Economía

Emisiones de CETES elevan deuda del gobierno salvadoreño

Hasta abril, la deuda del Sector Público No Financiero aumentó $561.4 millones. De este monto, la mayor parte fue por emisiones de CETES.

Movimientos. La deuda de corto plazo ha ido al alza en desde hace un año.

Movimientos. La deuda de corto plazo ha ido al alza en desde hace un año.

Las emisiones de Certificados del Tesoro (CETES) realizadas durante los últimos meses por parte del Ministerio de Hacienda han elevado el saldo de la deuda de corto plazo del país, de acuerdo con cifras oficiales.

Los recursos obtenidos a través de estas colocaciones han servido, junto a otras fuentes de financiamiento, para cubrir "temporalmente" la falta de liquidez en la caja del gobierno, según ha dicho el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya.

Al 31 de diciembre de 2020, el saldo en la deuda de CETES era de $645.8 millones. Para el 30 de abril de este año, ese monto pasó a ser de $1,189.2 millones, según el último perfil de la deuda pública difundido por Hacienda en su portal de transparencia.

En cuatro meses, la deuda por la emisión de CETES creció $543.4 millones, lo que representó también una buena porción del incremento de la deuda del Sector Público No Financiero (SPNF), que entre diciembre y abril pasó de $21,651.9 millones a $22,213.3 millones, respectivamente, es decir $561.4 millones más.

Entre marzo y abril, se emitieron $393.3 millones en CETES, según datos de la Bolsa de Valores de El Salvador (BVES). El ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, dijo la semana pasada que los recursos obtenidos a través de los CETES han servido para cubrir la brecha presupuestaria de 2021.

"Parte de esas operaciones las ha cubierto el BCIE, otras las han cubierto otros multilaterales, y hemos hecho algunas emisiones de CETES para temporalmente cubrir esos faltantes de liquidez en la caja fiscal", comentó el funcionario en una entrevista con TCS. "Se van a trasladar a una operación de largo plazo con un multilateral, esas mismas emisiones de CETES", añadió Zelaya.

Cuando se aprobó el presupuesto para el 2021, el parlamento reorientó $1,181 millones de préstamos para cubrir la brecha en el plan de gastos de este año. Además, el gobierno busca cerrar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener un préstamo de $1,300 millones para cubrir los déficits de este año, de 2022 y 2023.

A los CETES se les clasifica como deuda de corto plazo porque su vencimiento no sobrepasa un año. Ricardo Castaneda, economista sénior del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), explica que estos instrumentos se utilizan como un "mecanismo de crédito puente", lo que significa que para poder emitir CETES tiene que haber antes una aprobación por parte de la Asamblea Legislativa, en la que se autorice la negociación de préstamos con organismos multilaterales o colocación de bonos para realizar la sustitución una vez hecha la emisión de CETES.

"Los CETES aunque se obtienen de la misma manera que las LETES (Letras del Tesoro) tienen una lógica distinta", detalla Castaneda.

"Lo que pasa en el caso de El Salvador, y no solo en esta administración sino que en administraciones anteriores, es que estos instrumentos que debieran utilizarse cuando hay deficiencias temporales de ingresos, realmente se han convertido en un mecanismo para el desorden financiero", agrega.

Uno de los desaciertos, a su juicio, es que se espera demasiado tiempo para pagar los instrumentos colocados, por lo que estos luego se convierten en una caja de presión muy fuerte donde el estado tiene que hacer "roll over", particularmente en las LETES, es decir pasar deuda de corto plazo a deuda de largo plazo, o que luego las nuevas colocaciones que se hacen le sirven solo para pagar los vencimientos y no para reducir el saldo.

El saldo de las LETES hasta abril era de $1,329 millones. En lo que va del año, las emisiones lanzadas sobrepasan los $1,000 millones, una cantidad "grande que solo está sirviendo para pagar las LETES que se vencen", destaca Castaneda.

"Lo que denota son las dificultades que tienen, en términos generales, las finanzas públicas de El Salvador, no solo en el mediano y largo plazo, sino también en el corto plazo", dice el economista.

"Se ha creado una presión en la cual esto tiene un costo muy grande", debido al pago de tasas de interés de más del 7 %, lo que es un reflejo del perfil de riesgo alto que tiene el país, concluyó Castaneda, por lo que el margen de maniobra de la administración actual es corto.

Hacienda ha dejado entrever que cubrirá la emisión de $645 millones en CETES, hecha en 2020, con un préstamo del BCIE.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines