Economía

Exjefe del banco vaticano es juzgado por malversación

Exjefe del banco vaticano es juzgado por malversación

Exjefe del banco vaticano es juzgado por malversación

El único Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano inició hoy el proceso que juzgará al expresidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el llamado banco vaticano, Angelo Caloia y a su abogado personal, Gabriele Liuzzo, acusados de malversación y blanqueo de capitales. La audiencia comenzó a las 09.10 horas locales (07.10 GMT), duró unas cuatro horas y a ella asistió Caloia, de 78 años, y no se presentó por motivos de edad Liuzzo, de 95, informó la Santa Sede en un comunicado. También estaban presentes en el aula los abogados Fabrizio Lemme y Francesca Guerriero, que defienden a Liuzzo, y los letrados Anna Sammassimo y Domenico Pulitan, por parte de Caloia. En cuanto al colegio judicial, este ha estado constituido por el presidente Paolo Papanti-Pelletier, y por los jueces Venerando Marano y Carlo Bonzano. Finalmente, se encontraban el promotor de justicia vaticano (fiscal), Gian Piero Milano, el promotor adjunto, Roberto Zannotti, y los abogados que defienden al IOR y a la sociedad SGIR, que se han constituido como partes civiles. El Tribunal no ha fijado la fecha para la próxima audiencia, aunque el presidente ha dispuesto que el 18 de mayo se deben presentar las consultas preliminares de todas las partes del procedimiento. Este es un nuevo juicio en este pequeño tribunal después de los que se han ocupado de filtración de documentos y el último en el que fue condenado por abuso de poder Giuseppe Profiti, expresidente del hospital Bambino Ges en un caso relacionado con las reformas al ático del cardenal Tarciso Bertone. En una nota del IOR del pasado 26 de febrero se explicaba que se les acusa de malversación de fondos y blanqueo de capitales y que según el promotor de Justicia, Giampiero Milano, incurrieron en estos delitos entre 2001 y 2008, con la cesión de "una parte considerable del patrimonio inmobiliario del IOR, con unas pérdidas patrimoniales superiores a los 50 millones de euros". Las investigaciones se iniciaron en 2014, tras la denuncia presentada por el propio IOR y por eso el banco vaticano se presenta como parte demandante en el juicio.

Lee también

Comentarios