Economía

El enoturismo crece en América Latina

Aunque los destinos líderes en el enoturismo, a nivel mundial, siguen siendo Francia, Italia, España, Portugal y California, las visitas y actividades relacionadas con el vino están ganando cada vez más espacio también en países de América Latina. En el Cono Sur del continente, por supuesto, pero no solamente.

El enoturismo crece en América Latina

El enoturismo crece en América Latina

Aunque los destinos líderes en el enoturismo, a nivel mundial, siguen siendo Francia, Italia, España, Portugal y California, las visitas y actividades relacionadas con el vino están ganando cada vez más espacio también en países de América Latina. En el Cono Sur del continente, por supuesto, pero no solamente.

La compañía de visitas guiadas, excursiones y actividades en español, Civitatis, registra nada menos que 306 actividades en todo el mundo que incluyen el vino como parte de un tour o visita, ya sea porque se incluyan catas dentro de una experiencia gastronómica o por visitas exclusivamente a bodegas o zonas vitivinícolas. Buena parte de esa oferta se encuentra en el sucontinente americano.

Uruguay, por ejemplo, posee a pocos kilómetros de su capital, Montevideo, varias bodegas que pueden ser visitadas, como Spinoglio, Pizzorno, Juanico, Marichal, Artensana o Antigua Stagnari. En ese país, los visitantes pueden optar por un tour de bodegas que incluye la degustación de al menos cuatro tipos de vino de media y alta gama, junto a tablas de fiambre típico de la zona.

El enoturismo está también muy desarrollado en Chile, donde una de las visitas más populares es la que se puede hacer a las bodegas de Concha y Toro. Ahí, además de pasear por los jardines y el exterior de la casa de verano de la familia Concha y Toro, fundadora a finales del siglo XIX, los visitantes tienen la posibilidad de disfrutar de una vista panorámica impresionante del Valle del Maipo.

Al otro lado de los Andes, los turistas pueden encontrar la capital vinícola de Argentina, Mendoza, que ofrece también tours por las bodegas más importantes de la región, donde sobresalen por ejemplo, Vistandes, López, Viniterra, Cavas Don Arturo, Carmine Granata o Cavas de Weinert.

Junto a esos destinos enoturísticos ya conocidos, América Latina cuenta asimismo con otros cuyo renombre es aún menor, pero que están siendo cada vez más valorados.

En Perú, para el caso, en un tour por la ciudad de Ica, la zona vitivinícola por excelencia del país, es posible ingresar en una tradicional bodega artesanal para descubrir el proceso de elaboración de los vinos iqueños, que se producen desde la época virreinal.

Mientras que en México, en la localidad de Bernal, en el estado de Querétaro, una zona que también ha mantenido una larga tradición vinícola, se puede visitar la bodega Puerta del Lobo. En ella, además de admirar el proceso de elaboración, los turistas pueden degustar sus vinos.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines