Economía

El Parlamento catalán apoya a Puigdemont y el referéndum de secesión de 2017

El Parlamento catalán apoya a Puigdemont y el referéndum de secesión de 2017

El Parlamento catalán apoya a Puigdemont y el referéndum de secesión de 2017

La mayoría independentista del Parlamento autonómico catalán respaldó hoy la legitimidad del expresidente regional Carles Puigdemont (cesado en 2017 y huido de la Justicia española) para volver a gobernar Cataluña, y reivindicó el referéndum inconstitucional de "autodeterminación" del 1 de octubre pasado. El Gobierno español está analizando las propuestas de resolución aprobadas hoy por el Parlamento regional por si alguna tuviera efecto de ilegalidad más allá del puramente político o declarativo, y actuar en consecuencia. También hoy, en declaraciones a una televisión local, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy (PP, centroderecha), consideró "demencial" el plan que estudian los independentistas catalanes para crear en Bruselas, donde está Puigdmeont, unas instituciones paralelas al gobierno catalán, y los emplazó a presentar un candidato que pueda ser presidente de esa comunidad autónoma. Los seindependentistas JxCat (centroderecha), ERC (izquierda republicana) y CUP (anticapitalista) votaron una resolución que denuncia la "destitución ilegal e ilegítima" de Puigdemont, en una sesión parlamentaria cargada de tensión por las posibles consecuencias judiciales de la iniciativa y la división entre grupos independentistas y constitucionalistas.  Puigdemont, subraya el texto, "sigue contando con la mayoría parlamentaria suficiente" para poderle "ratificar la confianza como presidente". El líder independentista aspira a ser elegido de nuevo presidente de la región de Cataluña, aunque a distancia, desde Bruselas, a lo que se opone el Tribunal Constitucional (TC) español. Amparado en la Constitución, el Ejecutivo español cesó el 27 de octubre a Puigdemont y todo su gabinete, justo después de que el anterior Parlamento catalán aprobase una declaración a favor de la independencia unilateral e inconstitucional de esa autonomía. El Gobierno español también convocó elecciones regionales, ganadas por los liberales de Ciudadanos, aunque con mayoría absoluta de los partidos secesionistas en su conjunto. Tras los comicios, el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent (ERC), propuso a la cámara la candidatura de Puigdemont -líder de JxCat- a presidente regional, pero aplazó el debate de investidura, previsto para el 30 de enero, tras las advertencias del TC. En concreto, el expresidente regional catalán debería presentarse en el Parlamento para optar a la investidura y con un permiso judicial del Tribunal Supremo, que ordenó su detención en cuanto regrese a España como sospechoso de rebelión y otros delitos relacionados con el proceso independentista de 2017. Los partidos soberanistas ultiman las negociaciones para desencallar la legislatura con un plan alternativo que pasaría por intentar investir al diputado de JXCat Jordi Sánchez, pero que permanece en prisión preventiva también en relación con el proceso independentista. Además de reivindicar la figura de Puigdemont, la resolución aprobada hoy incorpora una referencia a referéndum citado, que generó polémica entre los grupos parlamentarios. No obstante, se descartó una enmienda de la CUP que planteaba "reafirmar" la declaración de independencia del 27 de octubre. Aun así, el texto exige que el Gobierno español "cese las injerencias" en las instancias judiciales para impedir que se materialice la voluntad democrática "legítimamente expresada en el referéndum de autodeterminación de Cataluña del 1 de octubre", ganado por los independentistas, según anunció en su momento el gobierno catalán destituido. Esa expresión, según los servicios jurídicos del Parlamento catalán, puede chocar con las resoluciones del TC. Los diputados de Ciudadanos, el Partido Socialista y Partido Popular (centroderecha) renunciaron a participar en la votación de este punto, aprobado con los 68 votos (de 135 diputados) de los independentistas. Por el contrario, el Parlamento regional rechazó poner en marcha el plazo máximo de dos meses para la investidura del próximo presidente de Cataluña antes de unas eventuales nuevas elecciones, como pedían Ciudadanos, socialistas y populares, así como una referencia a actuar dentro de la ley. El portavoz parlamentario de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, acusó a Torrent, presidente del Parlamento, de cometer "prevaricación" al haber rechazado las peticiones de reconsideración contra la admisión a trámite de la resolución acordada por JxCat y CUP y aprobada por la cámara regional. El líder socialista, Miquel Iceta, emplazó por su parte a los secesionistas a volver al "principio de realidad" y permitir que se active el plazo de dos meses para nuevos comicios. El diputado de JxCat Quim Torra proclamó que, con la aprobación de la propuesta de resolución de su grupo, se pone en marcha "el proyecto republicano para Cataluña". La secretaria general de ERC, Marta Rovira, pidió "hablar claro" a los catalanes sin "paternalismos" y situar como principal prioridad la restitución de las instituciones catalanas para "poder volver a avanzar" hacia la "república".

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines