Actualidad

Temer afirma que Brasil clama por una “solución” a la inseguridad urbana

Temer afirma que Brasil clama por una “solución” a la inseguridad urbana

Temer afirma que Brasil clama por una “solución” a la inseguridad urbana

El presidente brasileño, Michel Temer, puso en funciones hoy el nuevo ministro de Seguridad Pública, Raúl Jungmann, y afirmó que decidió crear ese nuevo despacho porque "el país "clama" por una "solución" a la creciente violencia urbana. "Seguridad pública es algo que pide todo el país, que pide la sociedad, que piden los gobernadores", declaró Temer, quien enfatizó que la función del nuevo ministerio será coordinar y promover "una integración de la seguridad publica entre todos los estados". El mandatario aseguró que no habrá una "invasión de competencias" del Gobierno federal, ya que la Constitución nacional reserva las tareas de seguridad urbana a cada uno de los estados, pero sí que el Ejecutivo asumirá una mayor "responsabilidad" en esa coordinación. La creación del Ministerio de Seguridad Pública fue anunciada días después de que el Gobierno decretó una intervención federal en Río de Janeiro, donde desde hace más de un año se han disparado los ya elevados índices de violencia. Jungmann, quien hasta hoy estaba al frente del Ministerio de Defensa, subrayó que si bien esa realidad de Río de Janeiro es más visible, se repite en muchas otras regiones del país. Sobre la base de datos oficiales, dijo que en Brasil ocurre cada año una media de 60.000 asesinatos y que el sistema penitenciario del país se expandió en un 160 % desde 2002, pero que al mismo tiempo la población carcelaria creció un 260 %, lo cual ha aumentado un déficit que hoy llega a unas 400.000 plazas. "Estamos encarcelando, pero encarcelando mal", sostuvo Jungmann, quien añadió que una de cada cuatro personas detenidas en Brasil está en prisión preventiva, sin condena firme, y que un 30 % de la población carcelaria incurrió en delitos relacionados con drogas. También citó como agravante la morosidad y la lentitud del Poder Judicial, al afirmar que "el 8 % de los casos de homicidios no llega ni a la fase de denuncia" y "muchísimos otros casos no llegan a ser juzgados" por la lentitud de los tribunales. Admitió también que dentro de las cárceles surgieron "grandes bandas que hoy aterrorizan al país" y que "controlan el crimen por detrás de los muros", y enfatizó que es necesario que el Estado recupere su presencia y haga de las prisiones un lugar "de máxima imposición de las reglas" y de "recuperación" de quien delinque. Jungmann fue más allá y reiteró un proyecto que promocionó como ministro de Defensa en el último año y medio y que apunta a crear una "autoridad suramericana en términos de seguridad". Según el ministro, crímenes como el narcotráfico están totalmente "globalizados" y no pueden ser combatidos en los ámbitos meramente nacionales. Jungmann reconoció además que se deben modificar aspectos que consideró "culturales" en unas policías que en Brasil siempre han "cuidado a los más ricos y reprimido a los más pobres", lo cual relacionó a que, durante buena parte de su historia, el país estuvo marcado por "la llaga de la esclavitud". Según Jungmann, la "seguridad debe ser para todos" y el Estado la debe garantizar dentro del marco que establecen "la ley, los derechos humanos y el Estado democrático de Derecho". El puesto de ministro de Defensa que hasta ahora ejercía Jungmann será ocupado, en forma interina, por el general Joaquim Silva y Luna, hasta ahora viceministro y quien es el primer militar en ocupar ese cargo, creado en 1999. Hasta entonces, toda el área de defensa estaba dividida en tres ministerios: de Ejército, Marina y Aviación.

Lee también

Comentarios