Economía

Luna se prepara para la expansión en C.A.

El plan estratégico de 5 años desde que relanzaron la marca Cuscatlán en 2016 fue llegar fuera de las fronteras del país. “Se estableció un plan para consolidar la franquicia y empezar un proceso de expansión a través de principalmente oportunidades de adquisición en el resto Centroamérica”, explica Luna.

José Eduardo Luna, director Ejecutivo de Banco Cuscatlán. 

Este ha sido un año de no parar, para José Eduardo Luna, director ejecutivo del Banco Cuscatlán, y no ha sido solo por la emergencia, sino porque este es un año crucial. Es el año de la fusión, después de que Cuscatlán comprara las operaciones de Scotiabank El Salvador.

La integración está en la recta final, y aunque ya funcionan como una sola marca, en octubre serán legalmente una sola entidad bancaria, la segunda por activos y créditos de la plaza salvadoreña.

Esto marca uno de los grandes hitos del último lustro en el mercado, y aunque hubo ciertos atrasos en algunos temas sobre todo de “branding ” por que no hubo movilidad en el país, todo avanza conforme a lo estipulado. 

“Se suman los portafolios y ellos eran muy fuertes en hipotecas, créditos de vivienda. Nosotros éramos más fuertes en créditos de consumo... Entonces al final nos convertimos de lejos en el segundo banco...con más de 750,000 clientes”, dice Luna.

Con los estados financieros ya consolidados, Cuscatlán tendrá más de $3,840 millones en activos y una cartera crediticia que superará los $2,460 millones.

Y aunque son una banca universal, consideran enfocarse más en créditos productivos.

“Somos los número uno en créditos hipotecarios, y los número dos en crédito de personas, y tercer o cuarto lugar en créditos de empresas", señala. Es ahí donde ve que hay una fuerte oportunidad para crecer, sobre todo en créditos para la pequeña y mediana empresa.

La pandemia del covid-19 no afectó las metas que tenían en depósitos y han logrado crecer y llegar a los $2,700 millones a pesar de que algunas sucursales (sobre todo las que estaban en centros comerciales) permanecieron cerradas. En materia de crédito se ha mantenido, explica.

Listos para C.A.

El plan estratégico de 5 años desde que relanzaron la marca Cuscatlán en 2016 fue llegar fuera de las fronteras del país. “Se estableció un plan para consolidar la franquicia y empezar un proceso de expansión a través de principalmente oportunidades de adquisición en el resto Centroamérica”, explica Luna.

Ese proceso continúa y aunque Luna reconoce que no es sencillo están en la búsqueda de la compra ideal, y lo ideal sería que lograran encontrar un banco en el triángulo norte de la región.

“Buscamos, pues obviamente un banco que tenga buena reputación, que tenga el tamaño correcto para la adquisición, no puede ser demasiado grande, tiene que ser un banco de tamaño mediano donde aporte valor”, señala.

Luna está ligado al nombre Cuscatlán desde hace más de 20 años, también cuando el banco fue adquirido por Citibank y posteriormente pasó a ser parte del Grupo Imperia que relanzó la marca que es icono en el mercado local.

“Para mí el principal logro es traer de regreso la marca al mercado y traerla con una promesa de volver a ser el Cuscatlán de antes, de ser un banco enfocado en el cliente y eso es un cambio de modelo”, dice.

Eso implica atender a todos los clientes y tener presencia en todo el país, agrega, para ello hoy cuentan con 70 sucursales y han regresado a ser “un banco salvadoreño manejado por salvadoreños”.

Han hecho alianzas para contar con corresponsales financieros y han duplicado su red de cajeros automáticos, el trabajo no para. "Estamos seguros que 2021 será un buen año, regresamos a crecer (como sistema) y nosotros como Cuscatlán acompañando ese crecimiento”, finalizó. 

Esta nota fue originalmente publicada en la edición 153 / Septiembre- octubre 2020   

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines