Economía

Moody's sube la calificación de El Salvador a B3 con perspectiva estable

Moody's sube la calificación de El Salvador a B3 con perspectiva estable

Moody's sube la calificación de El Salvador a B3 con perspectiva estable

La agencia Moody's subió la calificación de emisor de largo plazo y de deuda de El Salvador, de Caa1 a B3, con perspectiva estable. De acuerdo con la firma, el alza se debió sobre todo a la reducción sustancial de los riesgos de liquidez gubernamental, derivada de los acuerdos políticos al interior de la Asamblea Legislativa alcanzados el año pasado, que permitieron aprobar el financiamiento de deuda de largo plazo del gobierno y la reforma de pensiones; y al riesgo decididamente menor de que las confrontaciones políticas al interior del órgano legislativo provoquen un impago de deuda. En el primero de esos puntos, la agencia recalcó que la Asamblea Legislativa aprobó un financiamiento de largo plazo por $350.1 millones para cubrir las necesidades del gobierno este año, en línea con la aprobación del presupuesto de $5,500 millones el pasado mes de enero. "Adicionalmente, y contrario a lo que se había observado en años pasados, el presupuesto 2018 no subestima el gasto ni excluye cuentas de ingresos y gastos, e incorpora necesidades de financiamiento que son realistas", apuntó la firma en un comunicado. En el segundo de los fundamentos que explicaron el alza de la calificación, Moody's argumentó que a pesar de que el país se encuentra en medio de una campaña electoral legislativa, el ambiente político de El Salvador es de una menor confrontación que en el pasado reciente y que los puntos de vista del gobierno y la oposición en relación al manejo fiscal y de deuda están mucho más alineados. La agencia destacó en ese sentido los acuerdos logrados en torno a la reforma de pensiones (septiembre 2017), la emisión de deuda de largo plazo (octubre de 2017), y la aprobación del presupuesto y su financiamiento (enero de 2018). Asimismo, de acuerdo con la firma, la perspectiva estable indica que los riesgos a la calificación del país están balanceados. En ese apartado, la agencia subrayó que la reforma de pensiones reducirá el gasto del gobierno relacionado a ese rubro en aproximadamente 0.9 % del PIB anualmente, logrando que el déficit fiscal se reduzca del 3.3 % alcanzado en 2015 a un 2.5 % en los próximos años. Esto, junto con los recortes focalizados a los subsidios energéticos y un crecimiento económico moderadamente más alto debería contribuir a mejorar la tendencia de la deuda y que esta se estabilice en un 62 % del PIB en 2018. Con todo, aún persisten en el país riesgos de mediano plazo debido a que se está pendiente de que la Asamblea Legislativa logre acuerdos para refinanciar el próximo pago de un bono que vence en diciembre de 2019.

Lee también

Comentarios