Economía

Moody’s revisa perfil de la banca salvadoreña

La agencia calificadora de riesgo pasó el perfil macro del sector de "Débil" a "Muy Débil+" para incorporar el entorno "desafiante" del país y por el riesgo de liquidez del Gobierno.

Preparada. Expertos consideran que la banca local permanece todavía bastante robusta.

Preparada. Expertos consideran que la banca local permanece todavía bastante robusta.

La agencia calificadora de riesgo Moody’s dio a conocer que ha colocado a revisión el Perfil Macro para el sistema bancario de El Salvador de "Débil" a "Muy Débil +", para incorporar el entorno operativo más desafiante para los bancos locales derivado del deterioro de las perspectivas económicas y los mayores riesgos de liquidez que enfrenta el Gobierno.

Esta acción sigue al anuncio de Moody’s Investors Service, publicado el 16 de noviembre, de que había colocado las calificaciones de bonos B3 de El Salvador en revisión para rebaja.

Particularmente, la agencia informó que puso en revisión para rebajar todas las calificaciones y evaluaciones de largo plazo del Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal) y Banco Agrícola.

"La revisión de las calificaciones de los bancos también se enfocará en las implicaciones del deterioro en las perspectivas de sostenibilidad de la deuda soberana para el sistema bancario local, en particular para Bandesal y Banco Agrícola, a la luz de la creciente exposición del sistema a la deuda soberana", indica el informe.

En el caso particular del Banco Agrícola, este tiene una calificación de "B1" y Moody’s destaca que estas muestran su "sólida y estable rentabilidad". Sin embargo, "la calidad estable de los activos podría deteriorarse en los próximos trimestres a medida que finalicen los aplazamientos de préstamos" y aunque "la capitalización sigue siendo adecuada", ha disminuido en los últimos años impulsada por los altos pagos de dividendos.

Al respecto, Rafael Barraza, presidente ejecutivo de Banco Agrícola, manifestó que la mora está baja y mantiene una cultura de prevención para garantizar las reservas de liquidez.

"Mantenemos crecimientos constantes de los depósitos de nuestros clientes, aumentando nuestra participación dentro del sistema y ratificando una estructura de fondeo sólida y eficiente", expresó.

Barraza agregó que uno de los principales compromisos de la institución es garantizar la confianza de los clientes, accionistas e inversionistas, por eso manejan "con efectividad" los riesgos operativos, de tasa de interés y de liquidez para lograr un desempeño financiero "sólido y con rentabilidades superiores al promedio de la banca local", que van en línea con las mejores prácticas internacionales y por encima de lo requerido por la normativa local.

Perspectivas

A juicio de Rolando Martínez, director senior de instituciones financieras de Fitch Ratings, la banca salvadoreña incrementó a lo largo del año su exposición a la deuda soberana, pero esta capacidad no es infinita.

"Si bien puede seguir invirtiendo haciendo una renovación de los vencimientos de Letes, no creemos que haya mucho más espacio para incrementar su exposición", señala Martínez.

Además, agrega que, aunque la crisis encontró a la banca salvadoreña "preparada y con un perfil financiero fuerte" por su alto nivel de capitalización y buena calidad de préstamos a partir de marzo de 2021 y se espera que los efectos de la crisis se vean en los indicadores de morosidad de clientes con mayor énfasis casi a mitad del próximo año.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines