Loading...
Economía

Sube exposición de los bancos salvadoreños a la deuda pública

Los bancos son los principales compradores de la deuda interna, por lo que su exposición pasó de 7.8 %, al inicio del Gobierno, a 14.1% en abril pasado, señala el Grupo EMFI.

Sube exposición de los bancos salvadoreños a la deuda pública

Sube exposición de los bancos salvadoreños a la deuda pública

El crecimiento de la deuda pública de El Salvador está metiendo presión al sistema financiero local, advierte un reporte del Grupo de Inversión EMFI.

Según datos del Banco Central de Reserva (BCR), la deuda del Gobierno Central llegó a mayo a $17,064 millones, $941 millones más que hace un año y un 34 % más alta a la registrada en junio de 2019 cuando la actual Administración entró.

De esta deuda, la que más ha crecido es la interna, que pasó de $3,888 millones en junio de 2019 a $5,971 millones, a mayo pasado, un aumento de 53.5 %.

Un 40 % del monto del endeudamiento es con vencimiento menor a un año, es decir, Letras del Tesoro (LETES) y Certificados del Tesoro (CETES).

"Como el país tiene fuentes de financiamiento limitadas, el mercado interno se volvió crucial para cubrir la brecha fiscal. La exposición de los bancos salvadoreños a la deuda pública aumentó en los últimos años de 7.8 % al inicio del gobierno de Bukele (junio de 2019) a un máximo de 15.6 % en febrero de 2022, pero disminuyó a 14.1 % en abril de 2022", señala el análisis de EMFI que agrega que esto podría representar un riesgo para el sistema financiero del país.

Los bancos locales son los que principalmente adquieren los LETES y CETES que emite el Estado.

Aunque los analistas señalan que el sistema financiero local es estable y solvente, explican que el hecho de que casi un 15 % de los activos bancarios estén en manos del Estado al que las calificadoras consideran riesgoso, por sus calificaciones de CCC, esto podría tener una incidencia en el futuro.

"La situación actual implica importantes riesgos, tanto para el crecimiento económico como para la estabilidad del sistema bancario. Una mayor exposición a la deuda del Gobierno reduce los recursos disponibles para financiar la inversión del sector privado, lo que puede afectar el desempeño económico, pero además, si continúa el estrés de la deuda, también podría reducir la capitalización de los bancos y la cartera total de préstamos", recalca el reporte.

El economista y expresidente del Banco Central de Reserva, Carlos Acevedo, señaló que "cuando el deterioro fiscal se hace más profundo, contamina todo y si la exposición de la banca a la deuda pública es mayor, la contaminación es más fuerte, y eso encarece el crédito, el acceso a capital y eso independientemente del tema de las tasas de la Fed", detalla.

La Reserva Federal de Estados Unidos mantiene un incremento a sus tasas de interés para poder frenar la creciente inflación y ello afecta directamente a la banca salvadoreña.

Acevedo agrega que El Salvador, además, ya tiene problemas con sus tasas de interés por el riesgo país. Este indicador medido por JP Morgan, ya superó el 28.63 % y eso vuelve la situación más crítica.

Y aunque los indicadores bancarios siguen estando "bien", se han deteriorado.

"Nexo soberano-bancario"

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advertía en su Informe sobre la estabilidad financiera global que "las tenencias de deuda pública entre los bancos de los mercados emergentes tocan máximos y, por ende, hay más probabilidades de que las finanzas del sector público hagan peligrar la estabilidad financiera. Las autoridades deberían actuar sin demora para atenuar ese riesgo".

Según el FMI, esta situación de interdependencia es llamada "nexo soberano-bancario" y para considerar que estas tenencias exponen a "los bancos a pérdidas si las finanzas públicas se ven sometidas a presión y si la deuda pública pierde valor en el mercado".

Por otra parte, los analistas consideran que se viene una mayor presión a causa de la ralentización de la economía global, sobre todo de parte de Estados Unidos, que además continuará con la estrategia del incremento de tasas de interés que impactarán también a la banca local.

Menos reservas de liquidez

Por otra parte, según el reporte de EMFI, a pesar de que el país cumple con los indicadores estipulados por los estándares de Basilea en materia de adecuación de capital, estos han mostrado una tendencia a la baja, al igual que las reservas.

En marzo de 2020, el BCR redujo la reserva mínima de liquidez del 20 % al 9 % para contrarrestar el impacto en la actividad económica provocado por la pandemia, "pero también para captar fondos de los bancos para financiar al gobierno".

Y aunque el plan era revertir esta medida desde junio del año pasado, en febrero de este año el BCR "introdujo una nueva medida para descontar el 50 % del saldo de caja de los bancos de los requerimientos de reservas, justo antes de la emisión del bono del Gobierno (por $212 millones)", recalca el informe.

Así, los montos de reservas o encaje legal de los bancos (obligada) ha pasado de los $3,014 millones al cierre de 2019 a los $2,265.41 millones en mayo de este año, una disminución de casi un 25 %.

Actualmente las reservas requeridas por ley rondan el 13 %, mientras que si se suman los excedentes que tiene la banca llegan al 15.5 %.

"El Gobierno tiene problemas de liquidez, no tiene acceso ya a los mercados internacionales a no ser que quiera pagar 30 % de interés, entonces no le queda más que tratar de chupar la liquidez que le queda al sistema", dice Acevedo.

El informe de EMFI explica también que hay "otros riesgos a la baja asociados con el riesgo de liquidez", sobre todo porque el país es una economía dolarizada, hay una situación global complicada y "una creciente desconfianza en el gobierno de Bukele".

Es así que según este análisis "se espera una mayor salida de capitales, una ampliación del déficit de cuenta corriente y una caída de las reservas internacionales que generarán presiones de liquidez en el sistema financiero".

Acevedo explica que por el hecho de estar dolarizados, el Banco Central no puede crear moneda ni inyectar liquidez. "A la hora que se dé una salida de depósitos el BCR no puede hacer nada, la liquidez que existe es la que da el mercado. Si esta baja y se da una corrida, el Banco Central no tiene ningún margen de maniobra y eso generaría una crisis en el sistema financiero", detalla y agrega, que "es un riesgo que existe y hay que tener el radar".

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines