Economía

Gobierno de El Salvador destaca ligera reducción en déficit fiscal

El ministro de Hacienda dice que las calificadoras de riesgo, Moody's, Fitch Ratings y Standard & Poor's, llegarán pronto al país.

El 23 de diciembre el funcionario escribió a   las agencias de calificación de riesgo: Moody's, Fitch Ratings y Standard & Poor's.

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, aseguró que la situación de las finanzas públicas ha mejorado puesto que el déficit fiscal, es decir lo que el Estado no alcanza a pagar con sus ingresos, fue menor que lo que se esperaba en 2019.

Con estadísticas a noviembre y una estimación del dato de diciembre, Hacienda estima que el déficit fiscal fue equivalente al 3 % del producto interno bruto (PIB) el año pasado, cuando la proyección que se tenía era que llegara al 3.2 % del PIB.

"Las finanzas públicas siguen siendo fuertes, hemos cerrado un año con déficit fiscal de -3%, hay un mejor cierre fiscal, porque se había proyectado -3.2 %", dijo el titular de la cartera.

Fuentes además informó que al cierre de 2019 los ingresos corrientes sumaron $6,050 millones, de los cuales $4,910.7 millones provinieron de impuestos, con lo cual la carga tributaria llegó a 18.3 % del PIB y la deuda pública cerró en 70.4 % del PIB.

El año pasado los gastos corrientes del Estado sumaron $5,760 millones, de estos $3,908 millones se utilizaron para pagar salarios y comprar bienes y servicios, $985 millones para el pago de intereses de deudas y $867 millones, en transferencias corrientes.

El 23 de diciembre el funcionario escribió a las agencias de calificación de riesgo —Moody's, Fitch Ratings y Standard & Poor's— para que realicen la respectiva evaluación al país antes de tiempo.

"Ya anunciaron que van a adelantar la calificación, estamos ahorita en diálogo, preparando fechas y esto para ver cuándo pueden hacer su visita, porque queremos que se mejore la calificación de riesgo y ahora es cuando debemos de avanzar como país en materia de crecimiento económico", dijo.

La calificación de riesgo es una especie de nota que sirve para indicar a los inversionistas la capacidad que tiene alguien, en este caso el Gobierno, para endeudarse y cumplir con los pagos.

Se toma en cuenta aspectos como la situación de la economía del país, las perspectivas de crecimiento y otros factores, el estado de las finanzas públicas, como el nivel de deuda de corto y largo plazo, y la situación política.

Según Fuentes, en esta última se han dado avances importantes evidenciados con la aprobación del presupuesto 2020. Dijo que este es el "primer indicador" para las calificadoras de riesgo.

Una mejor calificación se traduce en la posibilidad de tener créditos con mejores tasas de interés, no solo para el Gobierno, sino para todos, puesto que es un indicador de qué tan favorable es invertir en un país.

Por otra parte, Fuentes espera que este año el déficit fiscal también sea menor a la proyección de 3.1 % del PIB. El prespupuesto se elaboró considerando que la economía crecerá 2.5 % este año, pero el Ejecutivo cree que habrá más inversión privada, lo que se traducirá en un crecimiento mayor de la economía y, en consecuencia, de la recaudación.

El año pasado la economía tuvo un ligero repunte en el tercer trimestre, y se espera que el PIB haya crecido en 2.3 %.

Otro factor que podría favorecer la recaudación es la llamada "amnistía fiscal", que realmente es una ley transitoria para que quienes están en deuda con el fisco se pongan al día voluntariamente, aunque sin pagar recargos por multas e intereses.

Un decreto simlar se implementó entre 2017 y 2018 y dejó más de $144.7 millones adicionales en recaudación.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines