Economía

Guatemala: qué implicaría la propuesta del Icefi de extender la bonificación hasta 2021

El tanque de pensamiento propone que la bonificación ajustada sea de Q574.50 mensuales para los hogares en condiciones de pobreza, y tendría una asignación estimada de Q12 mil millones.

El Icefi propuso la continuidad del Bono Familia para las personas afectadas por el covid-19 para el ejercicio presupuestario 2021. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

De cara a la presentación del proyecto del presupuesto de ingresos y egresos para el 2021, un centro de investigación presentó una propuesta para que continúe la implementación del Bono Familia a las personas y núcleos familiares afectados por el covid-19 en Guatemala, mientras las autoridades confirmaron que será una discusión que se conozca a nivel político.

La propuesta para ampliar el Bono Familia el próximo año para contribuir a la reactivación económica fue dada a conocer por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) al ministro de Finanzas, Álvaro González Ricci y Raúl Romero Segura ministro de Desarrollo Social.

El planteamiento se propone a 20 días para que la Dirección Técnica del Presupuesto (DTP) del Ministerio de Finanzas concluya con la elaboración del proyecto del presupuesto que deberá de presentarse al Congreso el 2 de septiembre, que según el ministro González Ricci se planteará aspectos relacionados a la atención a los afectados como los programas sociales y un capítulo de reactivación económica.

Eje social y económico

Los investigadores Walter Figueroa y Abelardo Medina Bermejo, presentaron la iniciativa de transformar el Bono Familia con un ingreso garantizado de Q574.50 mensuales para los hogares en condiciones de pobreza, y tendría una asignación estimada de Q12 mil millones equivalentes al 1.9% del PIB.

Los fondos tendrían una cobertura de un millón 744 mil hogares, que representaría un beneficio a 9.7 millones de personas, de los cuales el 60.6% son personas que viven en el área rural, 57.4% se autoidentifican como indígenas y 45.9% son niñas, niños y adolescentes expusieron los analistas.

Figueroa resaltó que la vigencia del programa impactaría en la creación de al menos 150 mil empleos en todo el país, un impacto en el crecimiento económico de 1.9 puntos porcentuales, la creación de 90 mil plazas nuevas en los sectores de agricultura, industria manufacturera y comercio que son los más afectados, pero sobre todo en la reducción de la pobreza en 5.5 puntos porcentuales recuperando a 947 personas ubicándolas arriba de la línea de la pobreza.

“La idea es que las personas no pasen a la pobreza extrema, y con estos ingresos se pueden mantener, al igual que los empleos que se perdieron se puedan generar y mantener tablas”, afirmó Figueroa.

Aseguró que cerca del 60% de los trabajos informales han sido afectados por la pandemia, sobre todo en el sector agrícola.

La implementación, según el Icefi requerirá un padrón único de beneficiarios, mayor efectividad y eficiencias, información puntual de los beneficiados, monitoreo y seguimiento, minimizar errores y anomalías, así como una mejora coordinación para lograr economías de escala entre los programas.

Estas son las acciones que propone el Icefi para financiar la ampliación:

  1. Duplicar el impuesto sobre circulación de vehículos: Q800 millones, 0.13% del PIB
  2. Aplicar el IVA a servicios digitales: Q110 millones, 0.02% del PIB
  3. Duplicar el impuesto a las bebidas: Q860 millones, 0.14% del PIB
  4. Corregir la estimación pasiva de la SAT: Q300 millones, 0.05% del PIB
  5. Considerar aumento de precios internacionales de combustibles: Q290 millones, 0.05% del PIB
  6. Fortalecer la fiscalización con la factura electrónica: Q2 mil 800 millones, 0.46% del PIB
  7. Combate a los flujos ilícitos de capitales: Q323.8 millones,  0.05% del PIB
  8. Eliminar deducciones innecesarias del ISR: Q1 mil 510 millones, 0.25% del PIB
  9. Eliminar gasto tributario no justificados: Q5 mil 925 millones, 0.96% del PIB
  10. Aumentar la tasa marginal del ISR a rentas superiores: Q1 mil 735 millones, 0.28% del PIBTotal: Q14 mil 654 millones, 2.49% del PIB
En la actualidad hay 2.6 millones de familias beneficiarias del Bono Familia que reciben una transferencia monetaria de Q1 mil mensuales, según el Ministerio de Desarrollo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Alcanzar resultados

Jorge Lavarreda, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), recomendó que los programas deben ser acompañados con una teoría de cambio, que se explique cómo se alcanzarán esos resultados, y los mecanismos concretos, que no solo se aplique a este programa en específico, sino en general.

“Ahora van a aparecer muchas propuestas como esta -la de Icefi- como la solución para la reactivación económica, y es bueno que se compita con los análisis técnicos, con la teoría del cambio que son los medios para lograr los resultados que se pretenden”, subrayó.

Añadió que, en este caso, las transferencias monetarias podrán resolver los tres problemas de empleo, crecimiento económico y pobreza, y el monto de la remesa – Q574.50 mensuales- que se propone es diluido.

Manifestó que el mismo FMI ha recomendado que los programas de apoyo temporales no sean permanentes, sino que sean evaluados y diseñados porque hay un tema de sostenibilidad financiera.

Análisis

González Ricci reconoció que será necesario apoyar a las familias afectadas para el 2021, pero no a las cifras que plantea Icefi.

Recordó que durante la crisis se han destinado Q14 mil millones para la atención a los diferentes programas sociales que están en ejecución y que están brindando los resultados, así como el ofrecimiento de créditos con organismos financieros internacionales para atender la crisis.

“Sí podemos utilizar una cantidad para el Bono Familia, pero no me quisiera adelantar el monto, pero creo en invertir más en infraestructura y que esas inversiones que enfocar la mayoría de los recursos en dar las transferencias en efectivo. No digo no dar el apoyo, sino que hay que dar, pero no a los niveles que se están hablando”, afirmó el ministro.

Romero Segura dijo que el Bono Familia tiene dos componentes importantes que es el técnico-financiero y el político-social, y cada uno tiene un marco.

Citó por ejemplo que hay una etapa que está marcando historia en el país, ya que los programas han sido cuestionados al referirse al marco político-social, por las dudas en la selección y los mecanismos de la selección de los beneficiados.

Añadió que el número de familias inscritas en el programa es de 2.6 millones, y la ejecución de Q6 mil millones y los mecanismos de selección son técnicos.

“Se está marcando un antes y un después en los programas de asistencia social y es importante para Guatemala un programa de segunda generación”, apuntó el ministro Romero Segura, al señalar que está contribuyendo a la reactivación económica nacional y local.

Señaló que cualquier acción que no se viera reflejada en el presupuesto, simplemente se queda en buenas intenciones y voluntades, aseguró el ministro quien fue exdiputado de la anterior legislatura, pero hay que perfilar cuales serían los instrumentos de financiamiento de Bono Familia para convertirlo en un programa permanente.

Anunció que el próximo lunes 17 de agosto se empezará a realizar el segundo pago a los beneficiarios que han calificado.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines