Actualidad

Colombia y ELN retoman diálogo con nuevo cese del fuego como objetivo

Colombia y ELN retoman diálogo con nuevo cese del fuego como objetivo

Colombia y ELN retoman diálogo con nuevo cese del fuego como objetivo

El Gobierno de Colombia y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) retomaron hoy las negociaciones de paz suspendidas hace dos meses, con el objetivo de lograr un nuevo cese del fuego y preparar el terreno de la era posterior a Juan Manuel Santos. En una hacienda a las afueras de la capital ecuatoriana, en la pequeña localidad de Cashapamba, las delegaciones encabezadas por Gustavo Bell, en nombre del Gobierno, y Pablo Beltrán, representante del ELN, anunciaron su predisposición al diálogo para "poder vivir totalmente en paz", en "un país que tiene todo por delante", según dijo hoy el presidente Santos. "Retomaremos el trabajo de la mesa de diálogos abordando en este ciclo los puntos de participación de la sociedad en la construcción de la paz, la evaluación del cese al fuego bilateral, temporal y nacional que culminó el 9 de enero de este año y la construcción de un acuerdo hacia un nuevo cese", anunciaron ambas partes. Leído por el embajador ecuatoriano Juan Meriguet, que actúa de coordinador entre las partes, el protocolario anuncio fue seguido de sendas declaraciones de Beltrán y Bell, escuetas pero de las que se reflejaba un intento serio de negociación antes de las presidenciales de mayo en Colombia. En la fase pública de estas negociaciones, que se inició en febrero de 2017 en Quito, Colombia y el ELN han completado cuatro rondas con el principal logro de un alto el fuego de 101 días entre octubre y el pasado 9 de enero. Una ola de ataques de la guerrilla condujo a Santos a suspender el inicio de la quinta ronda, prevista inicialmente para enero, y sólo las presiones de la comunidad internacional, de la sociedad colombiana y la Iglesia, le convencieron de devolver a su negociador a Ecuador. Eso sí, una vez transcurridas las elecciones legislativas en su país el pasado domingo, que transcurrieron bajo una tregua unilateral de tres días declarada por el ELN. Hoy, las partes se han fijado el 18 de mayo, nueve días antes de las presidenciales, como plazo límite de la quinta ronda, en la que abordarán como platos fuertes la consecución de un nuevo alto el fuego y la participación de la sociedad en el proceso. En una comparecencia conjunta tras la primera reunión del nuevo período, el portavoz del ELN manifestó el interés de la milicia en que "todos los sectores de la sociedad colombiana se entreguen a la participación para lograr la construcción de la paz de Colombia". Y concretó que la agenda de trabajo aspira a "dejar plantado un gran diálogo nacional donde se examinen los problemas de Colombia y se planteen salidas". Salidas, insistió Beltrán, que sean respetadas por el próximo Gobierno colombiano para evitar que ocurra como en procesos anteriores que quedaron en la nada con el nuevo gobernante. Por su parte, Bell señaló en nombre del Ejecutivo que Santos decidió retomar el diálogo porque "se estaba viendo una luz" y argumentó frente a los detractores, que "tenemos que estar a la altura de esta oportunidad que estamos viviendo". Este quinto ciclo "implica que estamos dando continuidad a los cuatro anteriores" y consideró el cese bilateral de hostilidades "uno de los grandes logros" que "trajo alivios concretos a las comunidades y salvó vidas". La tarea ahora es "evaluar los aspectos negativos y corregir las falencias que haya tenido y construir (otro) más estable". Un concepto que reiteró en declaraciones a Efe el negociador jefe de ELN, quien pidió "protocolos más estrictos sobre el cumplimiento del respeto a líderes sociales y al alto al fuego". "Si va a haber un nuevo cese, se va a hacer la evaluación (del anterior) con el espíritu de sacar lecciones, proyectar los logros y donde haya habido problema, buscarles soluciones para que haya uno mejor", dijo. En una entrevista con Efe tras estrechar la mano a su interlocutor en el diálogo, Beltrán mostró su optimismo en que las hostilidades puedan cesar lo antes posible: "Aspiramos a que se dé en este tiempo". Arropados por los países garantes, los dos negociadores dieron hoy muestras de cierta comodidad, con un intercambio de breves palabras en público antes de iniciar la comparecencia, y hasta un tuteo de parte de Bell hacia su interlocutor del ELN, al que llamó "Pablo" en dos ocasiones, en la segunda de ellas añadiendo "Beltrán" tras un segundo de pausa. Un portavoz de la guerrilla confirmó a Efe que Bell es un interlocutor más cómodo que su predecesor hasta diciembre, Juan Camilo Restrepo.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines