Economía

Hacia la evolución bursátil

Los mercados de valores de Centroamérica se impulsan por el aparecimiento de productos innovadores y los procesos de regionalización que los hará más atractivos para inversionistas.

Las principales bolsas de valores de Centroamérica han experimentado en los últimos años un proceso de evolución con el aparecimiento y fortalecimiento de productos bursátiles novedosos que han despertado el interés de los inversionistas locales y extranjeros.

Así, figuras como los fondos de inversión inmobiliarios, las titularizaciones transfronterizas (una operación de $16 millones en El Salvador) y, más recientemente, los primeros bonos verdes (colocados en Panamá por $200 millones), se han convirtiendo en los nuevos protagonistas de las sesiones bursátiles de la región.

Cada uno de estos instrumentos obedece al acercamiento de nuevos actores que buscan capital fresco o son atraídos por la rentabilidad.

En lo que va del año, las bolsas han experimentado buenos resultados en los volúmenes negociados. Por ejemplo, El Salvador da cuenta de un crecimiento del 20 % comparado a junio de 2018; Costa Rica, un 15.7 % y Panamá un 40 % hasta agosto.

Regionalización

Alcanzar la integración de las operaciones de las diferentes plazas de la región centroamericana y sus vecinos es otro campo en el que se realizan importantes esfuerzos y ya han logrado ciertos éxitos.

Valentín Arrieta, director ejecutivo de la Bolsa de Valores de El Salvador, considera que debido a la amenaza de una posible contracción en la economía global para este año, se vuelve más importante el proceso de integración para administrar bien los riesgos de portafolios, país, moneda y político.

El intercambio del mercado salvadoreño con Panamá (el único a la fecha en la región) se va robusteciendo y en dos años han logrado negociar más de $110.9 millones, en 643 operaciones, con la dinámica de 9 Operadores Remotos.

Para este año, la perspectiva es que se negocien cerca de $40 millones ya que se está trabajando para integrar a otras plazas, pero esto depende en gran medida de los respectivos entes reguladores y asambleas nacionales; con quienes se han logrado más avances legales y operativos este año es con República Dominicana y Ecuador.

Al mismo tiempo ambas plazas están trabajando para tener listo todo el andamiaje para cuando sea el momento se integren estas bolsas. Con Guatemala desarrolla la figura de la corresponsalía de los puestos de bolsa, cuyos tiempos, facilidades y costos de transacciones se verán reducidos una vez que se integren.

“Para el efecto se busca firmar acuerdos de entendimiento entre las centrales depositarias de cada país. Al concretarse este primer modelo, se buscará trasladarlo a los otros países de la región”, confirma Waldir Contreras, director de supervisión y vigilancia de la Bolsa de Valores Nacional de Guatemala.

A juicio de Arrieta, los mercados de capitales de Honduras y Nicaragua no son tan grandes o significativos todavía en su aporte al producto interno bruto local y eso se debe a distintos factores como el tiempo de existencia, desarrollo de sus leyes que fortalezcan el entorno y creación de nuevos instrumentos.

“Estos dos países se han enfocado más en la solidez de sus sistemas bancarios”, opina el representante de la bolsa salvadoreña.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines