Economía

EUA requiere que China recorte US$100 mil millones del déficit comercial

EUA requiere que China recorte US$100 mil millones del déficit comercial

EUA requiere que China recorte US$100 mil millones del déficit comercial

 La administración Trump quiere que China importe más automóviles, aviones, soja y gas natural para cumplir con el objetivo de Washington de reducir el déficit comercial bilateral de EUA por US$100 mil millones, según personas familiarizadas con las conversaciones entre los dos países. Reducir el déficit comercial a través de mayores exportaciones de EUA podría aliviar la demanda de restricciones a las exportaciones chinas a EUA y ayudar a los productos fabricados por empresas estadounidenses en China a evitar los nuevos aranceles de importación de EUA. Al enviado chino Liu He se le pidió que presentara un plan por escrito para reducir el déficit de EUA durante una reunión de la Casa Blanca este mes con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, el representante comercial de EUA Robert Lighthizer y Gary Cohn, asesor económico saliente de la Casa Blanca, según informaron tres personas cercanas a las discusiones. Una reducción de US$100 mil millones representaría más de una cuarta parte del déficit de US$375 mil millones del año pasado en el comercio de bienes. La Casa Blanca estableció una demanda alta para que Beijing — que ofreció liberalizar los servicios financieros y reducir algunos límites a la tenencia de acciones extranjeras, pero que no ha establecido plazos específicos — tuviera dificultades para cumplirla. La respuesta inicial de la delegación china fue que la exigencia de reducir el déficit por decreto no era una solución orientada al mercado. La opción preferida para alcanzar el objetivo de US$100 mil millones es que EUA aumente considerablemente sus exportaciones a China, probablemente aumentando los envíos de soja, aviones, automóviles y gas natural. El objetivo también podría alcanzarse con recortes drásticos en las exportaciones chinas de productos manufacturados, como maquinaria y productos eléctricos; o una combinación de mayores exportaciones estadounidenses y menores importaciones. El objetivo es 100 veces mayor que el objetivo de reducción del déficit al que se refirió el presidente Donald Trump la semana pasada, cuando tuiteó que a China se le había pedido una reducción de "un mil millones de dólares en su enorme déficit comercial con EUA". "Estaba pensando, ¿cómo podría ser sólo US$1 mil millones? Luego me enteré de que se había equivocado con respecto al número", dijo Li Yong, investigador principal de la Asociación China de Comercio Internacional. El Sr. Li agregó que establecer un número podría ayudar a producir una "actitud pragmática" hacia el tema, pero no funcionaría como un "objetivo rígido". Los cálculos de la brecha comercial entre China y EUA difieren hasta en un 20 por ciento, dijo el domingo el ministro de Comercio, Zhong Shan. "El desequilibrio se debe en parte a las restricciones a la exportación de EUA", dijo, refiriéndose a los artículos de alta tecnología y de uso militar cuya exportación a China ha sido bloqueada. "Si se relajaran, el déficit se reduciría en un tercio". Él añadió: “Nadie gana en una guerra comercial”. Pero Beijing y la administración Trump no están en sintonía, dijo una persona con conocimiento de las conversaciones. La Casa Blanca quiere cambios a largo plazo en la balanza comercial a través de reformas estructurales al régimen de propiedad intelectual de China y el levantamiento de los aranceles sobre el automóvil y otras exportaciones estadounidenses a China. "Ambos lados están hablando sin escucharse el uno al otro", dijo la persona. "La mayoría de los involucrados no creen que a fin de cuentas los chinos harán algo que cumpla con las prioridades de la administración". Gran parte de la brecha comercial refleja la fabricación de marcas estadounidenses en China que aprovecha los bajos salarios, las regulaciones ambientales más flexibles y la infraestructura logística y la cadena de suministro cada vez mejor integradas del país. Más de 50 por ciento del superávit comercial chino con EUA proviene de envíos de productos de marca estadounidense, incluyendo productos de Apple, según datos de la Cámara de Comercio de China para Maquinaria y Productos Electrónicos. "Tenemos que reconocer el efecto del mercado. Hay 500,000 importadores de EUA. ¿Por qué están comprando en China?", dijo el Sr. Li. "Las empresas estadounidenses buscan el mejor precio de compra para mantener su crecimiento y sus ganancias". Zhang Monan, del Centro de China para el Intercambio Económico Internacional, dijo que los recientes cambios impositivos en EUA tuvieron "un claro efecto" en el consumo a corto plazo y, por lo tanto, en las importaciones estadounidenses desde China. "El consumo de EUA ha aumentado, pero no ha habido cambios en las exportaciones de EUA", añadió. La administración Trump está planeando aplicar aranceles que afectarían directamente a China, así como restricciones de inversión y visas, para presionar a Beijing a cambiar su régimen de propiedad intelectual, su uso del espionaje comercial y su requerimiento de que los inversionistas extranjeros transfieran tecnologías a sus socios chinos. Se estima que estas prácticas le han ahorrado a China decenas de miles de millones de dólares. Eswar Prasad, experto en China en la Universidad de Cornell, dijo: "Los nuevos aranceles [sobre acero y aluminio] han fortalecido la posición de la administración Trump en las negociaciones con China ya que la amenaza de sanciones comerciales unilaterales de EUA ya no puede tomarse a la ligera”. Copyright The Financial Times Limited 2018 © 2018 The Financial Times Ltd. All rights reserved. Please do not copy and paste FT articles and redistribute by email or post to the web.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines