Economía

El Salvador: los que perciben el salario mínimo recibirán un mayor aguinaldo

La bonificación comenzará a pagarse a partir del 12 de diciembre. Expertos recomiendan hacer un buen uso de este ingreso, ya que se estima que 30 % de la población económicamente activa de El Salvador se encuentra en quiebra.

El Salvador: los que perciben el salario mínimo recibirán un mayor aguinaldo

El Salvador: los que perciben el salario mínimo recibirán un mayor aguinaldo

La llegada del mes de diciembre representa el pago del aguinaldo para los trabajadores salvadoreños del sector formal. Este ingreso extra debe de ser cancelado, a más tardar, en el lapso comprendido entre el 12 y el 20 de diciembre de cada año. 

El Código del Trabajo del país establece que el aguinaldo se debe designar de acuerdo a la antigüedad del empleado. Los colaboradores que tienen de uno a menos de tres años de servicio para el mismo patrono, tienen derecho a un aguinaldo equivalente a 15 días de salario; los que tienen de tres a menos de 10 años de servicio reciben un aguinaldo igual a 19 días de salario y los que tienen más de 10 años, tienen derecho a un aguinaldo de 21 días de salario.

Para los casos de despidos injustificados, renuncias voluntarias (apegada a la ley reguladora) o aquellos trabajadores con menos de un año laborando en la compañía, se tiene el derecho al aguinaldo proporcional al tiempo. 

Es decir, si se hubiera tenido un año laborando, corresponde el aguinaldo de 15 días de salario, pero, por ejemplo, si se tiene seis meses, ese salario de 15 días se divide entre los días laborados para tener el aguinaldo proporcional al tiempo.

Aumento

Como toda prestación, el aguinaldo se paga en base al último salario devengado. Para este año se da la novedad que desde agosto entró en vigencia un aumento del 20 % al salario mínimo para todas las ramas de actividad económica del país, lo cual fue aprobado  con los votos del Sector Trabajador y el Gobierno del Consejo Nacional del Salario Mínimo.

Del total de la población económicamente activa (PEA) del país en 2020, el 13.8 % representa el grupo que efectivamente recibe el salario mínimo. Según las encuestas de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) de 2020 y 2019 este grupo se aproxima a 375,000 trabajadores, de una PEA que suma tres millones.

Carolina Morán, directora del despacho empresarial Morán & Asociados, explica que por lo tanto, se genera un aumento al aguinaldo también para los que devengan un salario mínimo.

Así, por ejemplo, un trabajador de los sectores comercio, industria o azucarero que tiene entre uno y menos de tres años de servicio en la misma empresa y gana el salario mínimo mensual ($ 365), percibirá este año un aguinaldo de $182.5; aquellos que posean de tres a 10 años de servicio, percibirá un aguinaldo de $231.16; y en el caso de tener más de 10 años, serían $255.

Los empleados del sector maquila, textil y confección, que ganan el salario mínimo ($359.16) que tengan entre uno y menos de tres años laborando, tendrán un aguinaldo de $179.58 y uno que tenga más de 10 años, serían $251.4.

De acuerdo a la Ley de Impuesto Sobre la Renta, los ingresos de los trabajadores en concepto de aguinaldo hasta un monto no mayor de dos salarios mínimos mensuales del sector comercio y servicios ($730), no estarán supeditados a la retención del impuesto; para el caso de que los aguinaldos sobrepasen el monto en referencia, estos serán sujetos a la retención y al pago de dicho impuesto deduciendo los dos salarios mínimos aludidos. 

Sin embargo, el pasado viernes 26, el Ministerio de Economía presentó una pieza de correspondencia en la Asamblea Legislativa solicitando elevar hasta tres salarios ($1,100) los aguinaldos exentos de impuestos.

Morán explica que, de no pagarse en el tiempo estipulado (hasta el 20 de diciembre), hay una consecuencia de que puede ser una multa de hasta $57.14 por cada infracción o trabajadores, y no exime del pago del aguinaldo.

“A pesar de la complicada situación económica que atraviesan todavía muchas empresas, este pago es una obligación para los empleadores y no hay justificación válida para no pagarlo”, dice la experta legal.

Cabe señalar que hay otros casos especiales. Existen trabajadores que devengan salarios por comisiones o con un incentivo variable (como en el caso de ventas) y en esos caso se debe sacar el salario promedio de los últimos seis meses devengado, esa sumatoria se divide entre seis y con eso se saca el promedio de 30 días para calcular el aguinaldo.

También se da el caso de otras empresas por sus políticas propias o por contrato colectivo paga el aguinaldo el 100 %, como un incentivo laboral.

Para los expertos en finanzas personales, el aguinaldo debe ser visto como un ingreso que debe ser orientado a su buena utilización, especialmente el ahorro, y no exclusivamente al consumo.

Buen uso

Gonzalo Muñoz, máster en finanzas y facilitador de GMC International Business School, señala que lo primero que se debe comprender es que el dinero es equivalente a cualquier bien o servicio que se posee. La diferencia entre el dinero y los bienes está en su fácil aceptación de intercambio para adquirir otros bienes de distintos géneros casi de inmediato.

“Por ejemplo, al tener un billete de $100 puedes optar en conservarlo y ganar más dinero en inversión y ahorro o consumirlo en gastos en unos minutos comprando cosas innecesarias como ropa de marca, zapatos de moda, una salida con amigos o una fiesta”, manifiesta Muñoz.

La clave, agrega,  esta en diferenciar que es gasto y que es inversión, el gasto no brinda ningún retorno más que la salida de dinero sin beneficios y la pena por el error de los gastos innecesarios muchos la disfrazan de “satisfacción” y felicidad.

Esto resulta importante si se toma en cuenta que, según estudios de la empresa de asesoría financiera Fisherman, el 30 % de la PEA de El Salvador está en quiebra y un 40 % está a punto de caer.

Los presupuestos en el país están compuestos de 70 % de necesidades (pago de casa, alimentación, transporte, salud, educación, vestuario, entre otros) y 30 % de deseos (diversión, viajes, ocio y ahorro). Alfredo Escalón, CEO de Fisherman, define a una persona en quiebra cuando las responsabilidades de pagos mensuales superan el 30 % de sus ingresos, un nivel porcentual que se ha mantenido similar en los últimos años.
Una persona quebrada tiene atrasos en pagos de recibos y aunque tienen trabajo formal, su nivel de vida es abajo del promedio y ya no se puede sostener económicamente un nivel de vida alcanzado pues no son sujetos de créditos formales.

“Esta situación no está atada a factores económicos o crisis internacionales, sino que la gente no tiene educación sobre cómo administrar el dinero porque gasta más de lo que gana”, considera Escalón.

En cuanto al restante 40 % de la población salvadoreña que va camino a la quiebra no lo sabe o no se da cuenta, y es porque el gasto extra lo cubre mediante una tarjeta de crédito y perciben que el cobro del pago mínimo es sostenible. 

El problema, agrega el experto de Fisherman, es que cuando se repite ese ciclo muchas veces, el porcentaje sube y la gente se ve ahogada en su flujo de efectivo y pide consolidar deudas en un mayor plazo.

Por ello, los expertos señalan que la gente debe ser más ordenada en sus finanzas y, lo primero que se recomienda hacer, es planificar sus gastos para entender la situación financiera en la que se encuentra. En cuanto al incremento de la liquidez circulando en el país por el ahorro que hubo en la pandemia, el crecimiento en las remesas familiares y ahora el aguinaldo, debe ser encaminarse en buena parte al ahorro y no a incrementar la capacidad de endeudamiento.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines