Economía

Las dos caras de los bancos de Centroamérica

Aunque de manera global, el desempeño bancario centroamericano fue moderado el año pasado, los países del Triángulo Norte experimentaron un mejor crecimiento en los créditos y depósitos comparados a la región sur.

Los resultados bancarios de 2019 para los actores en Centroamérica fueron como las dos caras de una moneda. Por un lado, las instituciones en los países del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) obtuvieron los mejores crecimientos porcentuales en otorgamiento de créditos y depósitos y, en el lado opuesto de la moneda, los bancos de las plazas nicaragüenses, costarricense y panameña experimentaron bajos resultados (negativos en algunos casos).

Aunque diversos expertos consultados coinciden en que, de manera global, el desempeño bancario en Centroamérica en 2019 fue "modesto" por "un año retador" con un crecimiento promedio en activos de 5.7 % con respecto a diciembre 2018 (con excepción de Nicaragua) y una desaceleración del crédito, impulsado por una menor actividad económica, algunos casos destacaron más positivamente que el resto.

"En términos generales, la banca se ha adaptado a los cambios del entorno que ha implicado retos en diferentes aspectos políticos, sociales, fiscales y económicos. Cada país tiene sus particularidades y difíciles de predecir, pero los bancos han adoptado estrategias conservadoras y han resistido, y los perfiles financieros se mantienen", considera Rolando Martínez, director senior de instituciones financieras centroamericanas de Fitch Ratings.

Así, el incremento en el otorgamiento de créditos para los países del Triángulo Norte rondó entre el 10 % y 5 %; mientras que para los restantes tres países del istmo fue del 3 % hasta una caída del -18 %.

Gary Barquero, gerente general de la agencia calificadora SC Riesgo, opina que los resultados globales estuvieron exacerbados por el contexto político y el problema de déficit fiscal en algunos países, como es el caso de El Salvador y Costa Rica.

Liquidez

Entre los factores que influyeron positivamente para los países al norte de Centroamérica están: el incremento de la inclusión financiera y las variaciones en el ámbito legal que han beneficiado en buena medida las operaciones de los bancos al flexibilizar y volver más eficiente los procesos; así como la eliminación de impuestos que restringían el crecimiento del sector (como en el caso de El Salvador), considera Óscar Jasaui, presidente Pacific Credit Rating (PCR).

Por otro lado, pese a que el envío de remesas ha disminuido en su dinamismo, este continúa siendo abundante y estable, por lo que ha producido un exceso de liquidez por depósitos del público.

El año pasado se tuvo un alza promedio regional de 7.7 % en depósitos, excepto Nicaragua. Esta dinámica genera un aumento de la capacidad de liquidez para la colocación de créditos. 

Así, al convertirse en la principal fuente para las financiaciones de carteras, las tasas de interés bajan para incentivar el incremento del crédito de consumo y financiamiento a micro, pequeñas y medianas empresas como impulsan entidades multilaterales.

Esta disminución de las tasas, también han incentivado el consumo en el corto plazo producto de una mayor preferencia en la utilización de los recursos para gastos que en el mantenimiento de los depósitos bancarios, continúa Jasaui.

"El exceso de liquidez impacta, por un lado, en la reducción general de las tasas promedio ponderadas resultando en un menor rendimiento de la inversión a nivel institucional y en banca personal, además de una colocación de créditos más riesgosos con el objetivo de mantener cierta productividad en los activos propiciando cosechas morosas en un mediano plazo", señala el presidente de PCR.

Los 25 más grandes

Sobre el Ranking de bancos de Centroamérica, medido por sus activos, en 2019 se ubicó en primer lugar BAC International Bank, de Panamá, con $22,996 millones. Este escaló desde el séptimo puesto que tenía en 2018 luego de un crecimiento del 175 %, según datos oficiales, y desbancó al líder Banco General de Panamá, dejándolo en el segundo lugar.

También destaca el caso de las operaciones panameñas de Bancolombia, que creció un 152.8 % y saltó de la casilla #13 a la #3, con $12,670 millones.

De hecho, otros actores de dicha plaza como Global Bank Corporation, y Banco Aliado experimentaron fuertes crecimientos en sus activos. Este último se estrenó en el ranking de este año en el puesto #22, dejando fuera a Banco Agromercantil de Guatemala.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines