder los cuatro salarios mínimos, lo que suma cerca de $1,200. El límite por transacción es de no más de un salario mínimo, equivalente a $304.17 al mes.

• Los montos de las transacciones, según ley, deben revisarse cada dos años. Sin embargo, están sujetos al salario mínimo de comercio y servicios.

• La cuenta simplificada solo aplica para medios electrónicos.

• Los extranjeros también podrán abrir una cuenta digital utilizando el pasaporte o carné de extranjero residente temporal o permanente.

• Solo podrá haber un titular en la cuenta y cada cliente solo podrá tener una de su tipo por banco.

• Un teléfono inteligente puede servir más que para consultar las redes, este puede ser el primer medio para llegar a los servicios financieros.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines