Economía

Regulación, falta de capacidad y combustible, grandes retos de la aviación

Regulación, falta de capacidad y combustible, grandes retos de la aviación

Regulación, falta de capacidad y combustible, grandes retos de la aviación

La regulación, la falta de capacidad de los aeropuertos y el precio del combustible, además de las barreras innecesarias para viajar, son los principales desafíos del sector del transporte aéreo, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), cuya 74ª Asamblea General se clausuró hoy en la ciudad australiana de Sydney.

Durante tres días más de 1.000 participantes se reunieron en la asamblea de la IATA, en la que se hizo un llamamiento a los gobiernos para que intensifiquen los esfuerzos por difundir los beneficios económicos y sociales de la aviación, eliminando barreras a la libre circulación de personas a través de las fronteras.

El consejero delegado de la IATA, Alexandre de Juniac, recordó que, en los próximos veinte años, el número de pasajeros se duplicará, lo que es "una excelente noticia para la economía mundial, ya que la conectividad aérea es un catalizador para la creación de empleo y el crecimiento del PIB".

Sin embargo, alertó: "No obtendremos los máximos beneficios sociales y económicos de este crecimiento, si las barreras para viajar no se abordan y los procesos no se simplifican".

La IATA ha desarrollado una estrategia de fronteras abiertas para ayudar a los gobiernos a trabajar con la industria, para mantener la integridad de las fronteras nacionales y eliminar todo lo que impide que se satisfaga la demanda de viajes.

El precio del petróleo es uno de los desafíos más grandes de la aviación, particularmente en Europa, "por el costo tan alto que tiene hacer el transporte aéreo en nuestro continente", según el vicepresidente regional de la IATA para Europa, Rafael Schvartzman.

A todas las compañías les afecta el precio del combustible, pero también han demostrado que "se puede lograr eficiencia incluso en circunstancias como esa".

Otros grandes retos son la regulación y la infraestructura, y en este sentido señaló que "es necesario disponer de la infraestructura que se requiere en el tiempo adecuado y en ello ya vamos retrasados", teniendo en cuenta que la mitad de los aeropuertos del mundo con restricciones en capacidad están en Europa.

En cuanto a la regulación, lamentó que en lugar de facilitar el desarrollo de la aviación, lo dificulte.
Hace falta tener una regulación que tenga algún beneficio social entendible y, en Europa, a veces, tenemos unas normativas que "no necesariamente toman en cuenta el impacto que pueden tener en la reducción de pasajeros o en el turismo".

 Schvartzman indicó que el hecho de que tengamos un mercado abierto permite a los consumidores beneficiarse de la conectividad y la facilidad de movimiento, aunque recordó que "hay que ser conscientes de que esa accesibilidad no existe en todos los lados".

La IATA también reconoce su preocupación por el bréxit.

"Vemos el beneficio que ha traído el mercado abierto que tenemos hoy en día", en forma conectividad, accesibilidad y movilidad y por eso "hay una preocupación de que esto no se mantenga, indicó ".

Asimismo, Schvartzman manifestó que no existe en Europa casi ninguna industria que no esté preocupada por el impacto que pueda tener el bréxit.

Lee también

Comentarios