Economía

Merkel marca diferencias con Kurz, pero dice que le juzgará por sus hechos

La canciller alemana, Angela Merkel, marcó hoy diferencias con su homólogo austríaco, Sebastian Kurz, en cuestiones como la política de acogida de refugiados, pero garantizó que le juzgará "por los hechos" y no por haberse aliado para gobernar con el ultraderechista Partido Liberal (FPÖ). Merkel recibió a Kurz con honores militares en su primera visita como canciller a Berlín y, en rueda de prensa conjunta, ambos apostaron por mantener la estrecha colaboración de dos países vecinos y aliados, aunque reconocieron la existencia de discrepancias en asuntos claves. Entre los objetivos comunes, Merkel destacó su apuesta por una Europa más segura, con una economía fuerte, que respete el principio de subsidiariedad y que busque mayor eficiencia en los gastos, pero subrayó también la importancia de garantizar su "operatividad" en áreas como la política de defensa o de inmigración. En política migratoria, donde Austria aboga por un endurecimiento, Merkel señaló que la meta conjunta es "reducir" las llegadas ilegales y buscar alianzas con los países de origen y se mostró convencida de que, aunque haya diferencias, ni Berlín ni Viena quieren dar margen de acción a las mafias que trafican con personas. Kurz consideró que es "legítimo" tener posiciones diferentes y puso énfasis en las coincidencias, como, por ejemplo, el refuerzo de la seguridad en las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE). Preguntada directamente por la alianza de los populares de Kurz con los ultranacionalistas de FPÖ, Merkel dijo: "Lo juzgaremos por sus hechos". En opinión de Merkel, hay base para la cooperación en política europea. El canciller austríaco, por su parte, defendió a su país como "una democracia fuerte con elecciones libres y justas", recordó que el FPÖ -el segundo partido más votado- ya ha gobernado, incluso con los socialdemócratas, y agradeció a Merkel su margen de confianza. Kurz definió a su Gobierno de "proeuropeo", aunque recalcó que en política de refugiados sigue la línea que cree "correcta", al margen de lo que hagan otros Estados. A su juicio, la política europa de reubicación de refugiados desde Grecia e Italia no es la solución para el problema migratorio, sino el refuerzo de las fronteras y la ayuda en las naciones de origen, y no se puede tachar a Austria de insolidaria cuando es el segundo país, tras Suecia, que más solicitantes de asilo per capita ha recibido.

Lee también

Comentarios