Loading...
Economía

Recompra de sus bonos le costaría hasta $700 millones a El Salvador

Un análisis del Grupo EMFI plantea esta posibilidad como el escenario más probable. Hacienda dijo que con la compra anticipada, el país se podría ahorrar "entre $100 o $200 millones", según esté el mercado.

Gestión. El Salvador enfrenta retos fiscales en el mediano y largo plazo.

Gestión. El Salvador enfrenta retos fiscales en el mediano y largo plazo.

La recompra de los bonos que vencen en 2023 y en 2025 podría costarle entre $600 millones y $700 millones al gobierno salvadoreño, fondos que se cubren con los Derechos Especiales de Giro (DEG) y con préstamos de la banca multilateral, según un análisis emitido por el Grupo EMFI el pasado 26 de julio.

Ese día, el presidente Nayib Bukele anunció la compra de la deuda salvadoreña "a precio de mercado". El mandatario aseveró que el país cuenta con la liquidez suficiente para pagar "todos sus compromisos a su vencimiento" y comprar su propia deuda —hasta 2025— por adelantado.

Para concretar la operación, el parlamento salvadoreño autorizó que el Banco Central de Reserva (BCR) traslade al Ministerio de Hacienda 275 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG, un activo de reserva del Fondo Monetario Internacional), que equivalen a $360 millones, y suscribir un préstamo de $200 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El Salvador posee un 25 % de la cartera de préstamos del BCIE, según una nota reciente de la agencia calificadora Moody's. "Dada la política de exposición máxima del banco del 30 % para préstamos en un solo país, estimamos que El Salvador podría obtener $435 millones adicionales en financiamiento del BCIE antes de tener que recurrir a otros multilaterales regionales para obtener financiamiento", destacó la agencia en una nota publicada antes del anuncio de compra anticipada.

"Las operaciones en efectivo puro (como la que se propone) son muy raras, ya que los gobiernos normalmente emiten bonos nuevos para financiar la recompra. La ejecución por debajo del par también es inusual", reza un fragmento de la nota publicada por Grupo EMFI tras el anuncio gubernamental.

Las dos emisiones de bonos suman $1,600 millones, que deben cancelarse en los años 2023 y 2025, por lo que "el gobierno debería tener al menos $890 millones en fondos disponibles para la operación entre sus $575 millones en DEG (de los cuales $390 millones fueron asignados en 2021) y los $320 millones de préstamos" de la banca multilateral, indicó el reporte.

Empero, el escenario más realista para EMFI "con menor participación y de alguna manera precios más bajos que cuestan entre $600 y $700 millones", lo que se cubre con los DEG y los préstamos multilaterales.

Sube el precio de los bonos

Una vez que se conoció el plan, el precio de ambas emisiones aumentó. Según los precios indicativos recopilados por Bloomberg, el bono de 2023 subió de casi 10 centavos de dólar a los 86 centavos después del anuncio, según. La semana pasada este cotizaba en 75 centavos, desde un valor inicial de 100 centavos.

Mientras tanto, las notas de 2025 subieron 16 centavos para cotizarse en 52 centavos, el nivel más alto desde mediados de abril. Desde el año pasado, las diferentes emisiones de deuda soberana de El Salvador han cotizado a la baja.

"El gobierno puede obtener un volumen de licitación significativo para el primero a estos precios, pero esperaríamos que el segundo aumente más si la oferta se considera creíble. Sin embargo, no sabemos el volumen de cada bono que el gobierno estaría dispuesto a recomprar", indica el informe de EMFI.

"Cuando te dicen a qué valor van a estar (los bonos) es casi impredecible saberlo. En más o menos seis semanas vamos a verificar cuáles son los valores a los que se van a estar comercializando nuestros bonos y cuál es la franja a la que podremos acceder", comentó ayer el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, en una entrevista televisiva.

"No todos los bonistas van a querer vender, y eso lo tenemos claro, porque hay algunos que sí están completamente seguros que vamos a cumplir con nuestras obligaciones", agregó el funcionario.

Según Zelaya, con la compra anticipada, el país se podría ahorrar "entre $100 o $200 millones, dependiendo las condiciones del mercado y quiénes nos quieran vender". Para el Grupo EMFI, agregar el repago del bono 2023 a las obligaciones de este año "pone al gobierno en una situación financiera más difícil". Zelaya expresa lo contrario, y asevera que no hay un problema de liquidez.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines