Economía

La coyuntura favorece una mayor cooperación UE-América Latina, según “Elcano”

La coyuntura favorece una mayor cooperación UE-América Latina, según “Elcano”

La coyuntura favorece una mayor cooperación UE-América Latina, según “Elcano”

La coyuntura internacional no puede ser más oportuna para que la Unión Europea centre su interés en América Latina, según estima el informe que ha presentado hoy en Madrid el Real Instituto Elcano de España. Este prestigioso centro de estudios internacionales y estratégicos ha reunido a una serie de personalidades del mundo iberoamericano en la sede de la SEGIB para ofrecer las conclusiones de su último trabajo, titulado "Por qué importa América Latina?", y muy centrado en las relaciones entre esa región y la Unión Europea. Los expertos de el "Elcano" consideran la inestabilidad que existe en buena parte del Mediterráneo y el Atlántico; las amenazas que se ciernen contra el libre comercio, y los desafíos que presenta el "brexit" como puntos de partida para su análisis. Por eso el informe trata de "llamar la atención de la UE", de sus instituciones, de los gobiernos de sus Estados miembros, de los políticos, de los medios de comunicación y, en fin, de la opinión pública sobre "las potencialidades que ofrece América Latina", según comentó su coordinador, Carlos Malamud, investigador principal para América Latina del Instituto. En la presentación intervinieron, además de Malamud, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan; el secretario de Estado español para la Cooperación y para Iberoamérica, Fernando García Casas; el presidente del Real Instituto Elcano, Emilio Lamo de Espinosa; y el embajador de Perú en España, Antonio García Belaúnde.  Partiendo de las citadas incertidumbres y amenazas -entre ellas la declarada guerra comercial que acaba de atizar el presidente de EEUU, Donald Trump-, los autores del documento creen que esta es una buena ocasión para revalorizar América Latina y fortalecer sus relaciones con el Viejo Continente. Estas relaciones, asentadas en razones históricas, importan hoy por cuestiones comerciales: la llamada "Estrategia Global Europea de 2016" se centró en ese "espacio atlántico ampliado" con el que la UE intentará expandir su cooperación con América Latina y el Caribe. Hay, no obstante, problemas de comprensión mutua. El informe reconoce que si "la UE no termina de saber claramente qué es lo que quiere de América Latina", tampoco ésta "sabe claramente qué quiere de la UE", en palabras de Malamud. En el ámbito comercial, el informe subraya la importante implantación de empresas europeas en Latinoamérica, y también la creciente presencia de multilatinas y pymes latinoamericanas en Europa. Grynspan reconoció que América Latina "pasa por un periodo de desaceleración económica" pero se mostró optimista de cara al futuro. Lamo de Espinosa resaltó el hecho de que, para la importancia de la región, su proyección en el mundo "es escasa"; como escaso parece el interés de la propia región en tener más presencia internacional. García Casas defendió el multilateralismo como forma de hacer política y destacó entre los grandes problemas que afectan a la comunidad internacional el crimen organizado, el narcotráfico, la corrupción, los ataques terroristas y la acumulación de crisis humanitarias. García Belaúnde subrayó "la desigualdad política en América Latina, donde hay democracias, democracias de baja intensidad, y países que no son democráticos". Los especialistas del "think tank" español dejan claro que la UE puede y debe valorar más a América Latina si considera cómo están actuando en la escena internacional -y desde luego en la propia región- potencias como Estados Unidos y China. De ahí que urjan al cierre de las negociaciones entre la UE y Mercosur, y a la actualización de los acuerdos de la Unión con México y Chile. Entre los elementos que manejan los expertos hay uno político -la alternancia en América Latina ha favorecido a los gobiernos conservadores-, y otro económico -la bajada en los precios de las materias primas-, ante los que subrayan la necesidad de que la región diversifique sus exportaciones (de productos y en mercados) y mejore su productividad. El informe aconseja a la UE que invierta en las infraestructuras de América Latina; que diversifique su sistema energético; que apueste, en fin, por la revolución tecnológica, en general, y por la digitalización de la economía en particular.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines