Economía

Los bonos verdes germinarán en Centroamérica

Los expertos coinciden en que entre 2019 y 2020 se estarán concretando los primeros tres a cinco proyectos que utilicen esta figura del mercado bursátil en la región.

Los bonos verdes germinarán en Centroamérica

Los bonos verdes germinarán en Centroamérica

Los expertos coinciden en que entre 2019 y 2020 se estarán concretando los primeros tres a cinco proyectos que utilicen esta figura del mercado bursátil en la región.

Los mercados de valores de la región centroamericana pueden convertirse próximamente en terreno fértil para que surjan los primeros bonos verdes (BV). Diversos expertos consultados por El Economista coinciden en que las condiciones están dadas para que en el corto plazo se den las primeras emisiones.

Los bonos verdes son instrumentos financieros de renta fija, que pueden ser colocados tanto para oferta pública como privada, al igual que cualquier bono que circula en el mercado de valores. La diferencia es que los BV se van a enfocar en proyectos que ayuden a mitigar el efecto del cambio climático.

Según datos del reporte anual de iniciativa de bonos climáticos, en 2014 en los principales mercados de valores del mundo, se colocaron emisiones de bonos relacionadas con el medio ambiente, por un aproximado de $39,000 millones. El año pasado este tipo de emisiones sumaron los $167,300 millones, la mayoría se concentraron para energía renovable, construcción y transporte de baja emisión de carbón.

Entre 2014 y 2018 fueron registradas, 1,543 emisiones globales de bonos verdes, 204 fueron nuevos emisores, con un total de 625 emisores.

En algunos países de América, por ejemplo Perú, Brasil, México y Colombia, las experiencias con este tipo de emisiones ya están más adelantadas.

Gary Barquero Arce, gerente general de agencia SCRiesgo, afirma que el producto como tal es relativamente nuevo, pero en Centroamérica ha tenido una muy buena respuesta, tanto por inversionistas internacionales como por iniciativas locales que tratan de mitigar el cambio climático.

“Tanto en Panamá, El Salvador y Costa Rica, hay mucho interés en impulsar este tipo de producto, aunque el proceso es incipiente. Creemos que entre 2019 y 2020 se estén concretando de tres a cinco proyectos que utilicen esta figura”, asegura Barquero.

Pioneros

A la fecha se registran pocas experiencias de emisiones de BV por parte de emisores regionales. En 2016, el Banco Nacional de Costa Rica realizó una por un monto de $500 millones, que serían utilizados en proyectos de energía renovable, y ese mismo año el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) realizó su primera emisión en bonos verdes en Rand Sudafricano (ZAR) por $72.9 millones y con un plazo de cuatro años.

Los bonos del BCIE se colocaron en el mercado japonés, bajo el formato Uridashi, entre inversionistas minoristas en Japón, y sirvieron al financiamiento de programas y proyectos sostenibles que contribuyen a mejorar la eficiencia energética, potenciar el uso de las energías renovables y fortalecer la infraestructura energética de la región centroamericana.

Dante Mossi, presidente del BCIE, afirma que el año pasado, la entidad inició la implementación de un programa de BV que permitirá la canalización de fondos provenientes de inversionistas internacionales interesados en colocar fondos en iniciativas responsables con al medioambiente dentro de la región centroamericana.

“El BCIE se encuentra desarrollando su infraestructura interna para obtener una certificación global, la cual permitirá la emisión de bonos verdes con estándares internacionales y mejores prácticas, así como fortalecerá sus capacidades en la promoción de dichas emisiones con inversionistas internacionales comprometidos con inversiones socialmente responsables”, afirma Mossi.

El plan de fondeo del banco para este año considera la emisión de bonos por un monto aproximado de $1,100 millones y han identificado nuevos mercados en los que puede potenciar el éxito de sus emisiones utilizando un formato de BV.

A nivel regional, desde el primer trimestre del año pasado, la Bolsa Nacional de Valores de Costa Rica (BNV) es pionera al ofrecer este instrumento.

María Brenes, directora de Relaciones y Desarrollo Corporativo de la BNV, dice que desde entonces se ha hecho una serie de eventos para dar a conocer el producto y sus beneficios entre las empresas y potenciales inversionistas.

“Hay empresas que ya están en la etapa de análisis de estructuración y características de un bono verde y esperamos que en el segundo semestre de este año se puedan ver las primeras emisiones en el mercado local”, asegura Brenes; sin embargo, influirán las condiciones del mercado presentes en su momento (por ejemplo, las tasas de interés) para que las entidades se decidan a emitir.

Por su parte, Alexánder Quezada, gerente de Desarrollo de Mercados Bolsa de Valores de Panamá, confirma que hasta la fecha no tienen experiencia en este tipo de instrumentos, pero esto podría cambiar pronto.

“Tenemos como meta hacer el lanzamiento de una guía de emisión de bonos verdes durante el segundo trimestre del año. En dicha guía se especificará el proceso que deben seguir los emisores para emitir este tipo de instrumentos, al igual que las responsabilidades y beneficios inherentes”, dice el representante panameño.

Quezada agrega que han tenido acercamientos por parte de emisores interesados en emitir este tipo de instrumentos y “en todos los casos es viable”, ya que hay información de mejores prácticas y procesos de validación.

Las actividades que muestran potencial para realizar emisiones en Centroamérica son: proyectos de energía renovable, eficiencia energética, transporte limpio, tratamiento de agua, manejo de residuos, agricultura, entre otros.

“Nosotros como calificadora estamos haciendo un descuento especial en nuestros honorarios para aquellos que estén interesados en obtener, ya sea una segunda opinión de parte nuestra, o bien una calificación de riesgo crediticio en un bono verde”, dice Barquero, de SC Riesgo, que además adelanta que ya existe un interés por parte de gobiernos locales (alcaldías) en financiar proyectos con impacto ambiental y, en el ámbito privado, hay iniciativas tendientes al procesamiento de lubricantes, así como algunas entidades bancarias. 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines