Economía

Los países de la UE acuerdan nuevas medidas para reducir el riesgo bancario

Los países de la UE acuerdan nuevas medidas para reducir el riesgo bancario

Los países de la UE acuerdan nuevas medidas para reducir el riesgo bancario

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) llegaron hoy a un acuerdo sobre un paquete de medidas para reducir el riesgo bancario, que aumentan los requisitos para que las grandes entidades estén preparadas ante posibles quiebras y el contribuyente no tenga que correr con las pérdidas.

"Lo tenemos. El consejo ha alcanzado un acuerdo general", dijo el ministro de Finanzas búlgaro, Vladislav Goranov, en nombre de la presidencia de turno de la UE, al término del debate celebrado durante el consejo de ministros (Ecofin) en Bruselas.

La Comisión Europea presentó este paquete de medidas en noviembre de 2016 y desde entonces los ministros lo han debatido en varias ocasiones sin llegar a un acuerdo, hasta lograr en esta ocasión la mayoría cualificada necesaria para salir adelante y que a continuación deberá aprobar el Parlamento Europeo.

En concreto, las normas planteadas por Bruselas introducen en el marco de resolución bancaria comunitario el estándar sobre Capacidad de Absorción de Pérdidas Totales (TLAC, por sus siglas en inglés), que obligará a las 30 entidades con riesgo sistémico, las "demasiado grandes para caer", a emitir un mínimo de pasivos subordinados y otros instrumentos de capital que puedan absorber pérdidas en caso de resolución.

Este requisito se integrará con las normas europeas que ya exigen un mínimo de fondos propios y pasivos elegibles (MREL en inglés) a todos los bancos y cuyo objetivo es el mismo: que tengan fondos suficientes "fácilmente rescatables" para que las autoridades lleven a cabo una resolución ordenada y se evite usar fondos públicos.

El compromiso acordado prevé que las entidades tengan que destinar un 8 % de su total de fondos propios y pasivos elegibles a crear estos colchones.

Además, la UE establece una nueva categoría de bancos que, sin formar parte de las entidades de importancia sistémica, puedan plantear un riesgo para la estabilidad financiera.

En ella entrarán las entidades con un balance de más de 100.000 millones de euros, que estarán sujetas a requisitos similares a los de los grandes bancos sistémicos.

Por otra parte, el acuerdo incluye la introducción de un ratio de apalancamiento obligatorio del 3 % del capital de máxima calidad (Tier 1) de la entidad, para evitar que los bancos presten en exceso cuando no dispongan de capital suficiente, como se vio durante la crisis.

El acuerdo contó entre las grandes economías con el apoyo de España, Alemania, Francia, Reino Unido y Holanda, aunque Italia se abstuvo por considerar que más allá de la reducción de riesgos en el sector debe también avanzarse en la mutualización de los mismos.

"Estamos listos para sumarnos al compromiso", dijo durante el debate el ministro de Economía español, Ramón Escolano, quien insistió, no obstante, en que este acuerdo "debe ser entendido en el contexto más amplio" de la hoja de ruta para, no solo reducir, sino compartir riesgos.

Así, instó a avanzar en junio sobre la constitución del cortafuegos para el Fondo Único de Resolución Bancaria y el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos.

Y es que este paquete de reducción de riesgos se considera clave para suavizar las reticencias de ciertos países, en particular Alemania, a dar pasos en estas medidas si no se sanea más la banca europea.

A este respecto, Goranov indicó que basándose en este acuerdo "la decisión de progresar en el cortafuegos del Fondo de Resolución se tomará en junio de 2018".

Lee también

Comentarios