Economía

Endeudamiento se aceleró en El Salvador

Los más de $3,700 millones en deuda emitida por la actual administración están muy cerca de la cifra que se adquirió durante toda la gestión de Sánchez Cerén. El ministerio de Hacienda lo atribuye al hecho de enfrentar la pandemia y crisis económica.

Endeudamiento se aceleró en El Salvador

Endeudamiento se aceleró en El Salvador

Endeudamiento se aceleró en El Salvador

Endeudamiento se aceleró en El Salvador

Endeudamiento se aceleró en El Salvador

Endeudamiento se aceleró en El Salvador

Endeudamiento se aceleró en El Salvador

Endeudamiento se aceleró en El Salvador

El ritmo de endeudamiento de la actual administración de El Salvador es mayor que el de los tres gobiernos que le antecedieron. Cuando el Gobierno del Presidente de la República Nayib Bukele asumió funciones, el 1 de junio de 2019, la deuda del país era de $18,535.6 millones; 21 meses después, y hasta marzo de este año, esta aumentó $3,778.9 millones, alcanzando los $22,314.5 millones, de acuerdo con el Banco Central de Reserva (BCR).

Esta cantidad se acerca a los $4,426.9 millones que se agregaron a este indicador durante toda la gestión del expresidente Salvador Sánchez Cerén (2014-2019), un período que abarcó 60 meses, según los datos oficiales.

Durante el gobierno de Mauricio Funes, entre 2009 y 2014, la deuda salvadoreña creció en $4,884.3 millones, por lo que el saldo a su retiro marcaba $14,108.7 millones; en el período del expresidente Antonio Saca, de 2004 a 2009, se reportó un alza de $2,999.7 millones en la deuda pública, por lo que su ciclo cerró con un monto de $9,224.4 millones.

Pandemia, gasto y crisis

El 2020 fue un año atípico. La pandemia de covid-19 se extendió y provocó una crisis económica sin precedentes desde la Gran Depresión. En este escenario, la deuda de El Salvador se disparó.

Según los datos del BCR, al cierre de 2020, la deuda aumentó $2,477.5 millones, totalizando $21,651.9 millones, que equivale a 87.9 % del Producto Interno Bruto (PIB). El salto en la relación deuda-PIB 2020 fue de 16.6 puntos en comparación con 2019, indican las cifras de esta institución.

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) considera que el aumento se debió a "la caída de los ingresos, el aumento del gasto, y la caída del PIB". El año pasado, la economía cayó 7.9 % y se perdieron alrededor de 80,000 empleos, los que se han ido recuperando con el paso de los meses.

"Hay que recordar que ninguno de los gobierno anteriores tuvo una pandemia de estas proporciones, ninguno tuvo una crisis económica de estas proporciones. Claro que ha sido un momento difícil, pero hemos tenido que salir a buscar financiamiento al igual que todos los países", justificó el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, ayer en una entrevista televisiva.

Una vez se decretó la emergencia por el coronavirus, la Asamblea Legislativa aprobó dos decretos para autorizar al Ejecutivo buscar fondos. Uno por $2,000 millones y otro de $1,000 millones. Zelaya indicó que en el caso del primero, solo se lograron desembolsar $600 millones. Además, el gobierno obtuvo $1,000 millones con una emisión de bonos en el mercado internacional. Entre los préstamos obtenidos está el de $389 millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Algunos analistas plantean que la deuda por sí misma "no es buena ni mala", sino depende cómo se utiliza. "El punto es si el destino para el cual se está planteando la deuda va a permitir al país crear las capacidades para poder hacerle frente a estas obligaciones, y si el ritmo al cual se endeude el país pueda ser sostenible", apuntó el economista José Luis Magaña.

"Este año, El Salvador está destinando más para el servicio de la deuda que lo que destina para Salud en el marco de la pandemia. Todos los sectores necesitan en este momento apoyo, la gran pregunta es cuál es el plan y los resultados que se quieren obtener", coincidió Ricardo Castaneda, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI).

Magaña comenta que mucho se ha hablado que el aumento de deuda está relacionado con la pandemia, pero subraya que este es un argumento que tienen todos los países, por lo que "sí que hay un endeudamiento más allá de lo que exigía el contexto de la pandemia".

"Lo que a ARENA le tomó 17 años, a este gobierno le habrá tomado dos años y medio y muy probablemente superará al FMLN, que gobernó diez años, al terminar su período de 5 años", dijo, por su parte, Luis Membreño, en una columna de opinión en LA PRENSA GRÁFICA .

Las últimas 11 aprobaciones del parlamento por $1,530 millones y dos fideicomisos por $1,290 millones, más los créditos pendientes podrían marcar un récord.

En el Plan Cuscatlán, el Ejecutivo reconocía que era necesario "revertir el alto endeudamiento". A la fecha, está en negociación un acuerdo con el FMI para implementar un programa de ajuste y estabilizar la deuda. Sin embargo, el banco de inversión Barclays advirtió en mayo que la tensión política con Estados Unidos podría complicarlo o retrasarlo.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines