Economía

El cambio climático desafía al sector energético: CEPAL

El cambio climático desafía al sector energético: CEPAL

El cambio climático desafía al sector energético: CEPAL

El sector energético es el responsable de las mayores emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por el fuerte uso de los combustibles fósiles. Ante el panorama del cambio climático, la región, aunque tiene más energía limpia que el resto del mundo, enfrenta un fuerte desafío, señala la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En el mundo las emisiones de GEI pasaron de 45,318 megatoneladas a 48,405, un aumento de 1.7 % entre 2010 y 2014. En este periodo, Latinoamérica redujo su emisión de 4,331 a 4,020 megatoneladas.

Latinoamérica, al igual que en el resto del mundo, tiene como mayor emisor al sector energético, aunque la diferencia no es tan significativa. La agricultura y los cambios en los usos del suelo también son responsables de una gran parte de las emisiones.

La CEPAL señala: "La matriz energética de América Latina y el Caribe cuenta con un importante componente de energías renovables, superando el promedio mundial". En la región el 25 % de la energía es de fuentes renovables, la mayoría viene de la biomasa y de las presas hidroeléctricas. En el mundo el porcentaje es de apenas 13 %.

En El Salvador hay un fuerte aporte de la geotermia y de las presas hidroeléctricas, y una participación significativa de la biomasa con la energía que inyectan los ingenios azucareros con el bagazo de caña.

La CEPAL sostiene: "El sector energético de América Latina y el Caribe enfrenta un doble desafío; la región debe hacer frente a la alta vulnerabilidad que enfrentan los sistemas de generación eléctrica ante el cambio climático, mientras se mueve hacia un sistema energético eficiente con menor generación de emisiones de CO2". La institución afirma que existe una fuerte relación entre el crecimiento económico y las emisiones de GEI. Esto se debe a que aumenta la demanda de energía por habitante.

En el caso salvadoreño, la apuesta ha sido la diversificación de las fuentes de generación de energía, lo que ha resultado en más inversiones en sectores no convencionales, como dos grandes proyectos solares y un parque eólico, que aún no está listo.

Aún hay potencial, como la expansión de la geotermia y la incorporación del gas natural, más limpio que el búnker.

Lee también

Comentarios