Economía

La mitad de los productos peligrosos que entran en la UE provienen de China

Más de la mitad de los productos peligrosos que entraron en la Unión Europea (UE) en 2017, el 53 %, procedían de China, según el informe anual del Sistema Europeo de Alerta Rápida (RAPEX), que registró la misma cifra que el curso anterior. La comisaria europea de Consumo, Vera Jourova, aseguró que la UE está trabajando con el Gobierno chino, con el que está "discutiendo sobre casos concretos" e intercambiando "buenas prácticas" para salvaguardar "las estrictas leyes comunitarias" en materia de consumo. "Los datos demuestran que el sistema está funcionando y que las autoridades están reaccionando ante las alertas", aseguró Jourova, quien advirtió de que el "mayor peligro" para los consumidores europeos está la venta digital, ya que está "creciendo muy rápido". Según la comisaria, existen "muchos riesgos en las compras en línea, sobre todo en las importaciones desde países ajenos a la UE", ya que éstos "no pasan por los mecanismos tradicionales de control". "Estamos hablando con grandes compañías de venta en línea para alcanzar una serie de compromisos concretos antes de final de año", aseguró la comisaria, en referencia a gigantes de la distribución como Amazon, Alibaba, Rakuten, Otto o Ebay. Jourová también expresó su voluntad de que estas empresas fuesen "proactivas" a la hora de plantear medidas para mejorar la seguridad de los productos que distribuyen, tras lo que recordó que toda compañía que opere en el mercado comunitario "tiene que adaptarse a su marco regulatorio". El RAPEX registró un total de 2.201 incidencias, un 7,7 % más que el año anterior, mientras que el número de medidas de seguimiento, entre las que se incluye la posibilidad de retirar los productos del mercado, creció un 3,3 %, pasando de 3.824 a 3.952. Alemania, con 354, y España, con 222, fueron las países que registraron un mayor número de alertas, que en el caso alemán se centraron en los vehículos (68 %) y en el español tuvieron una mayor incidencia en los juguetes (53 %). En el conjunto de la UE los juguetes fueron el bien más notificado, con el 29 % de las alertas, aunque seguidos con una mayor incidencia de los vehículos (20 %), la ropa (12 %), los aparatos eléctricos (6 %) y los artículos de cuidado de bebés, con un 5 %. La comisaria afirmó que el Nuevo Acuerdo para los Consumidores que la Comisión Europea presentará el próximo mes de abril mejorará la seguridad en este sentido y afectará "de forma indirecta" a las plataformas digitales, mejorando la transparencia de las mismas. "La directiva sobre seguridad de los productos fue bloqueada por el Consejo Europeo, pero seguimos trabajando en fórmulas para mejorar en este aspecto", añadió Jourova. El RAPEX es un sistema que lleva activo desde 2003 y que busca conectar a las autoridades supervisoras de los Estados miembros con las europeas para que, de esta forma, los diferentes países puedan intercambiar información y adoptar medidas más rápidamente. Desde su puesta en marcha, el RAPEX ha registrado 24.446 alertas, que han pasado desde las denuncias a los motores trucados de Volkswagen hasta las baterías del Samsung Galaxy Note 7, pasando por la "estrella" de este año, los "spinners", dispositivos de pequeño tamaño que giran sobre sí mismos. "Hemos recibido más de diez alertas distintas relacionadas con los fidget spinners", aseguró Jourova, que explicó que algunos de estos objetos "pueden provocar atragantamientos". "Con que este sistema consiga evitar que tan solo un niño no sea hospitalizado, habrá sido suficiente", concluyó la comisaria europea.

Lee también

Comentarios