Economía

Tres empresas se disputan primera refinería que será vendida por Petrobras

Petrobras dio detalles de las negociaciones que adelanta para vender las refinerías luego de que dos de los magistrados de la Corte Suprema se pronunciaran contra la posibilidad de que la petrolera venda sus activos sin solicitar autorización del Congreso.

Foto: archivo

Tres grandes compañías, las brasileñas Ultrapar y Raízen y la china Sinopec, se disputan el control de la primera de las ocho refinerías que la petrolera Petrobras pretende vender en el marco de su millonario plan de desinversiones, informó este lunes la mayor empresa de Brasil.

"La compañía recibió dos propuestas con valores próximos, por lo que hará una nueva ronda para recibir propuestas vinculantes", explicó la empresa en un comunicado.

El activo en disputa es la Refinería Presidente Getulio Vargas (Repar), ubicada en el sureño estado de Paraná, con capacidad para procesar 208.000 barriles de petróleo por día (9 % de la capacidad total de refino de petróleo de Brasil), y que cuenta adicionalmente con cinco terminales de almacenamiento y 474 kilómetros de tuberías.

Petrobras puso a venta ocho de sus trece refinerías, responsables por cerca de la mitad de su capacidad de procesamiento, para abrir un sector en el que actúa casi como un monopolio y como parte de un plan de desinversiones, con el que pretende reducir su millonaria deuda y concentrarse en los activos de producción de crudo.

Entre los interesados en la Repar destaca la China Petroleum & Chemical Corporation (Sinopec), que en el país opera por intermedio de Repsol Sinopec Brasil, empresa con participación del grupo español Repsol y que tiene importantes inversiones en bloques de producción en aguas profundas brasileñas.

Las otras dos interesadas son importantes empresas de distribución de combustibles en Brasil, comenzando por Ultrapar, una de las mayores empresas del país, líder en el mercado de distribución de gas licuado de petróleo y segunda mayor distribuidora de combustibles con su red Ipiranga.

Raízen es una asociación de riesgo compartido que une los negocios de distribución en Brasil de la multinacional Shell y del grupo brasileño Cosan, uno de los mayores productores mundiales de azúcar y etanol de caña.

En el mismo comunicado, Petrobras, una empresa controlada por el Estado pero con acciones negociadas en las bolsas de Sao Paulo, Nueva York y Madrid, aclaró que su dirección aprobó el 9 de julio pasado el inicio de negociaciones para vender igualmente la Refinería Laudulpho Alves (RLAM).

La RLAM, localizada en el estado de Bahía, tiene una capacidad de procesamiento de 333.000 barriles de petróleo por día (14 % de la capacidad total de refino de petróleo de Brasil), y sus activos incluyen cuatro terminales de almacenamiento y un conjunto de tuberías por un total de 669 kilómetros.
 
FONDO MUBADALA INTERESADO EN OTRA REFINERÍA

Pese a que la empresa no divulgó los interesados en la RLAM, el presidente de Petrobras, Roberto Castello Branco, adelantó en una reciente rueda de prensa que la empresa está discutiendo los detalles del negocio con el fondo Mubadala, de Emiratos rabes Unidos y que fue la compañía que presentó la mejor oferta.

En noviembre, cuando puso en marcha el proceso de venta de cuatro de las ocho refinerías incluidas dentro del plan de desinversión, la empresa aclaró que no convocará concurso sino que negociará directamente con las empresas que manifiesten su interés y presenten la mejor oferta.

La primera fase de ventas también incluye la Refinaría Abreu e Lima (Rnest) y la Refinaría Gabriel Passos (Regap).

La Rnest, ubicada en el estado de Pernambuco y con una capacidad de procesamiento de 130.000 barriles de petróleo por día (5 % de la capacidad total de refino de petróleo de Brasil), tiene potencial de duplicar su capacidad con la entrada del segundo tren de procesamiento, y sus activos incluyen una terminal de almacenamiento y un conjunto de tuberías por un total de 101 kilómetros.

La Regap, localizada en el estado de Río Grande do Sul, puede procesar 208.000 barriles por día (9 % de la capacidad total de refino de petróleo de Brasil), y sus activos incluyen dos terminales de almacenamiento y un conjunto de tuberías por un total de 260 kilómetros.

La petrolera brasileña se encuentra inmersa desde hace varios años en un ambicioso programa de venta de activos a fin de revertir la severa crisis económica en la que se vio envuelta por escándalos de corrupción y por la caída en los precios del petróleo.

Petrobras dio detalles de las negociaciones que adelanta para vender las refinerías luego de que dos de los magistrados de la Corte Suprema se pronunciaran contra la posibilidad de que la petrolera venda sus activos sin solicitar autorización del Congreso.

Los magistrados Ricardo Lewadowski y Edson Fachin fueron los primeros en pronunciarse en un proceso virtual en que tienen que votar los once miembros de la máxima corte y que puede frenar los negocios que Petrobras adelanta para vender sus refinerías.

"Petrobras refuerza su compromiso con la amplia transparencia de sus proyectos de desinversión y de gestión de su portafolio, e informa que las etapas siguientes serán divulgadas al mercado según las normas de la Sistemática de Desinversiones de la Compañía", aclaró la empresa en referencia a sus procesos. 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines