Economía

Los empleados de brasileña Eletrobras inician huelga contra su privatización

Los empleados de brasileña Eletrobras inician huelga contra su privatización

Los empleados de brasileña Eletrobras inician huelga contra su privatización

Los empleados de la estatal brasileña Eletrobras, la mayor empresa de energía de América Latina, iniciaron hoy una huelga de 72 horas en todo el país para protestar contra la posible privatización de la empresa, informaron hoy fuentes sindicales.

La paralización fue secundada este lunes por el 90 % de los empleados de todas las empresas que componen el gigante eléctrico, entre generadoras, transmisoras y distribuidoras, según un comunicado de la Asociación de los Empleados de Eletrobras.

La dirección de la empresa, por su parte, informó que las operaciones de la eléctrica continúan normales y que no hay riesgo de desabastecimiento eléctrico gracias a la acción de los equipos de contingencia y a que la Justicia impide que más del 75 % de los empleados paralice sus actividades.

La Eletrobras presentó el pasado viernes un recurso ante el Tribunal Superior de Trabajo (TST) solicitando que declarara la huelga ilegal, pero la corte rechazó la petición y aclaró que los huelguistas tiene que garantizar el funcionamiento mínimo de las operaciones.

"Nuestra paralización es contra la privatización del Sistema Eletrobras. Nuestra evaluación es que esa venta generará pérdidas para la sociedad, como la subida de los tarifas de energía", afirmó el presidente de la Asociación de Empleados, Wilson Ferreira Junior, quien calcula el reajuste de las cuentas en el 30 %.

De acuerdo con el dirigente sindical, la privatización también provocará un despido masivo de empleados y la precarización del trabajo en la empresa.
El Gobierno del presidente Michel Temer anunció el año pasado su intención de privatizar Eletrobras este año y el respectivo proyecto ya fue enviado al Congreso, donde ha avanzado muy lentamente.

Actualmente el proceso fue paralizado por determinación de un tribunal que dio un plazo de 90 días para que los gestores de la empresa y de algunas de las subsidiarias que serán ofrecidas en venta presenten un estudio sobre el posible impacto de la privatización.

El Gobierno brasileño considera la privatización de la energética y de sus distribuidoras como una de las medidas "más importantes" dentro de la agenda de reformas que pretende realizar antes del 1 de enero de 2019, cuando expira el mandato de Temer, y que buscan equilibrar las deficitarias cuentas públicas brasileñas.

La privatización de Eletrobras supondría unos ingresos para las arcas públicas de algo más de 12.000 millones de reales (unos 3.200 millones de dólares), según afirmó recientemente el ministro de Hacienda, Eduardo Guardia.

Eletrobras es el mayor grupo de generación eléctrica de América Latina, con una capacidad instalada equivalente a un tercio del total del país y líder en transmisión, con cerca de 61.000 kilómetros de líneas. 

Lee también

Comentarios