Economía

Inflación sigue escalando y llega al 4.3 % en El Salvador

Los precios han subido a una tasa no vista desde abril de 2012. FUSADES advierte que la tendencia continuará y señalan ralentización del crecimiento económico.

Foto: archivo

La sensación que todo está más caro y que hace unos meses el dinero le duraba más, no es una simple percepción, sino una realidad. Los precios han subido en comparación al año pasado y la perspectiva es que la situación continuará en alza.

La tasa de inflación de El Salvador, que es el indicador económico que hace referencia al incremento de los precios, llegó a un aumento anual de 4.3 % en agosto. Esta tasa es la más alta registrada desde abril de 2012, señala la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

Dicho incremento tiene un fuerte componente internacional, ya que los precios de las materias primas y bienes de consumo han subido de manera sostenida. Solo como ejemplo, a nivel mundial, los precios de las materias primas de alimentos subieron un 34.6 %, los metales un 43.6 %, y el petróleo 58.6 % a agosto de este año. Además, en el ámbito local, el aumento al salario mínimo, la lenta recuperación del empleo del sector privado, la incertidumbre y la alza en los contagios de covid-19 también afecta.

"La inflación es un fenómeno que nos ha ido mostrando un aceleramiento que no veíamos años atrás... hemos tenido una inflación abajo del 2 % en nuestros país, (una tasa) abajo de la de Estados Unidos. Los más probable es que la inflación al cierre del año se ubique alrededor del 5 %", explicó Pedro Argumedo, investigador del Departamento de Estudios Económicos (DEES) de FUSADES.

Para llegar a este nivel se han visto fuertes incrementos en los grupos que componen el Índice de Precios al Consumidor (IPC) como electricidad, gas y otros con un 10.1 %, que ha venido aumentando desde abril; el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas, registró un alza de 2.1 %, mientras el mes anterior fue negativo –0.1 %. El precio del transporte subió un 8.6 % en agosto, "y reporta varios meses con una tasa alta desde abril", dice el reporte de FUSADES.

Si se mide por producto o servicios, los que más han tenido alzas en sus precios en El Salvador han sido: electricidad, combustible, gas propano, aceite vegetal, maíz, pan francés, huevos de gallina, leche en polvo, precio promedio del almuerzo, pago por servicio de molino y alquiler de vivienda, reza el análisis.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló recientemente que la elevada inflación global se mantendrá en los próximos meses antes de moderarse a los niveles previos a la pandemia a mediados de del próximo año.

"La recuperación económica ha alimentado una rápida aceleración en la inflación este año tanto para las economías avanzadas como en las emergentes, impulsada por la sostenida demanda, la escasez de suministros y un veloz aumento en los precios de las materias primas... la elevada inflación probablemente continúe en los próximos meses antes de retornar a los niveles previos a la pandemia a mitad de 2022, aunque los riesgos de una aceleración persisten", indicaba el capítulo dos del informe de perspectivas económicas del FMI, liberado ayer.

Argumedo explica que la inflación registrada en el país en agosto, es probablemente el reflejo de las materias primas compradas en marzo y "no todo el aumento de precios se ha trasladado al consumidor... de 3 a 6 meses vamos a ver este aumento de las materias primas en los productos finales", y agrega que esta situación podría presionar también la tasa de interés bancaria.

Antonio Zuleta, investigador del DEES, señala que este incremento de precios global está fuertemente ligado en el alza de los fletes de la carga marítima (que superan el 200 % hasta el 500 % comparado al año pasado) y la falta de normalización de las cadenas logísticas.

La inflación roba la capacidad de compra de los consumidores, por ende afecta el consumo y eso incide directamente en el crecimiento de la economía que ya empezó a mostrar la pérdida del factor "rebote", explica Argumedo.

A paso lento

El Banco Central de Reserva ha proyectado que el Producto Interno Bruto (PIB) del país crecerá 9 % al cierre de 2021, es decir se recuperará lo perdido en 2020; pero la fuerza con que venían subiendo los indicadores, empieza a ralentizarse y crecen a un menor ritmo.

Por ejemplo, en las exportaciones "se observa una pérdida de velocidad cuando hacemos una medición desde del comportamiento en su variación anual punto a punto, ya que en mayo aumentaron en 150.5 %, y en agosto se desaceleró a 18.8 %. Igual, las importaciones, de crecer 93.2 % en mayo, pasaron a un 53.2 % en agosto", destacó Zuleta.

Las remesas, que venían con tasas de crecimiento mes a mes (punto a punto) de 124.3 % en abril, bajó a 10.2 % en agosto.

Además, la confianza de los consumidores y empresarios salvadoreños cayó en los últimos seis meses; también el indicador de ventas muestra una disminución, detalla el informe de FUSADES.

"Vamos a un tercer trimestre de desaceleración", recalcó Argumedo.

Esta tendencia implicará que, aunque se pueda cumplir la proyección oficial de crecimiento este año, en 2022 el país volverá a las tasas previas a la crisis, es decir 2.2 %, que seguirán siendo insuficientes, . por lo que será necesario tomar medidas.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines