Economía

Nuevo jefe de Braskem está ‘limpiando’ la empresa después de la crisis

Nuevo jefe de Braskem está ‘limpiando’ la empresa después de la crisis

Nuevo jefe de Braskem está ‘limpiando’ la empresa después de la crisis

Fernando Musa, un ex consultor de McKinsey con un MBA, conocía la teoría de la gestión, pero realmente aprendió a liderar cuando asumió el puesto de director ejecutivo en Braskem, el grupo petroquímico brasileño. Su predecesor, Carlos Fadigas, se había envuelto en un gran escándalo de corrupción. La compañía necesitaba un nuevo director al timón de inmediato. "No puedes dejar que la crisis abrume las operaciones cotidianas", dice el Sr. Musa, recordando la lección más importante que aprendió sobre la gestión de crisis cuando asumió el cargo hace dos años. "Tienes clientes; tienes proveedores; tienes que seguir concentrándote en el negocio". Braskem, una multinacional con sede en São Paulo, es una gran empresa latinoamericana desconocida por la mayoría de las personas. Es el mayor productor de resinas termoplásticas en las Américas y el mayor productor de polipropileno basado en capacidad en EUA. El polipropileno es el material base para productos que abarcan desde piezas automotrices hasta textiles. Cerca de la mitad de los R$37 mil millones (US$11.38 mil millones) en ingresos netos de Braskem en los nueve meses hasta septiembre del año pasado provinieron de las ventas al exterior. Pero la reputación de Braskem se vio empañada por su participación en el mayor escándalo de soborno político del país, conocido como Lava Jato, junto con Odebrecht, el grupo de construcción brasileño y accionista mayoritario de Braskem. A mediados de 2016, el consejo promovió al Sr. Musa al cargo de director ejecutivo para que manejara la crisis. En diciembre de ese año, los reguladores estadounidenses, suizos y brasileños impusieron multas de cerca de US$3.5 mil millones a las dos compañías, y Braskem pagó casi US$1 mil millones. Entre 2012 y el momento de su ascenso a director ejecutivo, Musa lideró las operaciones del grupo en América del Norte y Europa. Él no estuvo involucrado en el escándalo de corrupción. Bajo el liderazgo del Sr. Musa, Braskem, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y de São Paulo, ha intentado recuperar la confianza de los inversores. "¿Hicimos las cosas mal? Claro que sí”, dice el Sr. Musa. "Estamos pagando una multa de US$1 mil millones por corrupción. Es una multa pesada, pero justificada”, dice. "Eso no volverá a suceder". El Sr. Musa ha difundido un mensaje consistente y coherente, tal vez como resultado de su formación como consultor. Después de McKinsey, pasó ocho años como socio en Monitor Group, con sede en EUA, el cual fue comprado por Deloitte en 2013. Durante su mandato en la unidad norteamericana y europea, la compañía consolidó su adquisición de US$323 millones en 2011 del negocio de polipropileno de Dow Chemical Company. En 2015, el grupo se vio envuelto en Lava Jato. En ese año, Marcelo Odebrecht, el ex director ejecutivo de Odebrecht, estaba envuelto en acusaciones de que las compañías de construcción les estaban pagando sobornos a los directores de Petrobras, la compañía petrolera estatal, y a políticos, a cambio de favores. Pronto surgieron más acusaciones de que Braskem había pagado sobornos en Brasil para asegurar un contrato con Petrobras para comprar su materia prima, la nafta. La junta directiva eligió al Sr. Musa para reemplazar al Sr. Fadigas como director ejecutivo a mediados de 2016. Él dice que se debió a su récord en la división de América del Norte y Europa — que creció alrededor del 200 por ciento durante su mandato entre 2012 y 2016 — y debido a que el Sr. Musa era considerado como una figura ‘limpia’. Pocos meses después de renunciar en 2016, el Sr. Fadigas firmó un acuerdo con otros ejecutivos, la mayoría de ellos de Odebrecht. Testificaron que, entre otras cosas, Braskem había pagado sistemáticamente 250 millones de dólares en sobornos a políticos y otros. La respuesta del Sr. Musa fue hablar en persona con sus bancos, socios comerciales, clientes y empleados. Braskem sostiene que ha modificado la gobernanza de la empresa. El grupo ahora tiene dos "monitores" independientes, nombrados con la aprobación de los reguladores, para supervisar los esfuerzos de cumplimiento. La empresa ha duplicado el número de miembros de la junta independiente de tres a seis de un total de 11. En Braskem, la corrupción se limitó a unos cuantos ex ejecutivos, incluyendo al Sr. Fadigas — todos los cuales ya no trabajan en la empresa — y a algunos agentes, dice la compañía. Ningún integrante de la junta anterior, además del Sr. Fadigas, estuvo involucrado, agrega. Sin embargo, sólo queda un miembro original de la junta. El director de cumplimiento responde directamente a un comité de la junta en lugar de responder al departamento legal, como antes. La compañía está analizando 6,600 proveedores externos y proveedores de servicios para evaluar si hay riesgos de corrupción. El liderazgo del Sr. Musa pronto podría ser probado por fuerzas fuera de Brasil. Las actividades de Braskem en México se encuentran bajo escrutinio a raíz de las acusaciones de que la empresa realizó pagos en 2012 a una compañía relacionada con Emilio Lozoya, un ex alto funcionario de campaña del presidente Enrique Peña Nieto y ex presidente de la petrolera estatal Pemex. El Sr. Lozoya negó las acusaciones. Braskem dice que no ha encontrado evidencia de "actos ilícitos" en México. En términos de crecimiento, Braskem señala la venta en octubre de su mayor emisión de bonos, con un valor de US$1.75 mil millones. La compañía ha continuado con sus operaciones de investigación y el desarrollo. Un gerente de crisis debe tener una cualidad esencial: la capacidad para mostrar un optimismo cauteloso, dice el Sr. Musa. "Nuestra imagen y nuestra reputación sufrieron mucho con todo lo que sucedió, pero en los últimos meses creo que el mensaje es que Braskem ha dejado atrás el pasado". Copyright The Financial Times Limited 2018 © 2018 The Financial Times Ltd. All rights reserved. Please do not copy and paste FT articles and redistribute by email or post to the web.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines