Loading...
Economía

Gobierno salvadoreño afrontará compromisos por $2,795 millones entre julio y enero

Entre la deuda pública de corto plazo y el pago del eurobono, Hacienda debe encarar varios pagos a los que se van sumando el déficit y nuevos subsidios

Presión. Expertos señalan varios gastos adicionales que presionan las cuentas fiscales.

Presión. Expertos señalan varios gastos adicionales que presionan las cuentas fiscales.

A partir de julio y hasta enero del próximo año, el Gobierno de El Salvador deberá hacer frente a numerosos pagos de deuda pública de corto y largo plazo que pondrán mayor presión a las cuentas fiscales.

En el lapso de esos siete meses se tienen que pagar unos $2,795 millones entre deuda de corto plazo (Letras del Tesoro y Certificados del Tesoro) y el eurobono por $800 millones que se vence a comienzos de 2023.

Por ejemplo, en agosto, se estiman que debe afrontar el vencimiento de unos $336 millones en deuda pública el mercado de valores salvadoreño y en septiembre esa suma llega a otros $418 millones.

Si bien lo que ha sucedido tradicionalmente con las LETES y CETES es que se logra un refinanciamiento o "rollover", en el último mes ha sido poco lo que se logra colocar y, por lo tanto, el resto debe ser pagado a los acreedores.

Al revisar los vencimientos de LETES en abril pasado, se tuvieron unos $95.6 millones y de estos se colocaron en "rollover" solamente $20.4 millones y en CETES tenían $84.5 millones y colocaron $67.7 millones.

Es decir que en promedio, en el primer trimestre del año no han podido hacer un "rollover" del 23 % de estos instrumentos y solamente en abril subió a 49 % lo que no se pudo refinanciar.

A juicio de Luis Membreño, presidente de Membreño Consulting, si el Gobierno sigue con la tendencia de no poder refinanciar todo, "en el segundo semestre tendrá un problema muy grande".

"Si la tendencia se mantiene, la tendencia en que no puede refinanciar el 20 % de su deuda, equivale a que en los próximos siete meses debe pagar $400 millones, lo cual se suma al déficit fiscal considerado para el año", dice Membreño.

A esta cifra hay que sumar que si el Gobierno mantiene los subsidios, el déficit va a seguir creciendo a final de año. Así, con el subsidio al gas propano, la gasolina, la electricidad y gastos adicionales que va a tener por el régimen de excepción, eso puede costar unos $1,200 millones, lo cual se suma a los $498 millones que oficialmente se ha proyectado.

No hay problema

Al respecto, el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya dijo recientemente que ya se tiene trazado un plan para honrar puntualmente sus compromisos de deuda en el corto y el mediano plazo, por lo que, asegura, no existe ningún peligro de que el país caiga en impago.

"No hay problema con la brecha fiscal para este año: conseguiremos los $498 millones. En nuestros cinco escenarios fiscales no hay ninguna obligación que no esté cubierta", dijo el ministro.

Los escenarios a los que se refiere son un conjunto de opciones para reunir los fondos en condiciones favorables, como los multilaterales. Zelaya mencionó, por ejemplo, el Banco de Desarrollo de América Latina, el Banco Europeo de Inversiones o el Banco Interamericano de Desarrollo.

"Vamos a seguir buscando nuevas estrategias para el país. Ya lo hemos hecho y hemos demostrado la resiliencia que tuvimos durante la crisis económica reciente y lo vamos a continuar demostrando en lo que resta de la gestión", destacó el titular de la cartera de Estado.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines