Economía

Fitch: Persisten incertidumbre fiscal y amplios desafíos políticos tras las elecciones en Costa Rica

Fitch: Persisten incertidumbre fiscal y amplios desafíos políticos tras las elecciones en Costa Rica

Fitch: Persisten incertidumbre fiscal y amplios desafíos políticos tras las elecciones en Costa Rica

La agencia Fitch Ratings informó, este martes 3 de abril, de que Costa Rica aún enfrenta una elevada incertidumbre y un fuerte desafío político para atender los problemas del déficit fiscal, luego de las elecciones presidenciales de este domingo. La calificadora recalcó que en el país persisten considerables incertidumbres pese a la promesa del presidente electo, Carlos Alvarado, de impulsar reformas integrales para reducir el déficit de manera considerable. Un congreso fragmentado y en desacuerdo sobre la secuencia y el peso relativo de las alzas de impuestos frente a los recortes en el gasto, han obstaculizado el progreso de un plan de ordenamiento fiscal desde la actual administración, pese que todo el espectro político reconoce la necesidad de tomar medidas, señaló la agencia.    "Los desafíos políticos del gobernante PAC (Partido Acción Ciudadana) persisten a pesar de un mayor sentido de urgencia para hacer frente al gran desequilibrio fiscal del país", enfatizó la calificadora estadounidense. Fitch recalcó que la urgencia sobre el tema fiscal de Costa Rica creció, durante el último año, debido a las crecientes presiones sobre las tasas de interés y signos de liquidez ajustada del Gobierno. "De no aprobar un paquete de reforma fiscal que reduzca el déficit, mejore la dinámica de la deuda a mediano plazo y alivie las presiones financieras podrá resultar en una degradación (de la calificación de Costa Rica)", advirtió la agencia. El presidente electo enfatizó que tiene un compromiso de impulsar cambios para elevar los ingresos y también en la contención del gasto público. "Hay señales claras de un compromiso con la estabilidad macroeconómica del país y con la disciplina fiscal. Llevaremos adelante las acciones necesarias para garantizar la estabilidad", recalcó Alvarado, este martes.   Por su parte, la economista Edna Camacho, quien coordinó el equipo económico del presidente electo Carlos Alvarado, durante la pasada campaña para la segunda ronda electoral, reconoció que la evaluación del país podría deteriorarse si no se avanza en aprobar medidas para reducir el déficit. Sin embargo, Camacho agregó que la misma empresa calificadora reconoce dos cosas: primero, que la aprobación de la vía rápida en febrero ha mejorado las perspectivas, y segundo, que Presidente electo apoya dichas medidas de ajuste fiscal. “En el corto plazo, una de las cosas más importantes es la aprobación en primer debate de las medidas para reducir el déficit fiscal así como generar la confianza necesaria para consolidar el ajuste en los años venideros. Eso aumentaría las posibilidades de mejorar las perspectivas de las calificadoras y de obtener financiamiento externo para reducir la presión sobre las tasas locales de interés”, manifestó.   La calificadora Fitch detalló, en su comunicado, que mantendrán el monitoreo del proceso de de aprobación de la reforma fiscal. La calificadora modificó, en enero pasado, la nota del país de BB estable a BB negativo. Las calificaciones "BB" de Costa Rica están respaldadas por indicadores estructurales que son fuertes respecto a países similares, incluyendo altos niveles de ingreso per cápita, desarrollo social y normas de gobierno. Camino difícil La agencia resaltó la crítica del mandatario electo de que el proyecto fiscal, en negociación en el Congreso, es insuficiente, así como el apoyo a mayores esfuerzos para reducir el déficit al 3% durante su mandato. "Esto será difícil dada la pequeña minoría del PAC en la próxima Asamblea Legislativa, pues cuenta con 10 de 57 escaños", recalcó Fitch en su comunicado. Incluso resaltó que apoyar un paquete de medidas fiscales específicas podría ser más fácil políticamente, frente a una reforma más amplia. La calificadora estadounidense fue clara en que Costa Rica enfrentará grandes necesidades de endeudamiento para este año, aunque fueron aliviadas en parte por la captación de $514 millones hecha en el mercado local, antes de Semana Santa. Además aceptó que el avance en los proyectos fiscales podría desbloquear los préstamos de bancos multilaterales, o abrir la puerta para que la Asamblea Legislativa autorice la emisión de eurobonos en el extranjero. "Sin un mayor acceso al financiamiento externo, el gobierno tendrá que pedir prestado fuertemente desde el mercado local de capitales, presionando las tasas locales y aumentando los riesgos de la economía", recalcó Fitch. El déficit fiscal de Costa Rica cerró, en el 2017, en 6,2% de la producción. Para este año se prevé que sea de 7,1% del producto interno bruto (PIB) y 7,9% en el 2019, según la estimación del Banco Central.

Lee también

Comentarios