Economía

Kendra Scott, la mujer que convirtió $500 en una empresa de $1,000 millones

Kendra Scott
Kendra Scott
La fortuna de Kendra Scott está estimada en US$500 millones.

Su esposo estaba desempleado y ella embarazada. Bajo esas circunstancias, la estadounidense Kendra Scott sabía que se le tenía que ocurrir algo para generar ingresos.

Mientras esperaba el nacimiento de su primer hijo, comenzó a diseñar joyas en su casa.

Corría el año 2002 y la joven de 28 años tenía apenas US$500 en ahorros para invertir en su nuevo proyecto.

Después del nacimiento de su hijo, Scott decidió que iría a vender sus diseños con el bebé en brazos.

"Cuando tuve mi primera colección, envolví a mi hijo en un cargador de tela y puse mis joyas en una caja de té", cuenta la empresaria, que hoy tiene 44 años.

"Fuimos a tocar las puertas de las boutiques de Austin (Texas). Vendí todo el primer día. A partir de ese momento, tenía un negocio".

Kendra Scott con su primer hijo.
Kendra Scott
Scott comenzó a vender joyas con su hijo en brazos.

Hoy su empresa, Kendra Scott Design, está evaluada en más de US$1.000 millones y su fortuna personal en US$500 millones.

Más rica que Taylor Swift y Beyonce

En la lista de las mujeres más ricas de EE. UU. elaborada por la revista Forbes (que incluye a las que hicieron su fortuna y no la heredaron), Scott ocupa el lugar 36, por encima de cantantes como Taylor Swift y Beyonce.

Cuando comenzó su empresa, la emprendedora vio que en el mercado había joyas muy caras o joyas muy baratas , pero no existía una oferta intermedia.

Entonces su plan fue producir piezas con piedras preciosas de calidad a un precio conveniente.

"Cada mujer, no importa cuál sea su situación económica, quiere sentirse segura y bonita", dice.

Clientes en una joyería de Scott.
Kendra Scott
La empresa abrió su primer negocio en 2010. Hoy tiene 80 tiendas en Estados Unidos y unos 2.000 empleados, la mayoría mujeres.

Al inicio, la empresaria le vendía a otros negocios. Contrató trabajadoras competentes que le ayudaron a hacer crecer la firma, a pesar de los desafíos personales que en aquella época la tocó enfrentar, como el fin de su matrimonio después del segundo hijo.

"Me propuse crear un equipo de gente talentosa . Siete de mis empleadas originales aún están conmigo", dice Scott.

Marcar la diferencia

El año 2010 la empresa abrió su primer local en Austin y la emprendedora se propuso marcar la diferencia.

"Las joyerías son conocidas por ser intimidantes y formales, con cuerdas de terciopelo y cajas cerradas", cuenta.

"Yo quería crear una experiencia cálida , interactiva y especialmente, divertida".

Como resultado, los clientes pueden probarse las piezas, pedir diseños personalizados, mezclando diferentes piedras con distintos aros, collares, pulseras y anillos.

Aros de Kendra Scott
Kendra Scott
La emprendedora dice que notó una carencia en el mercado de las joyas.

Actualmente la firma tiene 80 tiendas en Estados Unidos , 2.000 empleados y un sitio web que le vende a un mercado global.

Y aunque en ella participan fondos de inversión, Kendra Scott sigue siendo la dueña mayoritaria .

Una característica del negocio que ha tenido buena acogida entre sus clientes es su activa participación en donaciones caritativas.

El año pasado donó US$5 millones y miles de joyas a varias organizaciones sin fines de lucro, fundamentalmente para mujeres y niños. Las empleadas de la firma hicieron 2.000 horas de trabajo voluntario y la empresa organizó más de 10.000 eventos para recaudar fondos.

Kendra Scott trabajando
Kendra Scott
El 96% de los empleados de la empresa son mujeres.

Scott dice que su joyería seguirá desarrollando este tipo de trabajo social porque ella la levantó sobre la base de tres pilares, " familia, moda y filantropía ".

¿Pero de qué manera la firma apoya a las familias?

Una de las vías, es ofrecer generosos permisos de maternidad para las trabajadoras que están empleadas a tiempo completo o medio tiempo. El permiso se extiende en caso de adopción.

La empresa también entrega ayuda financiera para tratamientos de infertilidad y ofrece apoyo económico a las familias que están pasando por alguna crisis, además de permitir que las empleadas lleven a sus bebés o niños pequeños al trabajo.

"Aunque la moda y la joyería parezcan una industria superficial , yo lo veo como una oportunidad para hacer el bien en nuestras comunidades", dice la empresaria.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lee también

Comentarios