Economía

Fitch destaca ‘punto de inflexión’ en el prolongado deterioro fiscal de Costa Rica

Calificadora señala esfuerzo de consolidación fiscal dado el resultado financiero más sólido a julio, el acuerdo con el FMI y la contención del gasto en el presupuesto del 2022.

El ministro de Hacienda, Elian Villegas, entregó el Presupuesto Nacional del 2022 a la presidenta de la Asamblea Legislativa, Silvia Hernández.

La agencia calificadora Fitch Ratings resaltó este jueves 9 de setiembre el esfuerzo de Costa Rica de avanzar en el proceso de consolidación de las finanzas del Gobierno, expresado en el Presupuesto Nacional 2022.

Fitch además destacó que el proceso de deterioro fiscal observado durante la última década podría estar alcanzando un punto de inflexión, como consecuencia de un fuerte resultado financiero a julio pasado, la aprobación de la facilidad crediticia con el Fondo Monetario Internacional (FMI), además de las medidas de consolidación presentes en dicho presupuesto.

La calificadora resaltó que el plan de gastos presentado el pasado 1. ° de setiembre al Congreso, apunta a un déficit fiscal del 5% del producto interno bruto (PIB) y un superávit primario de 0,1% de la producción, es decir, una mejora de 1,3 puntos porcentuales en comparación con el resultado fiscal proyectado por el Gobierno para el 2021.

Además, la clasificadora destacó que se mantiene el proceso de contención del gasto gubernamental.

Sin embargo, estos esfuerzos de consolidación aún están en peligro por un estancamiento político, una alta carga de intereses y el aumento de casos de coronavirus, que se reflejan en la Perspectiva Negativa de la calificación “B” de Costa Rica, expresó Fitch, en un comunicado.

“El marco fiscal a mediano plazo, presentado junto con el paquete presupuestario, mantiene la ambiciosa ruta de consolidación de cinco años existente, con el objetivo de lograr un superávit primario del 2,6% del PIB para el 2026, una mejora de seis puntos desde 2020 y 5,3 puntos porcentuales en relación con el 2019”, señaló la Fitch en el reporte.

La agencia estadounidense destacó que el avance de las próximas medidas, como la aprobación de leyes, implicará el respaldo del próximo Gobierno y el congreso electo en el 2022.

Fitch agregó que las mejoras expresadas en el presupuesto del próximo año se basan, principalmente, en medidas de gasto, el cumplimiento de la regla fiscal y un decreto ejecutivo que limita el crecimiento del gasto corriente del Gobierno.

“El presupuesto también asume que se promulgarán medidas basadas en los ingresos, como eliminar algunas exenciones de impuestos sobre un beneficio de empleo público y premios de lotería”, se explica en el comunicado.

Estas medidas, así como el proyecto de ley de empleo público, dependerán de la aprobación de los diputados en la Asamblea Legislativa.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, consideró el comunicado de la calificadora como un cambio de criterio que visibiliza el esfuerzo del país en la contención del gasto, gestión de la deuda e impulso de reformas legales.

“Es necesario sentir que vamos saliendo un poco de la situación, pero con base en la evidencia de buenos resultado. Permanece un problema que es importante arreglar y para el cual hay una hoja de ruta establecida”, destacó el jerarca.

La agencia anticipó que la deuda del Gobierno se estabilizaría en los próximos cinco años, por debajo del 70% de la producción, si el país no se desvía del cumplimiento de la regla fiscal y los compromisos pactados con el FMI.

“Las proyecciones presupuestarias para 2022 son consistentes con la consolidación fiscal anticipada en el acuerdo con el FMI, que prevé un superávit primario superior al 2% del PIB para 2025”, se afirmó en el comunicado.

La calificadora consideró importante para el Gobierno cumplir con los acuerdos con el Fondo dado que los desembolsos del organismo multinacional son relevantes para reducir la presión del costo de la deuda.

El programa de Facilidad de Fondo Extendida (EFF) con el FMI brinda a Costa Rica un financiamiento por $1.800 millones aproximadamente, en tres años.

El primer desembolso de $296 millones ocurrió en julio anterior, después de que el Congreso costarricense aprobara dicho préstamo.

Sin embargo, hay pendientes cinco desembolsos más que dependerán del cumplimiento de metas en reformas legales, como la aprobación del proyecto de renta global.

"Se empieza a generar un cambio de criterio en las calificadoras que ven el esfuerzo del país en la contención del gasto y gestión de la deuda”.

—  Elian Villegas, ministro de Hacienda.

Villegas destacó que contar con los recursos del Fondo es de gran ayuda porque evitan distorsionar el mercado interno.

“El acuerdo con el Fondo, en esencia, nos pide ser responsables fiscalmente. Es aplicar las políticas definidas en la ley (reforma fiscal del 2018), como la regla fiscal, y agregar recursos que provienen de eliminar exoneraciones e incrementar tarifas de impuestos“, afirmó el Ministro.

En el comunicado de la agencia se destaca que los mejores resultados fiscales de este año brindan un alivio a la sostenibilidad de la deuda y permitieron al Ministerio de Hacienda reducir los rendimientos de los bonos de deuda interna en más de 260 puntos básicos, este año.

A julio anterior, el Gobierno cumplió dos metas cuantitativas acordadas con el Fondo. Hubo superávit primario y la deuda creció menos de los esperado.

  • Riesgos latentes

Fitch informó, en su comunicado, de que la recuperación de la economía costarricense está en marcha, después de la contracción del 4,1% de la producción en el 2020.

Para este año prevé un crecimiento del 3,7% del PIB. Sin embargo, hay varios riesgos en el horizonte, en el corto y mediano plazos.

Por ejemplo, se menciona que los casos de covid-19 vuelven a incrementar en el país, pese al avance de la campaña de vacunación.

Esta situación podría implicar la vuelta a las restricciones de movilidad y afectar la recuperación de la economía del país.

Aunque, la mayor incertidumbre para los próximos años será en el ámbito político, pues de las elecciones presidenciales del próximo año dependerán el apoyo a las iniciativas de consolidación fiscal pendientes.

“La implementación de las medidas de consolidación necesarias para cumplir estos objetivos (del FMI) dependerá, principalmente, de la próxima administración. Las elecciones presidenciales y del Congreso están programadas para febrero de 2022 y el resultado es incierto”, subrayó Fitch.

Villegas dijo que, en mayo del 2022, quienes asuman el gobierno deben mantener la responsabilidad fiscal establecida en el acuerdo con el Fondo para beneficio del país.

“Si nos tomamos la medicina amarga por tres años, vamos a salir de esta situación de una manera permanente. Pero si empezamos a echarle azúcar a la medicina, vamos a terminar sin resfriado pero con diabetes. Hay que tener cuidado”, afirmó el jerarca de Hacienda.

Otro elemento adverso puntualizado por Fitch es el estancamiento de la actual Asamblea Legislativa para lograr aprobar proyectos para revertir el deterioro fiscal, máximo con el historial del país de no aprobar o retrasar medidas fiscales.

A partir de octubre, es más probable que las tensiones políticas se eleven a raíz del comienzo de la campaña política, señaló la calificadora.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines